Compartir

Para las personas creyentes, el curso de nuestras vidas va de acuerdo con los arreglos hechos por Dios.

Sin embargo, para los no creyentes, esto es algo muy difícil de aceptar, ya que parece significar que nuestras luchas en la vida carecen de sentido, pero podemos ver la verdad más elevada en esta idea si la vemos desde una perspectiva lógica y científica.

¿Es verdad que nuestras vidas ya están arregladas desde la cuna?

¿Es realmente significativo el sentimiento de sufrimiento o felicidad de esta persona?

¿Acaso no es necesario dedicar más esfuerzo para obtener un título más distinguido o una posición más alta en su trabajo?

Si ya está determinado si deberíamos tener estas cosas ya, entonces no deberíamos luchar por ellas.

El budismo sostiene que nuestra vida es el acto de pagar nuestros pecados, y que nuestra ‘capacidad’ para efectuar la causalidad se usaría para este fin. La causalidad denota el proceso interminable de afectar a otros y de afectarnos a nosotros mismos. Cualquier interacción que realicemos, ya sea con otros o con alguna situación, cambia nuestro carácter moral y nos convierte en una persona más nueva. Una diferencia de carácter trae consigo un conjunto diferente de situaciones. Se puede decir que son una y la misma cosa.

Por lo tanto, el cambio real es el cambio de carácter; y el curso de nuestras vidas es simplemente la evolución del personaje original (prenatal).

Esto es profundo, ya que significa que lo más importante en la vida humana es entender el carácter innato de uno, entonces, lógicamente, el proceso de autocomprensión de uno mismo, de volver al ser original es el testimonio más verdadero de la fe en Dios y en el plan divino.

En el catolicismo, a través de la expiación y no repetir los errores pasados, el carácter de uno mejora gradualmente y se acercan más a Dios.

En el budismo, uno se deshace de sus apegos y aprende a tomar las cosas a la ligera, cuanto más impasible se siente por las cosas ordinarias, más se eleva su calidad de carácter y, finalmente, se da cuenta de su verdadero yo.

Si nos tomamos un momento para reflexionar, ¿no son nuestros ‘planes’ meras encarnaciones de las elecciones que hacemos?

Evalúe cualquiera de sus elecciones recientes: ¿no fue un rasgo de carácter suyo el que tomó la decisión?

Al elegir el café en lugar del té esta mañana, expresó su deseo de estar más alerta y concentrado en su trabajo, lo que refleja un estado de carácter trabajador y que se mejora a sí mismo.

La razón por la que la filosofía oriental dice que no deberíamos estar demasiado apegados a cierto resultado, o tener demasiadas expectativas es porque reconocen que nuestro carácter moral determina directamente estas cosas en el curso de nuestras vidas. Esto significa que si nos enfocamos menos en los resultados, pero vivimos el proceso de la mejor manera posible, es natural que el “plan” global sea realmente óptimo y conlleve el mejor de los resultados, incluso superando el de nuestras expectativas. El carácter intangible subyace a todas y cada una de las ganancias tangibles. Es lo más fundamental.

Para usar otra analogía, imagine el curso completo de su vida como un campeonato de fútbol. Tal vez tus habilidades individuales supremas pueden hacerte ganar el juego. Pero ganar el campeonato es algo completamente diferente: se requiere que juegues bien con los demás, tengas un entendimiento mutuo con tus compañeros de equipo, mantengas un alto nivel de deportividad y seas honesto acerca de tus propias habilidades.

Uno de los grandes filósofos, Sócrates, enseñó que:

La virtud y la felicidad están estrechamente vinculadas, de modo que sería imposible tener una sin la otra. Los placeres que resultan de perseguir la virtud y el conocimiento son de una calidad superior a los placeres que resultan de satisfacer los meros deseos animales. Sin embargo, el placer no es el objetivo de la existencia, sino un aspecto integral del ejercicio de la virtud en una vida plenamente humana.

Trabajar laboriosamente en el carácter de uno, es “llevar a casa el campeonato”.

Por Gray, Linh

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Por qué elevar el carácter de uno es la forma de fe suprema
5 (100%) 1 voto

Compartir
Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados