Redacción BLes – ‘Et in Arcadia ego’, a veces llamado “Los pastores arcádicos”, es una pintura del clásico artista barroco francés Nicolas Poussin. Fue una gran inspiración para la generación de pintores franceses que siguió su estela. Jacques-Louis David, Jean-Auguste-Dominique Ingres y Paul Cézanne fueron algunos de ellos.

‘Et in Arcadia ego’ se encuentra en el Museo del Louvre en París, Francia. La obra de arte contiene una revelación y como tal, fue, es y seguirá siendo una de las obras de arte más interesantes e importantes de su género.

'Et in Arcadia ego' (1637-1638) de Nicolas Poussin, celebrado en el Museo del Louvre de París, Francia. (Foto: Wikipedia)
‘Et in Arcadia ego’ (1637-1638) de Nicolas Poussin, celebrado en el Museo del Louvre de París, Francia. (Foto: Wikipedia)

La leyenda cuenta que Arcadia era una tierra pacífica, aislada de las mundanidades de la vida en la tierra: Un paraíso figurativo. La gente de Arcadia vivía feliz, debido, en parte, a que desconocía la muerte.

‘Et in Arcadia ego’ representa a tres pastores y una mujer de pie alrededor de una piedra, con una inscripción que también es el título de la pintura: “Et in Arcadia ego”.

La traducción reza: “Incluso en Arcadia yo existo”.

Pero, ¿quién es el “yo” del que habla la inscripción?

Una inscripción,'Et in Arcadia ego', está grabada en la piedra. (Foto: Wikipedia)
Una inscripción,’Et in Arcadia ego’, está grabada en la piedra. (Foto: Wikipedia)

En la cultura occidental, la imagen del pastor es un tótem de fe y piedad. Así, los tres pastores de la pintura representan implícitamente Arcadia, el reino celestial. Parecen sorprendidos e incluso conmocionados por la escritura en la piedra.

En su reino celestial, lo único en lo que no tenían experiencia, y por lo tanto lo único que tenía el poder de desconcertar y confundirles, era la muerte misma. Se dice que el “yo” de la inscripción se refiere nada menos que al Dios de la Muerte.

La muerte se asocia a menudo con el dolor y la pérdida, pero los pastores sólo muestran sorpresa. Su respuesta ingenua a la presencia de la muerte insinúa esa falta de comprensión.

Un pastor se vuelve hacia la mujer, como si buscara su consejo. Mientras tanto, la mujer parece calmada y pensativa. No está adornada con joyas, como a menudo lo estaban las representaciones de las diosas, sino que la mujer supuestamente representa a la diosa de Arcadia. Su noble postura, su vestimenta y la reverencia que recibe de los pastores la delatan.

La diosa es la gobernante de este feliz paraíso. Pero la presencia de la muerte es extraña, incluso para ella. Por eso contempla en silencio.

La diosa de Arcadia contempla en silencio. (Foto: Wikipedia)
La diosa de Arcadia contempla en silencio. (Foto: Wikipedia)

Dentro de la inscripción, “Incluso en Arcadia yo existo”, se encuentra la revelación: La muerte aparecería incluso en el paraíso arcádico. Pero si la Muerte no tiene cuerpo mortal, ¿quién grabó el mensaje en la piedra? ¿Por qué la diosa de Arcadia estaba tan desconcertada? ¿Y cómo podría aparecer la muerte en un paraíso así, el supuesto hogar de las almas inmortales?

Todas estas preguntas y más están imbuidas en la pintura. La historia, la fe y la ciencia ofrecen cada una sus propias deconstrucciones del misterio de la presencia de la muerte en la pintura de Poussin.

¿Qué tiene que decir la historia?

Se decía que Arcadia pertenecía a la Edad de Oro de la mitología griega según las “Cinco Edades del Hombre” de Hesíodo. La Edad de Oro fue la primera, la ideal y también la cúspide de la existencia de la humanidad. Las edades que siguieron fueron nombradas de Plata, de Bronce, Heroica y finalmente de Hierro.

Esta progresión a través de las edades designadas comparte temas comunes con la filosofía oriental, y el budismo en particular.

El budismo cita un ciclo universal similar que progresa a través del nacimiento, la formación, la degradación y finalmente la destrucción: El “ciclo de vida” del universo.

La destrucción implica el fin eventual de todas las cosas. Si todas las cosas terminan, ¿qué será del paraíso? ¿Dejarían de existir los dioses?

Volviendo a la fe

La leyenda también habla de una batalla en el cielo, una batalla vívidamente representada en el poema épico Paraíso Perdido de John Milton y también en la profecía del Libro del Apocalipsis.

Estaba escrito en el Apocalipsis que un dragón rojo atraería a los ángeles a seguir su camino y que un tercio de las estrellas en el cielo caerían a la Tierra.

'El Arcángel Miguel derrotando a Satanás' por Guido Reni, alrededor de 1636, ilustra la escena de la victoria de Miguel sobre Satanás, el antiguo arcángel.
‘El Arcángel Miguel derrotando a Satanás’ por Guido Reni, alrededor de 1636, ilustra la escena de la victoria de Miguel sobre Satanás, el antiguo arcángel.

Las estrellas son una imagen universal, culturalmente simbólica y se utilizan para representar a los dioses. También se cree que las estrellas son la encarnación de los poderes celestiales.

Si un tercio de las estrellas en el cielo cayera a la Tierra, ¿debemos descifrar un significado simbólico, que hay demasiados ángeles corruptos en el cielo? ¿Significaría la desaparición del paraíso?

Un grabado en madera que representa al arcángel Miguel derrotando al dragón rojo en el Libro del Apocalipsis. (Foto: Pinterest)
Un grabado en madera que representa al arcángel Miguel derrotando al dragón rojo en el Libro del Apocalipsis. (Foto: Pinterest)

La perspectiva científica

Desde la perspectiva de la ciencia, la existencia de la Tierra, de una galaxia, e incluso del universo entero, implica infinitud. Pero todos hemos sido testigos del descubrimiento de planetas muertos y misteriosos y destructivos agujeros negros. Si el universo nació pero el espacio universal es infinito, ¿cuál será su fin? ¿Es posible la destrucción final?

La imagen de una estrella moribunda grabada por un telescopio espacial. (Foto: Pinterest)
La imagen de una estrella moribunda grabada por un telescopio espacial. (Foto: Pinterest)

Con la inscripción reveladora “Incluso en Arcadia existo”, ¿representaba el artista Nicolas Poussin el misterio que nos ha poseído a lo largo de los siglos?

La historia, la fe y la ciencia pueden ofrecer tanto correlaciones como mensajes contradictorios, pero los rostros de los pastores de Poussin hablan del misterio en la mente de todos, el misterio no resuelto de una compleja relación entre la vida, la muerte y la miríada de fuerzas intermedias.

'El Juicio Final' (1615) por Jean Cousin el Joven. (Foto: Wikimedia)
‘El Juicio Final’ (1615) por Jean Cousin el Joven. (Foto: Wikimedia)

Fuente: Trithucvn

Por Louise Bevan

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de YouTube BLes Mundo? ¿Suscríbase?

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados