Si hablamos de artes marciales o de kungfu en oriente, tenemos que hacer referencia a los excéntricos monjes del Templo Shaolin.

Los monjes budistas representan la tranquilidad, la serenidad y la compasión. Pero los monjes Shaolin representan mucho más que eso.

Ellos son muy particulares ya que son grandes consumidores de carne y dominan la lucha con varas.

¿Desde cuando comen carne? En la dinastía Tang el emperador Tang Taizong emitió un edicto que les permitía comer carne a los monjes con el objetivo de reforzar su entrenamiento en artes marciales.

Esto lo hizo en retribución al honor y coraje de los monjes Shaolin, ya que 13 de ellos se unieron a sus filas en una feroz batalla en la que salieron victoriosos y aseguraron el imperio.

El templo Shaolin se remonta a 1.500 años. Cuenta la leyenda que en el siglo VI, un príncipe del sur de la India llamado Damo cruzó el río Yangtze navegando sobre un solo tallo de junco.

Llegó al templo Shaolin para ser abad y allí estableció las enseñanzas del budismo Zen. Con el tiempo, también se formó una tradición de artes marciales.

Actualmente, es el corazón del Zen chino. También es sinónimo del kungfu, o de las artes marciales chinas.

En el templo también se pueden ver reliquias y murales de piedra en honor a los trece valientes monjes que defendieron al emperador.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados