Esta historia parece poco creíble en la actualidad, debido a que el estándar moral de la antigüedad era mucho más elevado que el de ahora. Tal es el caso de este caballero que estaba dispuesto a dar su vida para salvar a su amigo.

Xun Jubo, un honorable caballero de la antigüedad, estaba visitando a un amigo enfermo cuando un ejército extranjero invadió la ciudad. Su amigo le dijo: “Estoy al borde de la muerte, así que por favor vete y protege tu vida”.

Xun respondió: “He recorrido un largo camino para verte. Mi conciencia no me dejará ir si sé que estás en peligro. Eso es algo que un amigo nunca haría”.

Cuando los invasores irrumpieron en la ciudad, se sorprendieron al ver a Xun y le dijeron: “Todo el mundo en esta ciudad se ha dado a la fuga para escapar de nosotros. ¿Quién eres? ¿Por qué te atreves a quedarte atrás?”.

Xun respondió: “Mi amigo está cerca de la muerte. ¿Cómo puedo dejarlo? Por favor, no le hagan daño. Estoy dispuesto a tomar su lugar y morir por él”.

Asombrados por estas palabras, los invasores replantearon sus acciones y consideraron si no estaban siendo injustos al invadir un país de personas rectas. Xun logró conmover el corazón de los invasores.

Ellos se retiraron en silencio y toda la ciudad se salvó. La cultura tradicional china habla de que una buena o una mala acción tiene -tarde o temprano- su respectiva retribución, y una persona hasta puede pagar las malas acciones cometidas por sus antepasados.

Aplicando este mismo principio, los descendientes de Xun recogieron las bendiciones de su buena acción. Se dice que gracias a él sus hijos y nietos vivieron una larga vida de paz y prosperidad.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados