Aunque a veces no le damos mucha importancia, nuestros pensamientos pueden condicionar un resultado y también nuestro entorno.

Los chinos antiguos decían que todo en el universo es materia. Aun lo que se considera abstracto —como el amor, el odio, el pensamiento— tiene existencia material real en otros espacios. Y la materia es inextinguible.

Por lo tanto nuestros pensamientos ante cualquier situación son muy importantes. Si pensamos de manera positiva, esto podrá transformar nuestro entorno, y del mismo modo si tenemos pensamientos malos o pesimistas, esto podría generar un mal resultado.

Los pensamientos de ira y temor pueden transformar una situación buena en mala, así como los pensamientos de compasión y tolerancia pueden convertir algo malo en bueno.

Por eso, aunque no los veamos en forma tangible, nuestros pensamientos tienen entidad y es vital cultivarlos apropiadamente, rechazando los malos y alimentando los buenos.

Evitar la queja y pensar bien de otras personas -rescatando su lado positivo- también es un buen ejercicio, inténtalo y verás que tu carga mental se hará más liviana y te sentirás más feliz, saludable y optimista.

¿Ya conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados