Compartir

¿Sabías que las plantas tienen órganos sensoriales y que han mostrado su predilección por la música clásica a la hora de crecer sanas y fuertes?

Hay personas que sostienen que poner música clásica a las plantas puede incrementar su crecimiento. Es lo que se llama Efecto Mozart.

Una compañía japonesa efectuó algunas investigaciones con respecto a la influencia de las vibraciones en el crecimiento de vegetales. Así, en una granja, estos fueron sometidos a un tratamiento acústico en el que colocaron electrodos en las hojas de tomates y lechugas.

Estos dibujaron en el papel del electro sus reacciones ante una polonesa de Chopin, un concierto de Brahms, Mozart, o Beethoven. Los hicieron escuchar música clásica varias horas al día y sus raíces recibieron la influencia de las capas magnéticas creadas por los imanes situados en los circuitos de agua.

El resultado fue que estos vegetales crecieron más deprisa. En el año 2001, investigando una manera ecológica de mantener lejos a las plagas de sus viñedos, el amante de la música Carlo Cignozzi, utilizó altavoces a lo largo de su viñedo toscano de 10 mil hectáreas.

Les reprodujeron a los viñedos por 24 horas al día una selección de música clásica -incluyendo a Mozart- y notaron que estos parecían madurar mucho más rápido.

Aunque algunos no lo crean, las plantas son seres vivos que también sufren y disfrutan. La música clásica es una buena terapia para ellas, al igual que para los humanos.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com.

Efecto Mozart: Las plantas y la música clásica
5 (100%) 1 voto

Compartir
Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados