Redacción BLes – Albert Einstein no solo sorprendió al mundo al exponer la teoría de la relatividad, la física cuántica y la gravedad, sino que también demostró profundo interés a la gran inteligencia de Dios cómo creador del Universo. Lo demuestran algunas de la siguientes palabras que escribió o mencionó a sus colegas y amigos.

“Si Dios creó el mundo, Él ciertamente se preocupó de no hacerlo fácilmente comprensible para nosotros”, destacó Albert Einstein en una carta enviada a su colega David Bohm, en 1951.

El 12 de Julio de 1925, Einstein a sus 46 años, escribió a su amigo el físico italiano Giovanni Giorgi, docente del Instituto Sapienza de Roma y experto internacional en electromagnetismo, “Dios ha creado el mundo con más elegancia e inteligencia”, dijo esto luego de concordar con su estimado colega, que era imposible aceptar unas fórmulas propuestas por terceros, en las que se trataba de demostrar la existencia del éter, según cita la Universidad de Pittsburgh

“La mecánica cuántica es muy digna de consideración. Pero mi voz interior me dice que aún así todavía no es el camino correcto. La teoría rinde mucho, pero difícilmente nos acerca a los secretos del “Único Padre” (refiriéndose a Dios). Yo, en cualquier caso, estoy convencido de que Él no juega a los dados” esto le escribió Einstein al físico matemático alemán Max Born el 4 de diciembre de 1926.

Einstein expuso su teoría de la relatividad, la fórmula E = mc 2, y señaló el quantum de luz, pero en sus últimos años fue muy crítico de sus propios análisis y afirmaciones, ya que pensaba que en el futuro su teoría ayudaría a descubrir y desarrollar un nuevo enfoque más geométrico de la relatividad, abarcando la “teoría del campo unificado”, dentro de la cual se derivaban los resultados de la nueva teoría cuántica.

El 21 de marzo de 1942, escribió un documento al matemático y físico Cornelius Lanczos, a quien expone su imposibilidad de creer que las cosas ocurran con la lógica de un juego de dados, y que existan estados que sólo se explicarían con la telepatía. Esta frase surgió luego de analizar la localidad y separabilidad de dos estados de la materia: “Parece difícil echar un vistazo a las cartas de Dios. Es como si él jugara a los dados y usara métodos de ‘telepatía’ (como lo requeriría la teoría cuántica actual), lo que es algo que no puedo creer en ningún momento”.

Einstein escribe al matemático y filósofo Maurice Solovine, el 30 de marzo de 1952 donde habla sobre la naturaleza manifestada con leyes extremadamente inteligentes. Y aunque no menciona la palabra ‘Dios’ da entender que detrás de todo existe una gran inteligencia creadora, a la que llama ‘el milagro’, el cual no es aceptado por los científicos de la época y mucho menos por los ateos.

“Incluso si los axiomas de la teoría (de la relatividad de Newton) son definidos por el hombre, el éxito de una construcción de este tipo requiere un alto grado de orden del mundo objetivo, y eso es algo que, a priori, no es en absoluto algo que estemos autorizados a esperar. Este es el ‘milagro’ que se fortalece cada vez más con el desarrollo de nuestro conocimiento”.

“Aquí es donde radica la debilidad de los positivistas y ateos profesionales, felices sólo porque tienen la conciencia de haber, con gran éxito, no sólo privado al mundo de los dioses (entgöttert), sino también de los milagros (entwundert). Lo curioso es que debemos estar contentos de reconocer ‘el milagro’…”, dice Einstein, de acuerdo al texto citado por la organización Disf.

Una frase célebre de Einstein sobre si es compatible la ciencia y la creencia en Dios, es una en la cual manifiesta que la ciencia no descarta a Dios.

“La ciencia, contrariamente a la creencia generalizada, no elimina a Dios. El físico debe perseguir fines incluso teológicos, ya que tiene que presentarse a sí misma no sólo para conocer la forma en la naturaleza, sino también para saber por qué la naturaleza es así y no de otra manera, con la intención de llegar a entender si Dios tenía antes otras opciones cuando se creó el mundo”, dijo Einstein.

“Debo confesar que no fui capaz de adivinar cómo se podría lograr la unificación”, escribió Einstein, según Israel National News.

Las cartas se encuentran entre los archivos de Einstein (15-294).

Ir a la portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados