Redacción BLes – Si alguien te ataca verbalmente, te critica o te humilla, ¿cómo decides reaccionar? ¿Es probable que reacciones con ira, te pongas furioso y quizás los insultes? ¿Actúas con moderación y lo aceptas con calma o simplemente lo ignoras?

Esta historia del Buda es un ejemplo de la elección que todos tenemos cuando nos enfrentamos a un conflicto, y una lección sobre cómo mejorar nuestro comportamiento y convertirnos en maestros de nuestras reacciones, incluso en tiempos de extrema provocación.

Un día, cuando el Buda estaba en camino para pedir comida, pasó por una aldea desconocida. De repente, una banda de gente lo rodeó y comenzó a humillarlo con insultos muy terribles y feos. Se burlaron de él por su tazón de mendigo y sus vestiduras sagradas.

Buda los escuchó en silencio y no dijo ni una palabra. Cuando terminaron de lanzar sus insultos, dijo con calma: “Gracias por venir a verme, pero ahora tengo que irme, la gente de la aldea vecina me está esperando”. Mañana cuando termine mi trabajo, tendré tiempo libre, si tienes algo más que decirme, podemos volver a vernos entonces, ¿no?”

Buda siendo humillado por los aldeanos.
Buda siendo humillado por los aldeanos.

Al escuchar lo que el Buda dijo, no podían creer lo que oían, todos estaban conmocionados.

“¿Qué te pasó?”, le preguntó inmediatamente uno de ellos a Buda.

“¿No escuchaste lo que estábamos diciendo?” preguntó otro.

“Te hemos humillado tanto, ¿por qué no estás molesto con nosotros?”, añadió un tercero.

El Buda respondió,

“Si quieres que reaccione, es demasiado tarde, debes retroceder al tiempo a hace diez años para verme reaccionar. Durante los últimos diez años, no he dejado que nadie me controle, ya no soy un esclavo, soy mi amo. Sólo creo en lo que necesito hacer y no sigo las reacciones o acciones de los demás”.

En este momento, el Buda mostró el nivel más alto de autocontrol.

En la vida, todos debemos esforzarnos por hacer lo que es necesario hacer, y nada más. Si alguien se enoja con nosotros o nos humilla, eso es asunto suyo, no necesitamos reaccionar o permitir que alteren nuestros propios estados. Lo que quieren decir o lo que quieren hacer se refleja sólo en su propio nivel de moralidad, ¿qué más se puede esperar que hagamos?

En tu vida diaria, sin duda encontrarás cosas inesperadas o soportarás palabras feas dirigidas a ti por otros. Su reacción en tales conflictos es un espejo de su verdad y fuerza interior.

En la sociedad, siempre habrá algunas personas que son como la hierba en la parte de arriba del muro. Cuando el viento sopla hacia el oeste, giran hacia el oeste, pero si el viento sopla hacia el este, inmediatamente giran hacia el este. En otras palabras, siempre son controlados por el exterior y son incapaces de controlarse a sí mismos. Cuando se enfrentan a contradicciones o humillaciones, son incapaces de mantener la calma y comienzan inmediatamente a luchar contra su oposición. Por supuesto, su reacción depende directamente de su acción de oposición. Eventualmente, sin saberlo, se convierten en esclavos de las acciones de los demás.

Nunca dejes que los factores externos te afecten, sino que elige mantenerte firme bajo la presión de los factores externos y conviértete en el amo de ti mismo. Es un proceso de cultivación a largo plazo y para toda la vida, que no se puede lograr de una sola vez, pero que una vez dominado te otorgará la libertad definitiva. Si te concentras en cultivar tu mente, aprender a ser tolerante, siempre pensando positivamente y siendo amable con los demás, estarás en el buen camino para dominar el control de tu mente.

Entonces tu mente ya no es como la brizna de hierba que sopla en el viento, sino que es tan fuerte como la montaña – Sé inquebrantable en cualquier dirección en que sopla el viento.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados