Los científicos no dejan de asombrarse e indagar los enigmas que esconde el universo de la molécula protagonista de nuestra biología: el ácido desoxirribonucleico o, simplemente, ADN.

Muchos investigadores estudian en el lenguaje del ADN lo que creen la evidencia de la existencia de Dios. Como contraparte, otros utilizan al mismo ADN como argumento indiscutible de que todos los seres vivientes procedemos de un ancestro en común.

Biólogos moleculares descubrieron que el código del ADN y el lenguaje humano no son solo comparables, sino idénticos. Programas informáticos especializados lograron, mediante un proceso de fracturar la secuencia genómica en millones de partes, distinguir dichas mini secuencias como “palabras” de una gran enciclopedia.

Tras someterlas a la ley de lingüística llamada Zipf -que rige la totalidad de los idiomas- los científicos descubrieron que el código genético obedecía de la misma forma a dicha ley.

Esta ley dice que en un texto cualquiera, ya sea un libro o un artículo, la palabra más repetida aparecerá muchas más veces que la segunda más repetida, la que a su vez se repetirá mucho más que la tercera más repetida, y así sucesivamente.

El código genético parece seguir el mismo patrón, lo que para muchos es el mayor indicio de una inteligencia superior. El cuerpo humano y su correspondiente ADN son la mayor maravilla del universo que conocemos, una obra divina, solo atribuible al Creador.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados