Redacción BLes – Este misterioso personaje del  siglo XVIII sigue aún hoy intrigando a historiadores y curiosos ya que hay muchos registros de su presencia, pero nadie sabe realmente nada de su nacimiento y hay varias versiones y fechas de fallecimiento. Hay quien afirma incluso que aún sigue vivo…

Lo que ha quedado registrado en la historia es que era un hombre de muchas y extraordinarias habilidades; cuentan que hablaba muchos idiomas, que era alquimista y tenía el secreto de la vida eterna además de saber convertir varios metales en oro, según explica Historic Misteries. 

También se dice que era un hombre de gran talento artístico, músico y un lingüista competente. 

El Conde de Saint Germain puede que ni siquiera haya sido un conde. El lugar y las circunstancias de su nacimiento son completamente desconocidos.

Sin embargo, ha habido muchas teorías presentadas en los últimos siglos. Algunos creen que era un hombre de nacimiento noble cuya familia quedó deshonrada de alguna manera y, por lo tanto, tuvo que ocultar su verdadera identidad.

Otros creen que nació mucho antes de que se documentara su presencia y que era inmortal. Los teósofos creen que él es una clase de “mago oriental”. Quienquiera que fuera, nunca divulgó ninguna información sobre su nacimiento a nadie durante su vida, que se sepa. 

Parece que el misterioso conde apareció en Europa desde 1710. En ese momento, parecía estar en su cincuentena. La historia dice que él siempre parecía de esta edad, como si nunca envejeciera.

Desde 1737-1742, supuestamente estuvo en Persia estudiando alquimia. Fue a Versalles en 1742 y más tarde, en 1743 estuvo en Inglaterra durante la Revolución jacobita.

Luego fue a Viena para visitar Federico el Grande y finalmente a Edimburgo en 1745.

Hay registros de su presencia en la India desde 1755 y a su regreso residió un tiempo en el Royal Chateau de Chambord en Touraine por invitación del rey Luis XV. Allí se encontró con Voltaire, que parecía impresionado con él.

De ahí el conde fue a La Haya y a Londres en 1760. En 1762 se creee que fue a Rusia y estuvo involucrado en la revolución allí bajo el seudónimo de Graf Saltikoff.

Más tarde viajó a Alemania y Baviera, todo el tiempo manteniendo la apariencia de un hombre de mediana edad.

Hombre de muchos talentos

Según informes, era un músico y compositor muy talentoso que compartió su trabajo con Tchaikovsky y el Príncipe Ferdinand von Lobkowitz. Dos de sus composiciones se conservan en el Museo Británico. Una de ellas fue escrita en 1745 y la otra en 1760. Incluso interpreto con el clavicordio para Federico el Grande.

Cuentan los registros de la época que el Conde de Saint Germain tenía conocimiento de Sanscrit, chino y árabe, además de hablar perfectamente sueco, portugués, francés, italiano, alemán, español y ruso.

Fue un pintor de cierto renombre y se contaba que podría hacer que las joyas de sus pinturas parecieran sorprendentemente realistas.

También fue coleccionista de diamantes y llevó muchos de ellos a eventos sociales. Hubo quien afirmó que también podría arreglar diamantes defectuosos.

Un halo de misterio rodeaba a este personaje por sus grandes habilidades y también por los comentarios que hacía sobre tiempos pasados, casi como si los hubiera presenciado personalmente. 

Viajes 

Su vida fue un viaje constante incluso a lugares tan remotos para la época como Turquía, Tíbet, México, África o China. 

En muchos de los lugares que visitaba se presentaba con diferentes nombres al de Saint Germain.

En Holanda se dio a conocer como Conde de Surmont; en Bélgica como Marqués de Montserrat; en Rusia, donde se codeó con Catalina II y fue nombrado consejero del Conde Alexēi Orlov, se dio a conocer como el General Welldone; En Alemania se llamó a si mismo como el Príncipe Rakoczy, pero se descubrió su identidad como Saint Germain, lo que precipitó su partida.

Varias ‘muertes’

El primer registro de fallecimiento y entierro fue el 27 de febrero de 1784 en Alemania mientras estaba bajo la protección de Príncipe Carlos de Hesse-Cassel. 

Sin embargo, hay otro registro de fallecimiento ese mismo año en Silesia, Polonia. 

Y aquí empieza lo realmente extraño, el Conde de Saint Germain se presentó ante la Reina María Antonieta de Francia en 1789, cinco años después de su ‘muerte’, lozano y radiante. 

Y no fue el único registro de encuentros con él pasado su propio fallecimiento lo que hizo crecer el misterio alrededor de su figura. 

En la actualidad, abundan quienes dicen que el Conde ya vivía en el antiguo Egipto, en la Roma imperial, en la Edad Media y en diferentes comarcas de la Europa moderna.

Datos Curiosos

Se cree que su nombre francés deriva del latín “Sanctus Germanus”, que significa “santo hermano”

Se cuenta que inspiró a Akhenatón cuando se le reveló el sol y decidió fundar un culto monoteísta.

Se le atribuye la construcción del templo de Salomón y siglos después, la fundación de la masonería.

Sobre su origen algunos dicen que nació en 1696, como hijo del Ferenz II Rakoczy, último rey de Transilvania.

Se cree que fue el mismo Christian Rosenkreutz, fundador del culto Rosacruz.

También aseguran que el filósofo y científico Francis Bacon.

Dicen que cedió los mapas secretos que permitieron a Cristóbal Colón el descubrimiento de América.

Se le atribuye un papel en la fundación de Estado Unidos de América.

Un verdadero misterio que aún sigue alimentando la curiosidad de expertos y profanos en todo el mundo. 

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

 

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados