Compartir

‘Muleta de Hierro’ Li ocupa el primer lugar entre los Ocho Inmortales. Originalmente se llamaba Li Xuan y también se le llamaba Li Ningyang. Se dice que era de Baguo durante la dinastía Zhou. ‘Muleta de Hierro’ Li tenía características especiales y una disposición especial, era brillante y sabio. A la edad de 20 años, ya comprendía la profundidad del universo. Vagabundeó, visitando muchos lugares en busca de Lao Zi, su antepasado y Antiguo Señor Supremo, para cumplir su búsqueda de la iluminación.

Un día, ‘Muleta de Hierro’ Li llegó al Monte Hua, que estaba envuelto en la niebla con árboles altos y gansos volando, como un paraíso en el mundo mortal. El Antiguo Señor Supremo estaba consciente de que ‘Muleta de Hierro’ Li finalmente se convertiría en un inmortal. Cuando de repente sintió una brisa fresca soplando mientras debatía sobre el Tao con Wan Qiu, supo que ‘Muleta de Hierro’ Li había llegado al Monte Hua. Envió a dos jóvenes sirvientes para que le dieran la bienvenida y le enseñó el taoísmo.

Al escuchar al Antiguo Señor Supremo enseñándole el Taoísmo, ‘Muleta de Hierro’ Li estaba eufórico. Se sintió refrescado e iluminado. El Antiguo Señor Supremo le explicó el Tao y le pidió que pusiera en práctica lo que había aprendido antes de despedirse de él.

En su viaje de regreso del Monte Hua, ‘Muleta de Hierro’ Li reflexionó sobre las palabras del Antiguo Señor Supremo. Estaba aún más decidido en su búsqueda de la iluminación. A medida que se convirtió en un practicante consumado del taoísmo, muchas personas que estaban deseosas de cultivar sus mentes pidieron convertirse en sus discípulos.

La lección de un águila

Un día, ´Muleta de Hierro’ Li estaba enseñando taoísmo cuando vio una luz auspiciosa en la puerta de su cabaña. La miró fijamente durante algún tiempo y dijo: “Esto es extraordinario. Estaremos esperando un visitante que es una figura eminente”. Luego salió a dar un paseo por su cuenta.

Cuando levantó la vista, vio a un águila dorada batiendo sus alas en la cima de una montaña. No pudo evitar lamentarse: “En el Libro de la Poesía hay un verso: Una pequeña oropéndola descansa en un rincón de la colina. Esta águila sabe que es el mejor lugar para posarse”.

Él dijo: “Un hombre tosco solo puede mirar al águila y lamentarse que ni siquiera la trampa más intrincada puede capturarla. La gente lucha por la fama, que es tan pequeña como los anillos de un caracol, y persigue la riqueza que es tan pequeña como una mosca, solo para darse cuenta en su lecho de muerte que no pueden llevar nada de eso al otro mundo. Se arrepienten de haber vivido sus vidas en vano. Hasta un águila sabe dónde posarse. La gente que persigue la riqueza y la fama es peor que un águila. Esto debería servirme de lección”.

Entonces ‘Muleta de Hierro’ Li recitó un poema: “No pidas más. ¿Para qué son esos ojos penetrantes? En el cielo me elevo. El mundo mundano es ignorado”.

El águila no tiene actividades seculares. Sus ojos penetrantes miran más allá de lo que puede ver. Cuando agita sus alas y vuela a través de las cadenas montañosas, nada en el mundo terrenal puede detenerla mientras aspira a elevarse por encima de la tierra.

Una visita celestial con el Antiguo Señor Supremo

Tan pronto como terminó de recitar el poema, una nube auspiciosa se le acercó flotando. El Antiguo Señor Supremo había venido en una grulla con Wan Qiu. ‘Muleta de Hierro’ Li subió rápidamente para darle la bienvenida.

El Antiguo Señor Supremo le sonrió. “Veo que has llegado a comprender mis palabras”.

‘Muleta de Hierro’ Li le pidió más orientación sobre la práctica del taoísmo. Lao Zi le recordó que debía deshacerse aún más de sus ansiedades para alcanzar la estabilidad espiritual. Al tener pocos deseos y un espíritu noble, y mostrar benevolencia hacia todas las criaturas vivientes, una persona llega a apreciar la belleza del altruismo. El Antiguo Señor Supremo arregló hacer una visita al Cielo con ‘Muleta de Hierro’ Li diez días después.

El tiempo voló. Después de diez días, ‘Muleta de Hierro’ Li llamó a su discípulo Yang Zi para que se presentara. “Estaré lejos en una visita celestial. Mi cuerpo físico se quedará aquí. Si no regreso en siete días, puedes cremar mi cuerpo. Durante estos siete días, debes proteger mi cuerpo y protegerlo de todo daño. Asegúrate de seguir mis instrucciones”.

Después de eso, ‘Muleta de Hierro’ Li se sentó en la posición de loto y su espíritu abandonó su cuerpo para ir con el Antiguo Señor Supremo a conocer a otros inmortales.

El discípulo rompe su promesa por la familia         

Yang Zi estuvo protegiendo de cerca el cuerpo de su maestro y con sumo cuidado. Pero al sexto día, se le pidió que se fuera a casa de inmediato, ya que su madre estaba muy enferma y quería verlo antes de dar su último respiro. Yang Zi lloró: “Mi madre se está muriendo, pero mi maestro aún no regresó. Si me voy, ¿quién cuidará del cuerpo de mi maestro?”

Su familia dijo: “Está muerto. De ninguna manera volverá a la vida. Ya han pasado seis días. Todos sus órganos deben estar descomponiéndose. ¿No es estúpido seguir protegiéndolo? Estás unido a tu maestro por lealtad, pero a tu madre por sangre”.

“Has estado de guardia junto al cuerpo de tu amo durante seis días. Aunque aún no han pasado siete días, nadie te culpará por romper tu promesa”.

“Pero si no vas a casa ahora y tu madre muere, vivirás arrepentido. Deberías cremar a tu maestro de inmediato e ir a casa a ver a tu madre”.

Yang Zi aún no estaba seguro de si debía hacerlo. Pero no le quedó otra opción. Así que hizo lo que dijo su familia. Mientras cremaba el cuerpo de ‘Muleta de Hierro’ Li, no podía dejar de llorar.

A través de La Gran Época.

Leyendas de la Cultura China: El inmortal ‘Muleta de Hierro’ Li, Parte 1
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds