Niños que viven con padres o familiares que los maltratan, adultos que viven con parejas o compañeros que los maltratan, o aquellos que trabajan en ambientes donde los maltratan, todos ellos son tendientes a desarrollar lo que se conoce técnicamente como trastornos de estrés post traumático (PTSD, su sigla en inglés).

Se trata básicamente de trastornos de ansiedad que algunas personas sufren después de ver o experimentar situaciones peligrosas que generan miedo. Este miedo gatilla respuestas de lucha o escape para defenderse contra el peligro o evitarlo, y se manifiesta en una reacción generalizada y continua de estrés y temor, aún cuando ya no están en peligro.

Los niños en particular perciben el peligro de manera muy diferente a los adultos y, por su sensibilidad, son más vulnerables a las experiencias traumáticas.

Muchas personas que padecen PTSD son propensas a tener problemas de salud física en los sistemas cardiovascular, gastrointestinal y muscular.

La perspectiva de la medicina tradicional china

La medicina tradicional china observa al cuerpo humano desde la óptica de su nivel de energía. Los antiguos médicos chinos han podido observar el mapa de canales de energía o “Jing-Lo”.

Existen 14 meridianos regulares y 8 meridianos extraordinarios que son responsables del funcionamiento mental y físico óptimo. Cada sistema meridiano se centra en órganos específicos, tiene una distribución específica y está a cargo de funciones físicas y mentales específicas. Tratándose de un sistema de energía, los meridianos son muy sensibles a la angustia emocional, y cada sistema meridiano es particularmente sensible a emociones específicas.

Por ejemplo, los meridianos riñón-vesícula son muy sensibles al peligro y generan miedo. Cuando el peligro está presente, las funciones físicas del riñón y la vesícula sufren.

El paciente experimentará dolor en los huesos grandes como la espalda baja, caderas y rodillas, como también disfunción en el cerebro, producción pobre de sangre, disfunciones sexuales y fertilidad comprometida. También se puede observar diarrea por las mañanas y control pobre de la vejiga.

Cuando las personas se traumatizan en forma repetida, la rabia y el resentimiento se acumulan. Estas emociones afectan primordialmente a los meridianos del hígado y de la vesícula biliar. Como resultado, pueden aparecer síntomas como dolor en el pecho, migrañas, síndrome de colon irritable, fibromialgia, dolor y espasmos en el cuello y los hombros, síndrome premenstrual, enfermedad de reflujo gastroesofageal, fibromas uterinos y tumores en los senos.

Los pacientes también pueden experimentar ataques de ira, depresión o ataques de pánico, y problemas para planificar y tomar decisiones.

Estos trastornos no sólo ocurren en el nivel físico, sino también en el nivel de la energía. El nivel energético es el más afectado, y esto desemboca en anormalidades tanto físicas como mentales. Por lo tanto, se necesitan intervenciones que se centren en el nivel de la energía. En otras palabras, la terapia tiene que ser integradora y debe poder llegar al corazón y a la mente.

Primero, necesitamos identificar y diagnosticar claramente la condición y reconocer sus raíces principales a través de una evaluación exhaustiva.

Segundo, tiene que establecerse una relación terapéutica de confianza entre el médico y el paciente.

Tercero, cualquier distorsión cognitiva y conductas inapropiadas tienen que ser reconocidas y corregidas usando terapia cognitiva conductual.

Cuarto, técnicas de mente y cuerpo tales como las neuro-emocionales o de insensibilización y reprocesamiento del movimiento del ojo ayudarán a revelar y remover las consecuencias energéticas y neurofisiológicas del trauma.

Quinto, los pacientes tienen que aprender cómo reducir el estrés a través de la meditación y ejercicios como tai chi, qigong y yoga. La acupuntura es una gran herramienta que desbloquea y reequilibra la disfunción energética de los meridianos en pacientes con PTSD.

Meditación de Falun Dafa, disciplina milenaria china
Meditación de Falun Dafa, disciplina milenaria china de la Escuela Buda

Es importante que los pacientes sigan los consejos para una alimentación sana y, en particular, en lo referente a eliminar conductas inapropiadas.

Por último, mirar la vida desde una perspectiva espiritual puede ayudar a mantener bienestar físico y emocional, y da más resistencia o fundamento mental para evitar traumas.

Los medicamentos dirigidos a los síntomas se deben usar con cautela y en base a cada caso. Suplementos nutricionales pueden ser de ayuda también.

Estrés en el sistema energético: El aporte de la medicina tradicional china para un tratamiento integral
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Legado divino Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds