Mengzi, también conocido como Mencio, es considerado el sucesor de la doctrina de Confucio y uno de los grandes filósofos, teórico político y educador de la historia china. 

Fue nombrado como “segundo sabio” en honor a su carácter y conocimiento. Su filosofía era considerada un confucianismo ortodoxo. Sus enseñanzas son un gran legado que permanece vigente hasta el día de hoy. 

El filósofo Mencio afirmó en el año 300 a.C. que el hombre prospera en tiempos de  calamidades y penurias, y que perece cuando vive tranquilo y cómodo
En cambio, en los tiempos modernos, la gente tiende a dejarse llevar por la inercia y la pereza. Intenta buscar el placer y escapar del sufrimiento, y así viven su vida en vano.
 
Actualmente, no solo en la China moderna, sino en todo el mundo, debido a los avances tecnológicos y los beneficios materiales, muchas personas no han experimentado dificultades, especialmente los más jóvenes.
 
Estos niños han desarrollado, gradualmente, un carácter egoísta y dominante.

Mencio afirmaba que cuando los hombres han visto, oído y experimentado dificultades, pueden llegar a comprender y elevarse a nuevas alturas. El hombre puede conectarse más con su sabiduría interna, se vuelve más humilde y entiende el valor de lo que lo rodea. 

Mencio explicó que cuando el Cielo está a punto de conferir grandes responsabilidades a un hombre, el individuo debe conocer el sufrimiento y las dificultades físicas, estar expuesto al hambre y a la pobreza, y experimentar trastornos en su vida. Todos estos métodos sirven de estímulos a la mente, fortalecen la naturaleza y desarrollan un potencial enorme y sabiduría.

Por eso, decía que las dificultades y las calamidades ayudan a desarrollar grandes facultades y habilidades, mientras que las facilidades y las comodidades producen el efecto opuesto.

Sostenía que los humanos cometen errores, pero que pueden corregirse basándose en sus experiencias pasadas. Se sobrepondrán a la aflicción y al desconcierto y alcanzarán grandes logros.

Para muchas personas, perseguir el placer y la felicidad es el objetivo primordial de la vida humana. Quieren cosechar sin sembrar y persiguen el éxito de la noche a la mañana y el lujo excesivo.

Muchos jóvenes no quieren trabajar duro y se quejan siempre de su suerte en la vida. Se ofuscan cada vez que encuentran un poco de dificultades en la vida, se niegan a destacarse en el lugar de trabajo, y sienten que los demás se aprovechan de ellos.

Las dificultades son parte necesaria de la vida. Joshua Easle, Unsplash.

La dificultad es algo positivo, ya que nos permite desarrollar una voluntad firme y fortalecer nuestra mente, abriéndonos el camino del éxito. De hecho, la mayoría de las cosas que son buenas para la gente se pueden catalogar como incómodas.

Por ejemplo, los ejercicios matutinos y otros deportes son agotadores, pero son buenos para la salud. Los supervisores estrictos pueden no ser agradables, pero pueden ayudar a los empleados a desarrollar eficiencia.

Los mejores profesores son los más exigentes. La buena medicina sabe amarga porque cura, y los consejos desagradables contribuyen a que la gente vea sus propios defectos y hagan las cosas mejor..

Lo que parece bueno, puede terminar siendo malo; y lo que parece malo puede resultar ser algo bueno. 

Encontrar dificultades es parte de la vida. Soportar las dificultades puede eliminar el karma. Si una persona nunca ha soportado penurias, sino que solo disfruta de la felicidad, el resultado probablemente sea el contrario

Antiguos funcionarios del gobierno chino de origen humilde

Hay muchos ejemplos en la historia de personas que lograron atravesar grandes penurias y dificultades, pero persistieron y forjaron un gran carácter y sabiduría.

En el libro “Mencio”, capítulo Gaozi II, Mencio habló sobre los siguientes antiguos funcionarios:

El Emperador Shun, uno de los antiguos Cinco Emperadores, a quien descubrieron trabajando en una granja.

Fu Yue, quien pasó de ser un obrero habilidoso en la construcción de muros defensivos a ser Ministro del Gobierno en la Dinastía Shang.

Jiao Ge, quien fue comerciante de pescado y sal antes de convertirse en Gran Consejero, de la dinastía Shang bajo el reinado de Zhou.

Guan Yiwu, también llamado Guan Zhong, quien se convirtió en un famoso Primer Ministro bajo el Duque Huan de Qi. Se convirtió en jefe de estado después de salir de prisión, y obtuvo reconocimiento por sus reformas y su hábil diplomacia.

Asimismo, Mencio pasó por sufrimientos desde una temprana edad. Nació en el año 372 a.C. durante el período de los Reinos Combatientes (403-222 a.C.). Su padre murió cuando tenía tres años, así que su madre debió criar sola al pequeño niño, y lo hizo con tanto esmero, que se mudaron de casa varias veces hasta que finalmente se establecieron cerca de una escuela donde ella creía que el ambiente educativo tendría buena influencia para su hijo. Cuando Mencio creció, se convirtió en un erudito.

A través de Es.Minghui.Org

Share
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds