Desde su formación en el siglo XII, el Tai Chi se ha convertido en una práctica cada vez más popular para la mente y el cuerpo en todo el mundo. Aunque muchas personas conocen la práctica, pocos conocen la historia de su fundador, Zhang Sanfeng.

Zhang era un legendario monje taoísta cuya vida abarcó las dinastías Song, Yuan, y Ming. De acuerdo con la historia de la dinastía Ming: Biografía de Zhang Sanfeng, él era de la ciudad de Yizhou, Liaodong, hoy provincia de Dongbei, al norte de China.

Su nombre de pila era Quanyi; Sanfeng era un apodo por el que se le conocía.

Zhang fue una destacada figura de 2,13 m de altura, con una postura tan rígida como una grúa y con bigotes tan duros como puntas de lanza. Era conocido por ser desaliñado y vestía una túnica taoísta durante todo el año, independientemente de las condiciones meteorológicas.

Se decía que había sido un vagabundo que viajó hasta los confines de China. La leyenda dice que podía viajar alrededor de trescientas cincuenta millas en un día.

Además de ser el fundador de la popular práctica de Tai Chi, Zhang también fundó la Rama Wudang de la escuela Tao. Como monje que había obtenido el Tao, por su sabiduría fue muy buscado por los emperadores de la dinastía Ming, y jugó un papel clave en la popularización del taoísmo a través de la poesía.

Originalmente, el Tai Chi fue pensado por Zhang como una práctica tanto para el cuerpo como para el espíritu. Pero con el paso del tiempo, la gente comenzó a adoptar el Tai Chi por sus beneficios físicos y se volvió a ser cada vez más un ejercicio físico. 

Retrato de Zhang Sanfeng

La montaña Wudang

Como monje taoísta de elevado nivel, Zhang se hizo muy famoso en la época de la dinastía Ming. Durante los dos siglos de la larga dinastía, casi todos los emperadores enviaron emisarios a buscarlo para pedirle consejos sobre cómo gobernar. Tres emperadores lo proclamaron como una “persona verdadera”, una persona iluminada de la escuela Taoísta.

Sin embargo, Zhang viajaba de un lugar a otro y era difícil de encontrar hasta que finalmente se estableció en la montaña Wudang. Después de haber visitado todos los picos y cañones de la montaña Wudang, declaró, “En el futuro esta montaña se convertirá en muy famosa”.

Cuando el emperador Yongle, hijo del primer emperador de la dinastía Ming, ascendió al trono, estaba decidido a encontrar a Zhang. Después de varios intentos infructuosos el emperador envió a Hu Guang a buscar a Zhang con una nota muy sincera que él mismo escribió.

El templo taoísta donde vivió y se cultivó Zhang Sanfeng.

Después de recibir esta carta, Zhang le respondió con un poema. Zhang sabía exactamente por qué el emperador lo buscaba, como gobernante de China el emperador tenía todo lo que quería. Así ¿qué podía desear obtener de Zhang? La respuesta debía ser la longevidad.

En su poema Zhang reveló al emperador Yongle el secreto de la longevidad: el emperador necesitaba calmar su mente y renunciar a sus deseos mundanos. El Emperador Yongle estuvo muy feliz de seguir este consejo.

A cambio, el emperador ordenó la construcción de ocho palacios, dos templos taoístas, treinta y seis conventos de monjas, y setenta y dos templos de roca en la montaña de Wudang. También la nombró como montaña Real y le otorgó un sello Real.

Como había predicho Zhang, la montaña de Wudang se hizo muy popular y el taoísmo floreció en China.

Popularizó el taoísmo

Muchos escritos de Zhang, incluyendo Da Dao Lun, Xuan Ji Zhi Jiang y Xuan Yao Piao, fueron luego muy populares entre los taoístas.

Su trabajo más significativo, sin embargo, fue Wu Shu Gen, una colección de veinticuatro poemas que tenía como objetivo inspirar a la gente a iniciar la cultivación. En estos poemas, Zhang compara la felicidad en el mundo secular, con un árbol sin raíces que no podía sostenerse por mucho tiempo. Con el fin de escapar de esta difícil situación, dijo Zhang, la gente debe cultivarse.

La literatura previa al taoísmo había sido muy misteriosa y oscura en términos de significado y de redacción, y por lo tanto no era muy leída. A través del ritmo pegadizo y del formato simple de sus poemas, Zhang hizo el taoísmo más accesible a la gente común.

Su escritura hizo que el Taoísmo dejara de ser una creencia inaccesible para ser una práctica omnipresente que fue seguida tanto por los emperadores como por los plebeyos.

El Tai Chi: una vía perdida de cultivación de la mente y el cuerpo

Además de tener movimientos tranquilos y relajados, y de buscar un equilibrio entre la fuerza y la flexibilidad, Zhang Tai Chi también hace hincapié en la cultivación del interior. Es una práctica de autodefensa y también para prolongar la vida.

En las últimas décadas, el Tai Chi ha atraído a la gente de todo el mundo. Existen muchas competencias internacionales, torneos, y actuaciones de gran escala dedicadas cada año al Tai Chi. También ha sido representado en muchas películas y programas de televisión.

Pero la práctica se ha desviado lejos de las enseñanzas originales de Zhang y se ha convertido en un ejercicio físico que no es muy eficaz, ya sea para la defensa propia o la longevidad.

Como genuina práctica de cultivación, el Tai Chi no trata sólo acerca de los movimientos; sino que la mejora del carácter moral y de la mente es mucho más importante. El Taoísmo cree en tener una mente pura sin intenciones. Sin la cultivación de la mente, los ejercicios de Tai Chi solos no son suficientes para mejorar el cuerpo.

Algunos conocidos maestros de Tai Chi ni siquiera tratan de cumplir con este requisito básico de cultivación, y sus mentes están nubladas por los deseos mundanos. Por esta razón, no importa cuán diligente sean sus ejercicios, no van a encontrar al Tai Chi muy eficaz.

A través de los años, algunas personas han inventado diferentes estilos de Tai Chi y tratan de popularizarlos cambiando los movimientos. Pero el Tai Chi en sí mismo es muy complejo, y no se puede cambiar fácilmente. Estas escisiones del Tai Chi también han causado que su eficacia general se erosione.

El verdadero Tai Chi que Zhang enseñó se ha perdido hace mucho tiempo. Ha causado una profunda tristeza y decepción para aquellos que realmente quieren cultivarse.

Por suerte, hoy existe una gran práctica de cultivación que es conocida por sus movimientos simples y efectivos –Falun Dafa. Se ha extendido por todas partes debido a sus muchos beneficios, y más de 100 millones de personas de todo el mundo son practicantes.

Puede que no sean las enseñanzas originales de Zhang Sanfeng, pero el espíritu de tener una mente y cuerpo sanos continúa en esta práctica – un espíritu que estaría de acuerdo con Zhang.

Por Gu Yunlong, a través de Es.Minghui.org

Te puede interesar: 

Falun Dafa: salud, longevidad y aun más.

Piloto vietnamita encuentra la verdadera felicidad a través de un antiguo Qigong.

La historia de Zhang Sanfeng, el fundador del Tai Chi
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds