Katya y Heinz, una pareja de Australia cuyo matrimonio estaba en conflictos, descubrieron la práctica espiritual de Falun Dafa (también llamado Falun Gong). Desde entonces, sus vidas cambiaron y nuevamente viven en armonía.

Katya dijo: “Falun Dafa cambió mi vida completamente. Las enseñanzas me guían para ver las cosas de manera diferente. Soy capaz de pensar en los demás primero y ser considerada y cada día puedo sentir los cambios positivos. Poco a poco me di cuenta de que yo también era parte del problema cuando veo mi matrimonio. Yo pude haber herido o maltratado a mi pareja en el pasado”.

“¿Cómo puedo hacerlo a él responsable de los problemas en la pareja? Nadie está absolutamente en lo correcto o equivocado; lo único que puedo hacer es cambiar yo misma. Yo no insistí más en mi punto de vista y comencé a prestar más atención a los demás. Mi relación con mi marido mejoró”.

Hay millones de esas historias de la vida real de personas que han encontrado la paz y armonía en sus vidas, gracias a la práctica de Falun Dafa. Desde su presentación en China el 13 de mayo de 1992, esta maravillosa práctica ha traído inmenso bienestar a sus practicantes durante los últimos 25 años.

Teniendo como base los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, esta práctica eleva el carácter moral y conduce al comportamiento recto del practicante.

Mientras millones de practicantes de Falun Dafa en todo el mundo celebran el 25º aniversario el 13 de mayo de 2017, su alegría se mezcla con tristeza, pensando en sus compañeros practicantes en China que sufren una severa persecución.

Los practicantes de Falun Dafa en China continental han sufrido penurias indecibles bajo los 17 años de persecución implacable por el régimen comunista.

¿Por qué está tan sorprendente práctica que beneficia a las personas física y mentalmente ha sido prohibida por el régimen en China? ¿Por qué personas inocentes son detenidas, torturadas e incluso asesinadas por sus órganos? Es difícil creer que esta pacífica y apolítica práctica podría ser percibida como una amenaza para el régimen comunista. No es sólo una violación de derechos humanos a la libertad de creencia matando a gente inocente por sus órganos, sino que también es un crimen de genocidio, un crimen de lesa humanidad.

Yo acabo de firmar una petición que pide a China el fin de la persecución a Falun Dafa. Creo que es importante para todos nosotros adoptar una postura sobre esta cuestión, porque la persecución a buenas personas en cualquier parte del mundo, en cierta manera, nos afecta a todos, dondequiera que nos encontremos. Si puedes firmar, házlo y por favor reenvíalo a tus contactos. Firma aquí.

Fuente: lagranepoca.com.

La historia de la pareja que superó una crisis matrimonial gracias a Falun Dafa, disciplina espiritual de la Escuela Buda
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Historias de vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds