Redacción BLes – Los antiguos ciudadanos europeos creían que el patrimonio cultural era un tesoro precioso que se nos otorgaba desde el cielo. El arte occidental alcanzó su apogeo durante el Renacimiento, cuando Roma -ciudad de iglesias, palacios, el Papa y la alta cultura- se convirtió en el corazón inequívoco de las Bellas Artes.

Roma alberga numerosas obras maestras del Renacimiento que representan imágenes con alto contenido religioso. Hasta el día de hoy, uno no puede dejar de admirar la vista de la Basílica de San Pedro, las maravillosas cúpulas, las famosas pinturas de Leonardo da Vinci, y las pinturas de Miguel Ángel en el techo de la Capilla Sixtina.

Dentro de la Capilla Sixtina hay una obra maestra de particular importancia: “La Creación de Adán”.

La creación de Adán', c. 1511, por Miguel Miguel Ángel. (Foto: Wikipedia)
La creación de Adán’, c. 1511, por Miguel Ángel. (Foto: Wikipedia)

Esta extraordinaria pintura es sólo una de las numerosas obras maestras del techo de la Capilla Sixtina, construida dentro de los muros del Palacio Apostólico, la residencia oficial del Papa, en la Ciudad del Vaticano.

El genio pintor, poeta y escultor Miguel Ángel pintó: ‘La Creación de Adán’ dentro de su contexto narrativo más amplio durante cuatro años, y al hacerlo, ejemplificó la disposición artística renacentista del siglo XVI. La colección de Miguel Ángel presentaba historias bíblicas y se centraba en el Libro del Génesis.

Separación de la luz de las tinieblas' de Miguel Ángel, c.1512 (Foto: Wikipedia)
Separación de la luz de las tinieblas’ de Miguel Ángel, c.1512 (Foto: Wikipedia)

Por encargo del Papa Julio II, Miguel Ángel dedicó los cuatro años entre 1508 y 1512 a pintar el techo de la Capilla Sixtina. A lo largo del centro del techo hay nueve escenas, o “frescos”, cada uno de los cuales representa una historia del libro del Génesis. Las historias, en orden cronológico, se cuentan de la siguiente manera:

  • Separación de la luz de las tinieblas
  • Creación del sol, la luna y los planetas
  • Separación de la tierra del mar
  • Creación de Adán
  • Creación de Eva
  • Pecado Original y Destierro del Jardín del Edén
  • El sacrificio de Noé
  • El diluvio
  • La embriaguez de Noé

El ingenio único de estas nueve pinturas se debe al hecho de que Miguel Ángel invirtió intencionadamente su orden, comenzando con “La embriaguez de Noé” y terminando con “Separación de la luz de la oscuridad”.

Algunos estudiosos han interpretado la intención de Miguel Ángel como un deseo de retratar a la humanidad volviendo a sus orígenes, partiendo del mundo material, y forjando una ruta de regreso a la pureza del mundo espiritual.

El techo abovedado de la Capilla Sixtina que representa nueve escenas del Libro del Génesis. (Foto: Wikipedia)
El techo abovedado de la Capilla Sixtina que representa nueve escenas del Libro del Génesis. (Foto: Wikipedia)

Alrededor de estos nueve frescos hay una colección de 12 pinturas de diferentes profetas, que predijeron la aparición de Jesús a lo largo de la historia. Las pinturas ilustran cuatro historias bíblicas sobre Moisés, Ester, David y Judit, cuatro figuras significativas que aparecieron en la genealogía de Jesús. Una serie de dinámicos atletas narrativos adornan las pinturas y atan los frescos juntos.

Además de las pinturas en el techo de la Capilla Sixtina, sería negligente excluir “El Juicio Final” de Miguel Ángel, que cubre el muro del altar de la capilla. Esta obra maestra independiente ilustra el día del juicio final, o el fin de los tiempos, cuando se dice que los dioses descienden y juzgan a todos los ciudadanos del mundo.

Bajo la profecía del día del juicio final, la “gente buena” ascenderá al cielo y la “gente mala” caerá en el infierno. En el centro del cuadro, Jesús aparece, levantando las manos como para hacer el juicio final sobre todas las almas corruptas.

‘El Juicio Final’ se pintó entre 1536 y 1541. El fresco mide 13,7 metros de alto y 12 metros de ancho. Se considera, junto con el techo de la capilla, uno de los logros artísticos más impresionantes de Miguel Ángel.

'El Juicio Final' de Miguel Ángel. (Foto: Wikipedia)
‘El Juicio Final’ de Miguel Ángel. (Foto: Wikipedia)

Otras pinturas en las paredes de la capilla incluyen las obras de famosos artistas históricos como Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Pietro Perugino y Raphael. Ellos, de manera similar, representan narrativas bíblicas seminales.

La Capilla Sixtina (Foto: Wikipedia)
La Capilla Sixtina (Foto: Wikipedia)

La Capilla Sixtina exhibe la más impresionante colección de arte renacentista por excelencia, y también ilustra la rica y fascinante relación entre el arte y las creencias religiosas occidentales.

Entre 1980 y 1999, una iniciativa de restauración masiva tuvo lugar después de que el humo de las velas quemadas en el interior de la capilla causara daños a la obra de arte. Hoy en día, el color de las pinturas ha sido restaurado en gran parte, pero algunos detalles más intrincados – como sombras o bandas de color llamativas – se perdieron.

Sin embargo, cinco millones de turistas visitan la Capilla Sixtina cada año. La Capilla Sixtina y la impresionante colección de obras de arte renacentistas de su interior es una verdadera y preciosa obra maestra antropológica.

Por Louise Bevan.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbase!

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados