“Cang Jie inventó los caracteres, y fue así que granos de mijo cayeron desde el Cielo y los espíritus malignos lloraron durante toda la noche”. Así transmiten los chinos la historia legendaria de la invención de los caracteres chinos por parte del antiguo sabio Cang Jie, hace unos 4.000 años.

El autor y artista Yanyuan Zhang explicó durante la dinastía Tang (618-907) la historia de Cang Jie y su creación: “Los Cielos ya no pueden guardar sus secretos ante los seres humanos. Al aprender los caracteres, los humanos podrán reconocer los secretos celestiales. Ese grandioso acto de providencia es similar a que los granos de mijo caigan del Cielo”.

Los caracteres chinos generalmente se consideran como la perla en la corona de la cultura china. Aún hoy se puede rastrear en los caracteres chinos la antigua filosofía de “unidad entre el Cielo y los humanos”, las enseñanzas del I-Ching, los cinco elementos y el Yin-Yang daoísta. Historiadores y filósofos chinos también creen que los caracteres chinos cargan una extensa información sobre los Cielos, la Tierra, los humanos, los eventos y los objetos, y que estas conexiones se pueden apreciar mediante la combinación de los caracteres. Ese es también el fundamento de la aparición de la adivinación basada en caracteres que surgió en la antigua China.

“Los caracteres chinos cargan una extensa información sobre los Cielos, la Tierra, los humanos, los eventos y los objetos”.

La cultura tradicional china tiene como cimiento el respeto por el mandato del Cielo. Ya que muchas creencias antiguas, filosofías y escrituras del Budismo, Daoísmo y Confucianismo se han registrado, interpretado y transmitido de generación en generación a través del lenguaje chino escrito, las connotaciones de los caracteres chinos se expandieron aun más a través de la historia china.

Por consiguiente, las conexiones entre los caracteres y las filosofías tradicionales son muy intrincadas, ya que muchos caracteres reflejan tales ideologías y encarnan la esencia de cinco mil años de civilización. La forma y pronunciación de cada caracter, las combinaciones, así como los refranes, todos expresan profundos significados culturales.

En chino, los caracteres se llaman Wen Zi (文字). El sentido original de Wen es ‘imagen’ o ‘símbolo’, mientras que Zi significa una combinación de imágenes con una correspondencia fonética. Wen implica pictogramas simples y pictogramas descriptivos abstractos que componen la raíz o el radical de la palabra; mientras que Zi significa una combinación de radicales, de los cuales algunos de ellos indican la pronunciación.

“La forma y pronunciación de cada caracter, las combinaciones, así como los refranes, todos expresan profundos significados culturales”.

Pero todas estas estructuras y connotaciones profundas de los caracteres tradicionales sufrieron un gran daño durante la campaña de simplificación que realizó el Partido Comunista Chino en los 1950’s y 1960’s. Muchos caracteres fueron simplificados y se les removió los radicales relacionados con los conceptos y creencias tradicionales. Este cambio por parte del Partido Comunista fue tan agresivo que tanto eruditos como artistas y funcionarios reconocidos manifestaron su opinión contraria a la simplificación; entre ellos estaban Chen Mengjia, Zhang Bojun y Luo Longji, que, como consecuencia, fueron etiquetados como “derechistas”. Quienes se manifestaron en contra, en su mayoría fueron enviados a campos de trabajo forzado y perseguidos hasta la muerte. Muchos consideran esta simplificación de la escritura china como parte del “complot comunista” para eliminar los valores y la cultura tradicionales de China.

Uno de los ejemplos más claros de lo que implicó está simplificación de los caracteres en cuanto a la pérdida de sus raíces en la cultura tradicional china es el carácter sing, que significa ‘santo’. El ideograma tradicional (聖) está compuesto de tres radicales: en la parte superior está el radical que significa oreja (耳) y el que significa boca (口). En la parte inferior está el radical que significa rey (王). Se puede interpretar, entonces, que un santo es rey de sus oídos y de su boca, es decir, los domina.

Este concepto está arraigado en la cultura tradicional china, que le da gran importancia al autodominio, a la ‘cultivación del habla’ y a conceptos como decoro, honestidad y cortesía. Significa que un santo debe poder escuchar para poder distinguir lo correcto de lo incorrecto, y debe ser elocuente para poder difundir el Dao y responder las preguntas de sus discípulos.

“Muchos consideran esta simplificación de la escritura china como parte del “complot comunista” para eliminar los valores y la cultura tradicionales de China”.

Pero si observamos la versión simplificada del caracter  (圣), vemos que se perdió todo ese significado y esa conexión con lo tradicional. En este caso, se observa el radical que significa ‘nuevamente’ (又) sobre el que significa ‘tierra’ o ‘barro’ (土); “otra vez barro” es lo que connota. No solo no se relaciona con las ideas tradicionales chinas, sino que lo degrada a algo sucio y bajo.

A continuación, presentamos algunos otros ejemplos para ilustrar la diferencia entre los caracteres tradicionales y los simplificados. Primero, mostramos la versión tradicional, y entre paréntesis, la simplificada.

滅 (灭) significa apagar o extinguir, y se pronuncia “mie”. El caracter tradicional consiste de ‘agua’ y ‘momento’ u ‘oportunidad’. De acuerdo con la teoría de los cinco elementos, el momento en que el fuego está más débil se llama 戌 o 烕, y es ahí cuando el agua extingue completamente al fuego. Este significado se perdió en la versión simplificada del carácter.

愛 (爱) significa amor y se pronuncia “ai”. En este caso no hay tanta diferencia en la forma de los caracteres, pero sí en el significado. La versión tradicional incluye un corazón en el centro del caracter (心). Pero en la versión simplificada, el amor no incumbe al corazón.

親 (亲) significa cercano o íntimo, y se pronuncia “qin”. La versión simplificada removió la parte derecha del carácter, 見, que significa ver y contemplar. Si dos personas tienen una relación cercana, de seguro querrán verse. Pero este significado ya no aparece en la versión simplificada.

東 (东) significa el signo cardinal Este y se pronuncia “dong”. El sol (日) en el centro se eleva por detrás de un árbol (木), lo que indica la dirección Este, por donde sale el sol. Este caracter tradicional está muy relacionado con la naturaleza. Es muy difícil captar el significado en la forma simplificada, que no incluye el sol.

葉(叶) significa hoja y se pronuncia “ye”. El caracter tradicional consiste de los radicales que significan pasto y pedazos finos de árbol, mientras que el caracter simplificado no tiene ninguna relación con el significado original.

A simple vista, la reforma hace que los caracteres parezcan más fáciles de escribir y aprender, pero como en la versión simplificada los caracteres son más parecidos entre sí, eso provoca que sean más fáciles de confundir. Por otro lado, el hecho de que no guarden relación con su significado original provoca que al no haber una lógica detrás de los trazos, en definitiva sean más difíciles de memorizar; y –lo más importante– que al no tener una conexión con la cultura tradicional, ya no se tenga acceso a los secretos celestiales que Cang Jie nos quiso compartir.

El espíritu perdido en la simplificación de los caracteres chinos
Califique esta publicación
Share
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds