(Redacción Bles) En la vida diaria se puede ver como la lluvia se desborda con ímpetu llegando a inundar lugares y provocar desastres de algún tipo.

Fenómenos como el granizo o los tornados suelen venir acompañados por intensas lluvias, algunas veces en magnitudes que ni se esperaban.

En otras ocasiones, no tan recurrentes, se escucha hablar de otro tipo de lluvia que desborda, no los cauces, sino las expectativas de la gente.

Este tipo de lluvia, más reconocida como lluvia de animales, se ha visto documentada en diferentes partes del mundo de manera muy esporádica.

Es tan poco recurrente que muchas personas desconocen dicho fenómeno y solo piensan en él como un chiste de antaño.

Por el contrario, los pocos individuos que han presenciado tal acontecimiento dan credibilidad al asunto, relatando su experiencia en los medios.

Relatos históricos 

Remontándonos a la antigüedad podemos encontrar relatos de este tipo de lluvia en papiros del antiguo Egipto describiendo la caída de peces y pájaros desde el cielo.

Caricatura humorística inglesa del siglo XIX, donde llueven perros y gatos. – Wikipedia

Del mismo modo, la Biblia menciona variados acontecimientos de este tipo entre los que se encuentra la lluvia de ranas.

En la Edad Media, dentro de algunas regiones donde se presentó la inusual lluvia, se pensaba que los peces nacían ya adultos en los cielos y posteriormente caían al mar.

Recientemente se han presentado varios eventos en los que se relata que animales llueven desde el cielo.

Grabado de O. Magnus, de 1555, representando una lluvia de peces.

Hay lluvias que traen consigo peces, otras veces traen arañas, ranas y gambas. En 2007 llovieron arañas en Argentina y cada año suele ocurrir una lluvia de peces en una ciudad de Honduras llamada Yoro.

¿Qué dice la ciencia?

Datos compartidos por la revista Muy Interesante muestran cómo este inusual evento tiene su explicación científica. Resulta que las trombas marinas arremolinan las especies que se encuentran en el suelo o en ríos, las elevan hacia lo alto transportándolas grandes distancias y las dejan caer en puntos concentrados.

Los tornados también pueden producir las condiciones para que los animales se eleven y finalmente terminen cayendo en zonas alejadas.

Si bien la caída de animales desde los cielos tiene su explicación racional, muchas personas pueden sacar conclusiones radicales al observar cómo un grupo de peces, arañas o sapos caen desde el firmamento. Hay algunos que incluso piensan que se caen desde otra dimensión, al abrirse una suerte de portal.

Más allá de las teorías, en muchos lugares donde se presentó la caída de peces, los testigos supieron sacar provecho de la situación de una manera más práctica, refrigerando dichos animales para hacer una cena “como caída del cielo”.

Share
Categorías: Cultura

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds