Imágenes extraordinarias de lo que se encontró dentro de un diente de 2,500 años perteneciente al Buda histórico están circulando en la red. Lo que es absolutamente fascinante de este diente son las “sarira”, pequeñas reliquias en forma de perla, incrustadas en su interior, que son sustancias más duras que el diamante. Su vista magnificada por 1,000 veces es probable que te quite el aliento.

La estructura de madera de varias plantas que es la más antigua y más alta del mundo, llamada “gett”, que fue construida en 1056 en el condado de Ying, provincia de Shanxi, en China, ha resistido la prueba del tiempo.

A lo largo de los siglos, la pagoda construida enteramente de madera y a la manera tradicional sin clavos, ha resistido numerosos terremotos, batallas y relámpagos, pero sigue en pie hasta hoy, lo que es bastante extraño dado el número de estructuras circundantes que han perecido por completo a lo largo de los siglos. Algunos han atribuido su permanencia a las reliquias misteriosas y sagradas que resguarda.

©Getty Images | Liu Liqun
©Getty Images | Liu Liqun.

En 1974, cuando la pagoda de 67.31 metros de altura sufrió reparaciones, un hallazgo inusual indicó la posible razón de su construcción y el nombre de esta antigua estructura.
Dos dientes pertenecientes al Buda Shakyamuni, que caminó sobre la tierra hace unos 2,500 años, fueron descubiertos en su interior. En todo el mundo solo se conocen siete dientes de Buda.

©Aboluowang
©Aboluowang.

Dado que la “Revolución Cultural” de Mao Zedong (1966-1976) causó la destrucción de muchos tesoros invaluables, es más que un golpe de suerte que estos dientes de Buda no fueran confiscados.

Respecto a los dos dientes enviados a un laboratorio dirigido por el socio global de la American Gem Society en Amberes, Bélgica, un equipo de expertos concluyó que la materia encontrada incrustada en uno de los dientes no era de esta Tierra.

Tal materia surreal se conoce como “sarira” y suele encontrarse en las cenizas de los maestros espirituales budistas ya que no se pueden destruir en un horno de cremación. Estas sustancias lustrosas se han encontrado en numerosos colores y pueden parecerse a perlas o guijarros de vidrio brillante.

©Aboluowang
©Aboluowang.

El Dr. Gao Bin, del equipo de expertos que analizó los dientes de Buda, primero colocó la reliquia debajo del agua antes de intentar escribir con un lápiz sobre su superficie. Después descubrió que la reliquia no tenía rastros de marcas de lápiz.
Luego el Dr. Gao sumergió el lápiz en tinta y procedió a trazar líneas sobre la reliquia. Cuando lo observó bajo un microscopio, vio que las líneas de tinta habían revelado muchas pequeñas perlas cultivadas esféricas.

Después de magnificar la sarira 1,000 veces usando un microscopio electrónico, lo observado se asemeja a cinco budas sentados, 4 de ellos rodean a un Buda más grande que yace en medio.

©Aboluowang
©Aboluowang.

Como si eso no fuera lo suficientemente misterioso, aquí es donde las pruebas de laboratorio revelaron algunos hallazgos inusuales.
Aunque el diente ha sido fechado hace 2,500 años, se ha determinado que los numerosos sarira incrustados en el diente tienen 3,000 millones de años.

Se utilizó un medidor de conductividad térmica para probar la sarira, con resultados que muestran una conductividad térmica extraordinaria de 1,000 ~ 2,600 W/mK.

Para intentar poner eso en perspectiva, se ha comprobado que el diamante tiene la conductividad térmica más alta de 1,000 W/mK a temperaturas que superan los 100K. Las sariras encontrada en el diente de Buda tienen una conductividad térmica mayor que el diamante.

También se realizó una prueba de presión de 2,000 t para analizar la susceptibilidad de las sariras a la grafitación en la reliquia, que consiste en observar cualquier degradación en la microestructura del material: la sarira probada permaneció completamente intacta.

El equipo de expertos confirmó que estas sarira son el material más duro encontrado en la Tierra, lo que hace que los comentaristas digan que son “indestructibles”. Extrañamente, la materia de otro mundo que compone la sarira no se puede encontrar en la Tierra ni es un material que los humanos puedan producir usando equipos modernos.

“El contenido de carbono inorgánico en la composición química del diamante es del 99.98 por ciento, y esta es la única sustancia que se compone de un solo elemento de los diversos minerales en la naturaleza”, explicó el Dr. Gao.
Agregó que hay decenas de millones de tipos de cristalinas naturales y artificiales, pero se pueden dividir en siete categorías, una de las cuales es el sistema de cristales hexagonales, al que pertenece la sarira.

Hace más de 50 años una nueva forma de diamante con una estructura hexagonal -más tarde llamada lonsdaleita por la cristalógrafa Dame Kathleen Lonsdale- fue descubierta en una roca espacial que se estrelló en el norte de Arizona.

A través de una serie de pruebas, el Dr. Gao descubrió que la estructura de la sarira que se encuentra en el diente del Buda puede ser similar a la de la lonsdaleita, pero que aún no se ha verificado y requerirá más pruebas.

Las sarira fueron sometidas a un examen más exhaustivo, incluida una prueba de infrarrojos, que confirmó que no fueron hechas por el hombre. Se determinó que la composición de las sariras es 98.07 por ciento de carbono, y el resto contiene azufre, zinc, antimonio y telurio.

Después del examen, el Dr. Gao no pudo evitar exclamar: “¡Es demasiado increíble! ¡Increíble!”, según informa el sitio web taiwanés Aboluowang.

“¡Estas reliquias son tesoros inestimables!”, dijo el experto.

Cuando se le solicitó una evaluación sobre su valor monetario, el Dr. Gao afirmó que no hay forma de ponerle precio a un tesoro tan valioso. Mencionó que si realmente se tuviera que agregar una indicación de precio, cada sarira esférica individual podría alcanzar US $ 25 millones.

Fuente: lagranepoca.com.

Share
Categorías: Cultura

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds