Compartir

Unos asesinos le dispararon a mi abuelo tres veces y luego, cuando estaba cerca de la muerte, le cortaron la cabeza.

Luego, clavaron un gancho de hierro en su pecho y arrastraron su cuerpo por el suelo unos 100 metros antes de arrojarlo a un agujero que se le habían cavado.

Después del asesinato, confiscaron todas las tierras y pertenencias de mi familia y no nos dejaron nada, ni siquiera un plato de arroz.

Esto ocurrió en 1954 en Vietnam, cuando solo tenía 3 años.

Mi abuelo era terrateniente y tenía un negocio exitoso en la industria de la salsa de pescado. Era un hombre amable y honesto que siempre trataba a los demás con generosidad, incluidos sus empleados y sus familiares. Sin embargo, fue denunciado y asesinado con tanta crueldad simplemente por ser un terrateniente, una víctima de la llamada “reforma agraria” que ocurrió en Vietnam del Norte de 1953 a 1956.

El abuelo de la autora fue asesinado por ser terrateniente durante la llamada “reforma agraria” que ocurrió en Vietnam del Norte de 1953 a 1956.

Después de que mi madre me contara la trágica historia de cómo murió mi abuelo, la horrible imagen de su violento asesinato me persiguió durante décadas.

El dolor y el sufrimiento de mi familia continuaron mucho después de la muerte de mi abuelo, ya que las personas de nuestra comunidad nos trataron con frialdad y básicamente nos rechazaron. Vivíamos en la pobreza y mis años de desarrollo estuvieron llenos de dolor y miseria. Más tarde, varias enfermedades comenzaron a plagarme.

Pero cuando tenía 61 años, el cielo finalmente me sonrió al traerme un gran regalo que me llevó a un camino de salud y felicidad.

La autora a los 66 años, en 2017.

Estoy agradecida de haber podido vivir una vida plena y libre de enfermedades durante los últimos cinco años, y creo que la forma de lograrlo debe compartirse con la mayor cantidad de gente posible. Al contar mi historia, espero que aquellos que la lean también tengan la oportunidad de beneficiarse de este regalo que ha mejorado mi vida de maneras inimaginables.

La pérdida de mi padre

Después de la horrenda pérdida de mi abuelo, mi madre me enseñó a ser una buena estudiante para poder escapar de nuestras angustiosas circunstancias.

No esperaba que la tragedia pronto atacara nuevamente. Mi padre murió de envenenamiento cuando yo tenía 10 años, dejando sola a mi madre para criarme a mí y a mi hermana menor. Pero ella perseveró, trabajando con sus manos hasta quedar en los huesos para ganarse la vida y apoyarnos.

Estaba decidida a seguir su consejo de poder construir un futuro mejor para todos nosotros. Durante la escuela secundaria, me despertaba a las 3 a.m. todas las mañanas para llegar a la escuela a tiempo. La ida y el regreso eran de 25 kilómetros, y caminaba descalza porque no teníamos dinero para comprar zapatos.

Durante la escuela secundaria, la autora se despertaba a las 3 a.m. todas las mañanas para caminar 25 kilómetros hasta la escuela. Su familia era pobre y tenía que caminar descalza, incluso en invierno.

En invierno, había días en que el clima era extremadamente frío. Me congelaba hasta el fondo, pero eso no me impidió ir caminando a la escuela, no podía olvidar que mi madre también se había quedado sin zapatos mientras trabajaba y se limitaba a cuidarnos.

Bloqueada de la universidad

En mi último año de escuela secundaria, mi madre logró alquilar una habitación para mí en una casa más cercana a la escuela. Esto redujo a la mitad la distancia que tenía que caminar todos los días, de 25 a 12 kilómetros.

Los dueños de la casa también me proporcionaron comidas diarias, y comía la misma comida que ellos comían. Eran tan pobres que, algunos días, nuestra comida consistía solo en polvo grueso quemado de arroz tostado, y tenía que beber agua para evitar ahogarme.

Después de trabajar duro para lograr buenas calificaciones en la escuela secundaria, a pesar de las muy difíciles condiciones de vida, la autora quedó devastada cuando su solicitud de ingreso a la universidad fue rechazada porque su abuelo era terrateniente.

A pesar de las duras condiciones de vida, me destaqué en mis estudios y me gradué con el segundo mejor promedio de calificaciones en mi provincia. Sin embargo, mi sueño de asistir a la universidad se desvaneció cuando me informaron que no sería aceptada porque era nieta de un terrateniente.

Todas mis esperanzas se derrumbaron, y estaba demasiado devastada para siquiera ver a mis amigos. No tuve más remedio que reprimir mis sentimientos e ir en una dirección diferente. Para ganarme la vida, me inscribí en la formación docente y me convertí en profesora de secundaria.

Perdiendo a mi madre

La tragedia volvió a ocurrir cuando mi madre enfermó y falleció. Ella se volvió a casar a los 40 años y luego murió solo 10 meses después de dar a luz a mi medio hermano.

Lo más lamentable y desgarrador de todo fue que no pude cuidarla mientras estaba enferma, e incluso no tuve oportunidad de verla por última vez antes de morir.

Tenía 23 años en ese momento, era una joven maestra casada por un poco más de un año. De repente, la responsabilidad recayó en mí para apoyar a mi hermana de 18 años y criar a mi hermano pequeño.

Plagada de enfermedades

Tal vez fue debido a la pobreza en que vivía y a las heridas mentales del pasado que la enfermedad finalmente comenzó a manifestarse en mi cuerpo. Esto empezó poco después de cumplir 50 años, en 2001.

La autora en el año 2000, a los 49 años, antes del inicio de múltiples enfermedades.

Unos años más tarde, en 2005, varias enfermedades comenzaron a afectarme a la vez, incluyendo artritis, problemas cardíacos con dolor severo en el pecho, problemas estomacales e insomnio. Tenía que tomar cinco tipos de medicamentos a diario y apenas pasaba un mes sin tener que ir al hospital. La carga de la deuda de nuestra familia aumentó y más enfermedades golpearon, sin ningún alivio a la vista.

Luego, más tarde ese año, supe que mi hija de 24 años tenía una enfermedad grave. Fue un golpe particularmente devastador que empeoró mi sufrimiento.

Me di cuenta de que la pobreza no era lo más aterrador, sino más bien un tormento emocional. Habiendo experimentado ambos, mi dolor y mi desesperación se acumularon hasta llegar a ser tan altos como una montaña.

En medio de innumerables lágrimas y noches sin dormir, a menudo quería morir para escapar de mi miseria. Sin embargo, no estaba destinada a morir. Incluso en dos ocasiones casi me alcanzó un automóvil que se acercaba, pero en ambas situaciones el conductor se detuvo a tiempo.

Un rayo de esperanza

No fue hasta más de una década después de vivir con mis muchas enfermedades que se abrió una puerta que me ofreció la promesa de un nuevo y brillante camino a seguir. Solo necesitaba decidir caminarlo.

En 2012, un viejo amigo me habló de una práctica que ayudaba a las personas a adquirir una mente y un cuerpo sanos, así como a mejorar sus valores morales. Al principio solo lo escuché, pero no le creí, pensando que era demasiado bueno para ser verdad.

Lo que me dijo me pareció demasiado milagroso. Se trataba de una disciplina espiritual tradicional china de la antigüedad llamada Falun Gong, o también llamado Falun Dafa, que consiste en meditación, ejercicios de qigong y enseñanzas centradas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

“No fue hasta más de una década después del comienzo de mis muchas enfermedades que se abrió una puerta que me ofrecía la promesa de un nuevo y brillante camino. Solo necesitaba decidir caminarlo “.

Me contó cómo alguien de su aldea que estaba paralizado pudo levantarse y caminar después de leer Zhuan Falun, el principal libro de enseñanzas de Falun Dafa. Luego hubo un paciente cuyo cáncer desapareció, y así sucesivamente. Pero no es que esta práctica se centrara en tratar la enfermedad, dijo, y explicó que la clave era mejorar el carácter moral siguiendo las enseñanzas, lo que a su vez lleva a que se resuelvan muchos problemas.

Al final, su seriedad me convenció para darle una oportunidad a Falun Dafa. Y esa fue de hecho la primera vez en mi vida que experimenté buena fortuna.

La autora haciendo la meditación sentada de Falun Dafa en 2017, a los 66 años.

Hubo grandes cambios tanto en mi mente como en mi cuerpo después de comenzar a seguir los principios enseñados en Zhuan Falun y hacer los ejercicios y la meditación de Falun Dafa. El libro resolvió todas las preguntas que tenía sobre mi vida y todas las pruebas y tribulaciones por las que había pasado. Mis lágrimas amargas y el resentimiento en mi corazón se desvanecieron, junto con mi odio por aquellos que nos habían perjudicado a mí y a mi familia. Y dejé de pensar en la muerte todas las noches.

Además, las enfermedades que me habían estado haciendo tan miserable desaparecieron también. Ya no sufría de dolores en el pecho, y la artritis, la enfermedad estomacal y el insomnio también desaparecieron.

Fe en la bondad

Recientemente tuve la oportunidad de regresar a mi ciudad natal y visitar mi antigua escuela secundaria, así como la escuela secundaria donde enseñé durante mis últimos años como maestra antes de la jubilación.

Les dije a mis viejos colegas y amigos sobre cómo Falun Dafa transformó mi vida, y todos estaban felices por mí. También me sentí feliz por ellos, porque muchos de ellos querían aprender la práctica y experimentar su bondad por sí mismos.

“Estoy agradecida de que el destino de mi vida incluya practicar Falun Dafa, lo que me permitió recuperarme de la enfermedad y finalmente vivir una vida pacífica y satisfactoria”.

He disfrutado cinco años sin problemas de salud y he llegado a comprender muchas cosas sobre la vida que antes no conocía. Estoy agradecida de que el destino de mi vida incluyera practicar Falun Dafa, lo que me permitió recuperarme de la enfermedad y finalmente vivir una vida pacífica y plena.

Mi deseo para los demás es que no se limiten al conocimiento que han adquirido, sino que estén abiertos a nuevos descubrimientos. Espero que otros tengan fe en la bondad inherente a los valores tradicionales que han guiado a las personas desde la antigüedad. Una vez que me embarqué en mi camino guiado por la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia, fue cuando mi vida entró en una nueva fase y me condujo hacia el brillante futuro que me esperaba.

Pham Thi Lan vive en Vietnam.

*Nota del editor:

Falun Dafa es una práctica de cultivación de mente y cuerpo que enseña Verdad, Benevolencia, Tolerancia como una forma de mejorar la salud y el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual.

Para obtener más información sobre la práctica o descargar “Zhuan Falun”, visite: http://es.falundafa.org/. Todos los libros, música de ejercicio, recursos e instrucciones están disponibles de forma completamente gratuita.

A través de La Gran Época.

Después de años de dolor y sufrimiento, maestra jubilada encontró su camino hacia una vida renovada
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: Cultura Historias de vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds