Según la medicina tradicional china, existe una estrecha relación entre comer alimentos nutritivos y encontrar el equilibrio entre el yin y el yang. Lo que comamos va a crear o eliminar bloqueos en nuestros canales de energía, así como también cambiará nuestro qi (energía) y la circulación sanguínea.

Durante la temporada de invierno, es esencial comer alimentos nutritivos y “cálidos” para mantenerse saludable, con el sistema inmunológico fuerte.

“Suplementa el cuerpo cuando está débil; calienta el cuerpo cuando está frío”. Este es un principio importante en la medicina tradicional china. En invierno, cuando hace frío, la clave de una buena alimentación es seguir el curso de la naturaleza –comer bien según la temporada– y prestar atención a cultivar la energía “yang” en el cuerpo.

Hay que comer más alimentos que sean “cálidos” o “calientes” en su naturaleza energética, especialmente el tipo de alimentos que pueden fortalecer la energía del riñón. Este tipo de ayuda alimentaria mejora la capacidad del cuerpo para resistir el frío.

Se pueden encontrar alimentos yang en granos como el trigo o una variedad de cereales integrales, soja, legumbres y vegetales como la cebolla, ajo, nabos o coliflor.

Las sopas calientes y los frutos secos también ayudan a calentar el centro del cuerpo y nos mantienen bien alimentados.

Evite los alimentos crudos durante el invierno tanto como sea posible, ya que tienden a enfriar el cuerpo.

Los alimentos altos en proteínas y fibra también ayudan a mantener caliente el cuerpo. Una de mis fuentes preferidas de proteínas en el invierno es el pato. A la carne de pato es bueno acompañarla con jengibre, para ayudar a la digestión. El pollo también es bueno; es “cálido” y energético, rico en proteínas, y sus nutrientes ayudan a prevenir los resfriados.

Imagen ilustrativa

Evitar los alimentos “fríos”

De acuerdo con la teoría china de las energías de las comidas, hay cinco diferentes categorías de alimentos: caliente, tibio, fresco, frío y neutral.

Cuando el tiempo empieza a cambiar y comienza a hacer frío en el otoño, no hay que comer melón, sandía, melón verde ni pepino. Como son “fríos ” por naturaleza, comer melones en el invierno puede causar diarrea.

Comer de acuerdo a las estaciones del año es especialmente importante para las personas mayores, ya que el funcionamiento de sus órganos es más débil, y tienden a tener un estómago frío.

Mi primera sugerencia de frutas de invierno es la pera. La pera hidrata, puede aliviar la tos, la piel seca y la picazón.

La manzana es otra de mis frutas favoritas para el invierno. Tanto las manzanas como las peras, de hecho, son de naturaleza “neutral”, así que, aunque tengan beneficios específicos para el invierno, se pueden comer en cualquier estación.

Fuente: Ellen Wang, consejera certificada en salud integral del instituto ‘Tao Institute of Mind; Body Medicine’, de Estados Unidos, dirigido por el Dr. Jingduan Yang.

Share
Categorías: Cultura Legado divino Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds