La vida de una persona es muy similar a la de una sinfonía musical. Uno tiende a experimentar notas bajas y altas, el tempo rápido y el tempo lento, de vez en cuando. La gente tiende a parecer feliz y contenta en la superficie, pero en realidad, puede haber cicatrices profundas ocultas durante toda la vida. Esta es la historia de un coronel de 80 años, que sufrió una cantidad infinita de dolor, solo para encontrar un camino que lo cambió y puso fin a su sufrimiento.

El Colonel Tran Xuan Thong y su esposa posando felices luego que su vida cambió. (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong y su esposa posando felices luego que su vida cambió. (Crédito: DKN.tv)

El coronel Tran Xuan Thong, nació en el pueblo de Ha Tinh, Vietnam. Esta provincia es bien conocida por su paisaje árido en un área asolada por la pobreza. También es un lugar donde los grandes héroes libraron batallas y se sacrificaron por el país.

Tran no tuvo una infancia fácil. Perdió a su padre a la edad de 5 años, y a su madre a la edad de 13. Como no pudo pagar la educación universitaria, solo terminó la escuela secundaria. En una entrevista con DKN.tv, mencionó: “Mis hermanos cuidaron de mí y arreglaron mi matrimonio cuando yo tenía 17 años. No tenía ni idea de cómo deletrear la palabra “amor”, pero me vi obligado a aceptar porque no tenía otra opción”.

El 29 de marzo de 1959, Tran se unió al ejército. Estaba en la unidad de combate, E101 F325, zona militar 4 y era estajanovista. Pero luego se mudó a una unidad de combate voluntaria en la Zona Militar 4 para luchar en la batalla de Xieng Khouang en la Llanura de las Jarras. Con su extraordinaria dedicación, fue recompensado por sus logros y así fue enviado a la Escuela de Artillería de Campo del Ejército.

Para el tercer año, Tran había terminado su educación básica y la capacitación para oficial. Así fue promovido al puesto de teniente subalterno, y se le asignó el deber en la Zona Militar 4. Recuerda que el campo de batalla en el Norte fue horrible y desastroso, mientras que el Sur tenía varias operaciones de las que ocuparse.

“No me permitieron ver a mi esposa e hijo ni por un momento. Nos quedamos en una casa de huéspedes militar en Vinh antes de que surgiera una nueva misión. Le envié un telegrama a mi esposa para que se reuniera conmigo en el centro, y pudimos reunirnos por un día. Luego, volví a la guerra y no sabía si volvería”, dijo Tran.

Estar en la guerra no es fácil, ya que implica una gran cantidad de sacrificio y nunca puedes estar seguro si volverás a casa. Pero, la esposa de Thong era fuerte, leal y esperó a que él regresara. Ella también se hizo cargo y logró criar a sus dos hijos sola. Durante diez largos años, Tran se quedó en el campo de batalla, hasta que finalmente el país fue liberado.

Recordando los horrendos días, él dijo: “Fueron días difíciles en los que luchamos continuamente, fui el Jefe del Estado Mayor General E28, División 10, y la guerra terminó, pero mi vida como soldado continuó”.

El Coronel Tran Xuan Thong (en uniforme militar en la esquina derecho) y el General Do Ba Ty (Cuarto de la izquierda) en una reunión de Regimiento 28 – F10, del Cuerpo 3 Tay Nguyen el 15 de Octubre del 2011 (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong (en uniforme militar en la esquina derecho) y el General Do Ba Ty (Cuarto de la izquierda) en una reunión de Regimiento 28 – F10, del Cuerpo 3 Tay Nguyen el 15 de Octubre del 2011 (Crédito: DKN.tv)

Después de que la guerra terminó, Tran se convirtió en maestro en la Escuela del Ejército 2, y fue comandante de batallón a cargo de los estudiantes. Luego fue recompensado por el Ministerio de Defensa y se convirtió en Jefe Comandante. Luego se convirtió en jefe adjunto de entrenamiento.

Pero las cosas tomaron un giro inesperado, en 1989 la escuela dejó de funcionar. Él dijo: “Fue un año difícil para la gente de Vietnam. Postulé para trabajar como guardia de seguridad de la Saigón Liberada para ganar algunos centavos”. Pero, esa fue la primera vez en años que finalmente pudo reunirse con su familia.

El Coronel Tran Xuan Thong trabajando en la Escuela Militar 2. (Credit: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong trabajando en la Escuela Militar 2. (Credit: DKN.tv)

La calidez y la comodidad de una familia son muy diferentes a los tiempos espantosos en el campo de batalla. Aunque Tran y su esposa ya no eran jóvenes, todavía encontraron la felicidad y el verdadero amor entre ellos. Pero esta vez las cosas no fueron fáciles, ya que luchaban para sobrevivir a fin de mes. Con todo esto, trataron de encontrar consuelo en las pequeñas cosas de la vida.

“Incluso nos subimos a la montaña rusa en Dam Sen y disfrutamos de la vista de la ciudad de Ho Chi Minh desde arriba. Traté de compensar sus sacrificios y asegurarme de que ella sintiera mi amor. Sabía que era un momento difícil y que ella se merecía algo mucho mejor, pero yo no ganaba una fortuna. Vivimos una vida simple y ella nunca se quejó”, dijo.

El Coronel Tran Xuan Thong (a la izquierda) y el Teniente General Nguyen Quoc Thuoc (a la derecha) en la reunión militar del Regimiento 28 – F10 en el 45 aniversario del Establecimiento del Regimiento. (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong (a la izquierda) y el Teniente General Nguyen Quoc Thuoc (a la derecha) en la reunión militar del Regimiento 28 – F10 en el 45 aniversario del Establecimiento del Regimiento. (Crédito: DKN.tv)

En 2012, su vida dio un giro inesperado, la esposa de Tran tuvo un accidente cerebrovascular y perdió la mayor parte de su capacidad funcional, por lo que estuvo postrada en cama durante dos largos años. En ese período de tiempo, Tran se hizo cargo de la casa. Tampoco fue fácil para él, ya que su salud física comenzó a deteriorarse. Él agrega: “También soporté las consecuencias de la guerra: 3 años en el campo de batalla de Khe Sanh, Lang Vei, y 7 años en el campo de batalla de Tay Nguyen. También sufrí de hipertensión, osteoartritis de la columna vertebral y hernia de disco. Me aconsejaron someterme a una cirugía, pero mi probabilidad de recuperación total era de 50/50”.

Pero Tran, decidió no someterse a cirugía porque si la cirugía no tenía éxito, su esposa tendría que soportar las consecuencias. Él dijo: “La pobreza fue mi mejor amigo en la guerra, pero nunca esperé volver a verla cuando envejeciera. Tenía responsabilidades de las que ocuparme, y estaba atrapado en mis propios pensamientos de desesperación. Yo, un Coronel con gloriosos triunfos y una insignia del Partido de 50 años, estaba desesperado ante el sufrimiento diario que cargaba sobre mis hombros. Mis manos estaban completamente atadas ya que ni siquiera podía soportar el dolor que tenía. Estaba roto en pedazos. A menudo lloraba en silencio por la noche y trataba de ocultar las lágrimas de mi esposa. Sentí que incluso Dios se negaba a estar a mi lado, y que era yo contra el mundo”.

Ahogado por las preocupaciones, Tran de experimentó un giro inesperado en su vida. En septiembre del 2014, su hermana de la ciudad de Vinh lo llamó para hablar sobre temas familiares, pero sintió tristeza en su voz, y le sugirió una práctica llamada Falun Dafa. También mencionó que era muy popular en su ciudad, y agregó que las personas que lo siguieron tuvieron resultados espectaculares sin gastar un centavo. Ella insistió en que comenzara a leer el libro ‘Zhuan Falun’, y le envió una copia.

El Coronel Tran Xuan Thong practicando el 5to ejercicio de Falun Dafa. (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong practicando el 5to ejercicio de Falun Dafa. (Crédito: DKN.tv)

“En un momento de confusión y frustración, Zhuan Falun fue como un salvador. He leído tantos libros, pero nada se puede comparar con esta guía extraordinaria. Había cambiado mi punto de vista y me había enseñado “Tolerancia”, dijo Tran.

Él agrega: “La paciencia es la raíz de los actos amables y la clave del éxito. Puede convertir lo malo en bueno y traer paz al alma”.

Siguió el consejo de su hermana y leyó el libro todos los días. Cuanto más lo leía, descubría desde cosas simples sobre cómo lidiar con conflictos y argumentos, hasta cosas complejas, como el desarrollo del universo y la historia de la humanidad. Agregó, “Pasando página por página, me quedé atónito con cada palabra escrita y pensé: ‘Finalmente, he encontrado mi Verdad’”.

El Coronel Tran Xuan Thong y su esposa leyendo Zhuan Falun – el libro de Falun Dafa. (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong y su esposa leyendo Zhuan Falun – el libro de Falun Dafa. (Crédito: DKN.tv)

Vio una mejora considerable en un corto período de tiempo, ya que su capacidad funcional mejoró notablemente y pudo continuar con sus actividades diarias. Pero la mejora más asombrosa vino en la vida de su esposa ya que ahora podía caminar, cocinar, hacer las tareas domésticas y regar el jardín.

“Experimentamos y vivimos el mejor momento de nuestras vidas: mi esposa dejó de depender de la asistencia médica. Puede parecer normal, pero para nosotros fue un gran cambio positivo. No tuvimos que gastar una gran cantidad de dinero en medicamentos”, dijo Tran.

El Coronel Tran Xuan Thong y su esposa disfrutan una vida pacífica. (Crédito: DKN.tv)
El Coronel Tran Xuan Thong y su esposa disfrutan una vida pacífica. (Crédito: DKN.tv)

A la edad de 80 años, el coronel Tran Xuan Thong todavía está en buena forma. No se puede entender que este hombre delgado fuera una vez un soldado que había pasado más de la mitad de su vida en el campo de batalla defendiendo el país.

Este artículo está basado en una historia publicada en DKN.tv.

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación de auto-mejora basado en los principios universales de Verdad, Compasión y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en 114 países. Pero este sistema de meditación pacífica continúa siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información visita: falundafa.org y faluninfo.org.

A través de La Gran Época.

¡Este anciano de 80 años tuvo una milagrosa recuperación!
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Historias de vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds