Compartir

Durante el período de los Tres Reinos en China, Wang solía ser el profesor del príncipe y era también bueno enseñando a sus propios hijos. Estas son algunas de las enseñanzas que les dio a ellos y a otros jóvenes eruditos:

-Ayuda a quienes lo necesiten, respeta a los mayores, sé honesto con los amigos y no difundas chismes.
-No seas arrogante o avaro, ni te entregues a los placeres luego de obtener éxito; no tengas baja estima cuando las cosas no van bien.
-La paciencia y la modestia son importantes. Algunas plantas pueden crecer rápidamente pero no viven por mucho tiempo. Por el contrario, el pino y el cedro pueden crecer lentamente, pero viven por más de cientos de años.
-Examínate al encontrarte con críticas. Si cometes errores, acepta la crítica y corrígete. Si no hiciste nada malo, no hay nada que perder. En cualquier caso, no hay necesidad de quejarse o sentirse mal por ello.

Gracias a las enseñanzas de Wang, sus hijos y muchos de sus descendientes realizaron grandes contribuciones a la sociedad.

Si bien estas enseñanzas son milenarias, se pueden aplicar hoy en día. Algunos quizás piensen que están “pasadas de moda” pero es solo porque la moralidad se ha ido deslizando cada vez más. El 2019 puede ser un buen año para retornar a los valores tradicionales, y en definitiva, reencontrarnos con nosotros mismos.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Consejos para cosechar bendiciones, según la sabiduría milenaria
Califique esta publicación

Compartir

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds