“La energía del color púrpura proviene de oriente”, reza un antiguo proverbio oriental. De madre roja y padre azul, el color púrpura resulta en una exótica gama de luz que viste elegancia e insinúa misterio. Este punto medio entre la fogosidad brillante del rojo y el frío del azul, que llamamos simplemente `púrpura’, encierra en la cultura tradicional china un significado profundo. Tanto es así que incluso a la Ciudad Prohibida en Beijing —casa de los antiguos emperadores— se la llamó originalmente la “Ciudad prohibida púrpura”. En efecto, el púrpura en la cultura china tiene el rol exclusivo de identificar a los nobles y es un color de veneración.

Según la sabiduría antigua china, la energía de cada persona tiene un color. Esta energía forma un campo que se ve como un aura alrededor de la persona; hoy en día incluso se aplican métodos para tomar fotografías de dicho campo energético. El primer nivel es rojo; cuando el espíritu y el cuerpo se elevan, pasa a anaranjado, luego a amarillo y a verde. En total hay nueve colores: rojo, naranja, amarillo, verde, índigo, azul, púrpura, “con color” y “sin color”. Según los cultivadores espirituales antiguos, cuando una persona llega al “sin color”, ya ha completado su cultivación sobre la Tierra; su cuerpo consiste de una energía más elevada que parece “sin color” o transparente. La energía de color púrpura viene antes del “con color” y el “sin color”, y se dice es la manifestación de la energía que emana un santo o un dios.

En la dinastía Zhou (1050 a. C. a 256 a. C. aprox.), el señor Ling Yi Xi, guardián del portón Hangu —ubicado entre las ciudades de Henan y Jianzi— subió a la parte más alta de la ciudad para observar el paisaje. Miró al cielo hacia el este y vio una bola rodeada de nubes, envuelta en un halo de color púrpura, que se movía lentamente hacia el oeste. Entonces dijo: “Esta manifestación de energía púrpura significa la llegada de la suerte: un santo pasará por el lugar dentro de noventa días”. Apenas terminó de pronunciar esas palabras, se puso a limpiar un camino de 20 kilómetros para abrir paso a la llegada del iluminado.

Poco después, Lao Zi pasó por ese lugar, y Ling Yi Xi efectivamente lo vio pasar. Lao Zi, que aún no había transmitido el Dao al pueblo chino, sabía que Ling Yi Xi estaba predestinado a obtenerlo. Entonces Lao Zi se asentó en el lugar y le dictó a su nuevo discípulo las famosas cinco mil palabras que quedaron registradas en el libro “Dao De Jing”. Ling Yi Xi siguió las enseñanzas de Lao Zi, se cultivó y se convirtió en un inmortal.

La “energía púrpura que viene del oriente” se refiere precisamente a la energía sagrada que trajo Lao Zi. Hoy en día, esta frase se encuentra escrita en la recámara del emperador de la Ciudad Prohibida en Beijing. También se puede ver en muchos templos daoístas y aún más en los hogares de la población común. La gente cree que la energía púrpura representa la fortuna, la buena suerte y puede traer bendiciones.

En la antigua China, a la energía púrpura también se la consideró como la energía del emperador. Se dice que en la montaña púrpura “Zi Jin Shan”, de la ciudad de Nanjing, solía aparecer una energía lila y púrpura, pero cuando el emperador Qin Shi Huang escuchó este rumor después de unificar China, se puso muy celoso porque creyó que había otro emperador aparte de él, y ordenó que se abriera el río Huai He para inundar la montaña.

Además de representar la energía de un ser iluminado, de un dios o un emperador, se dice que el púrpura anuncia tesoros enterrados. Cuando se ve energía púrpura en un lugar, significa que hay un tesoro allí.

Imagen ilustrativa

El púrpura en la vestimenta

El color púrpura en la ropa representa el rango del noble. Durante el Periodo de Primavera y Otoño (722 a. C. y el 481 a. C.), el color púrpura era exclusivo para la vestimenta de los emperadores y los reyes. Después de la dinastía Han (206 a. C — 220 d. C.), los emperadores se adjudicaron tanto el púrpura como el rojo. En la dinastía Tang (618-907), el vestuario de color púrpura se reservaba para los nobles de alto rango, mientras que los trajes de color rojo eran para los funcionarios.

En la antigüedad existía un protocolo a la hora de elegir un color para vestir. Por ejemplo, tres niveles por debajo del emperador (en jerarquía), las familias de los emperadores y de los funcionarios podían usar el color lila, y cinco niveles abajo, el rojo. Este reglamento continuó hasta la dinastía Song (960 – 1279).

Imagen ilustrativa

Los daoístas tienen una predilección por el color púrpura, y las deidades de esa escuela visten de color púrpura. Hay un dibujo del artista Song y Yuan que escenifica una visita de Zhang Guo Lao —uno de los “ocho inmortales” de la cultura china— al emperador; allí se presenta a Zhang Guo Lao con una túnica daoísta de color púrpura, pues este es un color de alto honor y gran nobleza. Se dice que solamente los cultivadores del Dao que se elevan hasta un nivel alto visten de color púrpura.

La Ciudad Prohibida

El palacio del emperador de Beijing se llamaba “Ciudad prohibida púrpura”, ¿por qué? Porque en el periodo de las dinastías Qin y Han, el color púrpura representaba al Cielo. Por ejemplo, ‘el vasto púrpura’, ‘el universo púrpura’, ‘el oscuro universo púrpura’, ‘el vacío púrpura’, ‘la profundidad púrpura’, todas estas frases eran sinónimos de Cielo. A los hogares de las deidades se los refería como las ‘casas púrpuras’ o el ‘palacio púrpura’; lo mismo para las nubes o la energía del Cielo: ‘nubes púrpuras’, ‘energía púrpura’.

Imagen ilustrativa

El emperador Qin Shi Huang construyó su palacio Xianyang Gong con diseños que imitaban un palacio púrpura del Cielo. Por lo tanto, la ciudad prohibida púrpura de Beijing tiene este significado. En las generaciones siguientes, el color púrpura se convirtió en el preferido de las familias reales y funcionarios de alto rango. Por supuesto, esta preferencia también se trasladó a otros ámbitos; por ejemplo, en los objetos artesanales de la tradición china, especialmente en los muebles laqueados, en los que el púrpura se usaba casi con tanta frecuencia como el negro y el rojo.

El púrpura en Occidente

Imagen ilustrativa

Resulta interesante que no solo en China, sino también en Europa, el púrpura fue alguna vez un símbolo de la realeza y también religioso. Por ejemplo, el púrpura indicaba la posición o el poder de Rey. La frase “nacido en el púrpura” significa que alguien nació en una familia real o noble; “matrimonio en púrpura” se refiere al matrimonio de los nobles; “elevado a púrpura” significa ser promovido a cardenal; etcétera. A los monarcas y a los nobles europeos también les gustaba vestir el color púrpura. En la antigua Grecia, el vestido de color púrpura era el elegido por los sabios y los filósofos. Esto coincide justamente con el uso del color púrpura en la cultura tradicional china.

Según los estudiosos de los colores, en las sociedades modernas a la mayoría de las personas maduras les gustan los tonos púrpura. El gusto por el púrpura coincide también con las cualidades de racionalidad, autocontrol y tranquilidad. Ya que los significados del púrpura están arraigados en la espiritualidad y la sabiduría antigua, seguramente hay mucho más para explorar.

Conoce los significados del color púrpura
Califique esta publicación
Categorías: Cultura

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds