En la historia de China, Qi fue uno de los siete estados durante el período de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.), y fue el último estado que Qin destruyó para unificar a China. Tenía más de 10.000 carruajes y fue la “Universidad Nacional de Qi” que dio origen a la mención de las 100 escuelas de pensamiento.

Es en este lugar de tierras consagradas donde transcurre la vida de Zhongli Chun, conocida como Wuyan. 

Wuyan fue una de las mujeres ejemplares que rescató el historiador Liu Xiang, de la dinastía Han del Oeste (206 a.C. a 24 d.C), a través de un libro de biografías que él mismo editó.

Wuyan, describía Liu Xang, era una mujer de fealdad inigualable. Tenía la frente pronunciada, el mentón salido, los ojos hundidos, la nariz hacia arriba, un cuello grueso, poco cabello, y por si fuera poco, su pecho estaba deformado y la espalda tenía un joroba.

Wuyan, además, había alcanzado los 40 años de edad y aún estaba soltera. Pero todo esto le tenía sin cuidado. Ella tenía tan firme determinación que trascendía la cáscara y lo superficial de la circunstancias; lo que la llevó a tomar la decisión de irse de su pueblo natal en dirección al palacio real. 

Cuando llegó a Linzi (hoy en día Zibo) se dirigió a la puerta del palacio y le dijo a los guardias: “Soy una mujer de Qi que no puede encontrar esposo. Escuché que el rey era sabio. Me gustaría ser su reina. Esperaré de forma humilde fuera de la puerta del Rey. Por favor concédame este deseo”.

Para ese entonces, Xuan era el rey de Qi. Él estaba por tener un banquete con sus funcionarios cuando le informaron la petición de Wuyan. Todos se rieron. “¡Qué mujer tan excéntrica!”, dijeron.


El rey estaba curioso y llamó a Wuyan. Le preguntó: “Tú no puedes encontrar esposo en tu tierra natal, entonces te quieres casar con el Rey. ¿Qué talentos tienes?”.

Wuyan respondió: “No tengo talentos. Es solo que admiro las virtudes de su majestad”. El rey Xuan le dijo, “Entiendo, pero todavía quisiera saber de lo que eres capaz”.

Wuyan tomó una pausa por unos momentos antes de decirle: “Me puedo hacer invisible”. El rey Xuan quedó fascinado: “Quiero verlo. ¿Me lo puedes mostrar?”. Y antes de que terminara de hablar, Wuyan ya había desaparecido.

El rey estaba asombrado, no podía averiguar cómo Wuyan había logrado desaparecer. Al día siguiente, mandó a llamar a Wuyan y ella vino nuevamente.

Wuyan no respondió las preguntas del rey Xuan sobre la invisibilidad. En vez de ello, con los ojos bien abiertos, repitió varias veces: “¡Peligro!”.

El rey Xuan estaba impresionado.“Por favor, dime algo más”. Wuyan dijo, “El estado de Qi está enfrentando cuatro crisis”, y continuó con la explicación.

La primera crisis, dijo, era que Qi estaba siendo confrontada por formidables enemigos, pero el rey Xuan no había establecido todavía su credibilidad como líder. Si algo le pasaba al Reino, la moral estaría amenazada.

La segunda crisis era que la población estaba ya cansada de la construcción de la terraza majestuosa.

La tercera crisis se refería a que las personas de virtud estaban viviendo aisladas, y que aquellos al lado del rey eran traidores y desleales.

Mientras que, la cuarta crisis era que el rey solo se complacía a sí mismo, se enfocaba en ser feliz, en vez de dedicar todo su tiempo a gobernar el Estado.

Ante este panorama, el daño acechaba bajo la superficie del reino.

El rey Xuan comenzó a tomar seriamente a Wuyan. Esta no era una mujer cualquiera, tenía en sí la gracia divina. Luego de haber escuchado verdad en sus palabras, demolió la terraza de cinco pisos, detuvo las fiestas y despidió a la gente a su alrededor que solo quería obtener su favores. Y Wuyan fue invitada al palacio, no para ser una criada o concubina, sino para ser la reina.

Dice el historiador Liu Xang que Wuyan fue una persona ejemplar que hablaba con elocuencia. Fue gracias a su crédito que el rey Xuan fue capaz de transformar a Qi en un Estado fuerte. Es que detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer.

A través de La Gran Época.

Con 40 años y poca belleza logró conquistar a un rey de la antigua China
5 (100%) 1 voto
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds