En el lejano y misterioso Oriente, el lugar que hoy es China era el hogar legendario de los dioses, y por eso llevaba el nombre de “tierra divina”. Desde los tiempos antiguos, los chinos antiguos han creído que son descendientes de los dioses y que habitan una tierra que está en el centro del mundo.

Por lo tanto, llamaron –y aún llaman– a China “Zhong Guo”, “el reino central” (en mandarín ‘zhong’: centro, y ‘guo’: nación). Tal como una obra de teatro diseñada para dar un ejemplo al mundo, la larga historia antigua de este país central ha dado vida a una gran cultura, profunda y prodigiosa.

El pueblo chino se diferencia de aquellos de otras naciones y trasfondos en lo que respecta a su tradición de venerar al Cielo y adorar a los ancestros. ¿Cómo definen los chinos el “Cielo”? ¿Por qué creen que sus ancestros pueden bendecirlos y protegerlos como los dioses? ¿Qué significa exactamente la “cultura china semi-divina”? En este artículo hallaremos algunas respuestas.

Los primeros tres emperadores divinos

La diosa Nü Wa crea seres humanos. También les impartió sabiduría y sentó las bases para que desarrollen la cultura humana de manera que puedan proceder a mejorar sus vidas. (SM Yang/La Gran Época)

Un detallado estudio de la historia china revela que en las leyendas chinas más antiguas, después de los relatos sobre Pangu –creador del Cielo y la Tierra– , aparecen tres emperadores divinos: Nü Wa, Fu Xi y Shen Nong. Los historiadores modernos han considerado ese período de la historia china como mitología, porque todos los personajes históricos de entonces son descritos como omnipotentes, como dioses. Pero hasta principios del siglo pasado, los chinos estudiaban estas reseñas en los textos escolares como su historia, y no como mitos; en Taiwán aún lo estudian de esa manera, ya que allí se ha conservado la cultura tradicional.

Los primeros dos emperadores divinos, la diosa Nü Wa y el dios Fu Xi, llegaron juntos nada menos que para crear de la nada a la raza china y darle su primeras formas.

A tono con los más diversos relatos en las distintas culturas y épocas sobre la creación del hombre, Nü Wa creó a los chinos del barro y los moldeó a su propia imagen; en este caso, se dice que usó tierra de color amarillo. Por eso, ella es venerada como la madre del pueblo chino.

Nü Wa creó a los chinos del barro y los moldeó a su propia imagen; en este caso, se dice que usó tierra de color amarillo

Nü Wa también se ocupó de crear a todas las criaturas en China para proveer de recursos al pueblo. Ella usó siete días para crear a todas las vidas, pero a diferencia del suceso bíblico, no se guardó el séptimo día para descansar sino para su obra maestra. El primer día creó al gallo; el segundo, al perro; el tercero, a la oveja; el cuarto, al cerdo; el quinto, a la vaca; el sexto, al caballo; y el séptimo, a los hombres destinados a aquella tierra de Oriente.

El comienzo de la cultura ‘semi-divina’

Una pintura de Huang Di. (Wikimedia Commons)

Fue recién hace cinco mil años cuando el evento más importante de la historia de la humanidad tomó lugar en China: el advenimiento de la Era de Huang Di, el Emperador Amarillo. De acuerdo con la leyenda, a partir de este momento, la gente fue separada de los dioses o, dicho de otra forma, los dioses no convivieron más con los chinos en la Tierra. En resumen, los dioses fundaron la civilización china, pero el hombre gobernó y fue responsable por la cultura desde el tiempo del Emperador Amarillo.

Con la llegada de Huang Di, se desarrolló el lenguaje chino escrito. A partir de entonces, el pueblo chino fue creando y desarrollando invenciones que enriquecieron la cultura del hombre.

El Emperador Amarillo estableció la ley y el orden, reclutó gente virtuosa y sabia para gobernar, adoró al Cielo y a la Tierra en las cumbres y pies de las altas montañas, y así gobernó China. Durante este tiempo brotaron además el compás, medicinas, calendarios lunares, matemáticas, instrumentos musicales, la cerámica y la seda, entre otros desarrollos.

En el reinado de cien años del Emperador Amarillo, desde el año 2.698 a.C., según archivos históricos, no había robos o peleas en las calles. Las personas eran amables, contenidas y muy consideradas con los otros. El tiempo era favorable para los cultivos, y el pueblo tenía buenas cosechas cada año. Incluso los tigres y leopardos no dañarían a la gente. Todo, hasta los pájaros y las bestias, estaba bajo la influencia de los valores del Emperador Amarillo. Era el pináculo de una era próspera en la que “el Dao (el Camino) gobernaba China y la gente vivía en un mundo semi-divino”. Esta es la razón por la cual las generaciones posteriores de chinos reverenciaron al Emperador Amarillo como el primer antepasado de la humanidad.

En el año 2.598 a.C., el Emperador Amarillo construyó una gran embarcación al pie del Monte Qiao. Ni bien concluyó la construcción, con el Emperador Amarillo y más de setenta funcionarios de la corte real a bordo, el cielo se agrietó y un dragón dorado descendió para llevarse la embarcación. Montados sobre el dragón dorado, Huang Di y sus séquitos se elevaron al Cielo a plena luz del día, después de alcanzar la perfección espiritual sobre la Tierra y cumplir sus misiones. Decenas de miles de personas vieron esta escena sagrada y magnífica con sus propios ojos. Con gran sobrecogimiento y anhelo, los funcionarios y demás residentes sepultaron las ropas del Emperador Amarillo en el Monte Qiao, que hoy es el monumento al Emperador Amarillo en la provincia de Shanxi.

El Emperador Amarillo mostró al pueblo chino que el hombre puede retornar al Cielo por medio de la cultivación espiritual

El Emperador Amarillo mostró al pueblo chino que el hombre puede retornar al Cielo por medio de la cultivación espiritual. A partir de esta experiencia y de los relatos sobre la historia previa, el pueblo chino siempre creyó que los dioses crearon al hombre, que el hombre viene del Cielo y que debe buscar el Dao (el camino) para retornar, como hizo Huang Di.

Continuará…

Fuente: lagranepoca.com.

China, el reino central donde nació la cultura divina (1ra Parte)
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Legado divino

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds