Redacción BLes – Desde tiempos inmemoriales el hombre ha buscado en las estrellas la respuesta a uno de los grandes interrogantes: “¿Estamos solos?” 

La semana pasada, la Agencia Nacional para el espacio y la Aeronáutica estadounidense (NASA) anunció que ha creado un novedoso programa de cooperación internacional y multidisciplinar con el objetivo de encontrar vida más allá de la Tierra.

“¿Estamos solos?”, tuiteó la agencia aeroespacial norteamericana. “Gracias a un nuevo esfuerzo de coordinación de la base de la NASA en Ame, la respuesta a esto ¡puede que pronto esté al alcance de la ciencia! Detectar la vida en las condiciones únicas de otros mundos no es un enfoque único”, destacó. 

Para este propósito, en el Centro de Investigación Ames de la NASA sito en Silicon Valley, California, se ha establecido el Centro para la Ciencia de Detección de Vida (CLDS, por sus siglas en inglés), un novedoso modelo de colaboración y organización virtual enfocado en el amplio e interdisciplinario campo de la astrobiología -el estudio del origen, evolución, distribución y futuro de la vida en el universo-.

“Ahora tenemos la experiencia científica y de ingeniería para abordar esta cuestión profunda con la claridad de la evidencia científica -y tenemos una gran comunidad de científicos listos para ese gran desafío”, apuntó Tori Hoehler, investigador principal del CLDS e investigador de Ames.

“La búsqueda de vida más allá de la Tierra no puede ser un enfoque único”, afirmó Hoehler. 

“Para tener la mejor probabilidad de éxito, necesitamos desarrollar herramientas y estrategias que se adapten a la detección de la vida en las condiciones únicas de otros mundos, que son muy diferentes no sólo de la Tierra, sino también unos de otros”, añadió.

“Expertos de dentro y fuera de la NASA”

Bajo la recomendación de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU., el CLDS ya está estableciendo “un nuevo consorcio de investigadores de dentro y fuera de la NASA con experiencia en ciencias físicas, biología, astrofísica y más”.

El grupo conformará la Red de Detección de Vida (Network for Life Detection, o NfoLD) con el fin de indicar “dónde la NASA debería invertir mejor sus recursos y el diseño de futuras misiones con la capacidad de detectar vida”.

Al CLDS se han unido otros dos equipos como son el de la Universidad de Georgetown en Washington D.C. y del Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta, Georgia, como fundadores del modelo de organización relativamente nuevo denominado NfoLD (Red de Detección de Vida).

En esa línea, la agencia estadounidense prevé que muchos otros equipos interesados en “el desarrollo de la ciencia o la tecnología relacionada con la detección de vida” se sentirán tentados de cooperar en un futuro cercano.

Por el momento, el Laboratorio de Biosignaturas Agnósticas de la Universidad de Georgetown liderado por la investigadora Sarah Stewart Johnson, formado por científicos internacionales, se encargará de reconocer y detectar la vida “como no la conocemos”, sentando las bases para “detectar biosignaturas de formas de vida que podrían ser muy diferentes a las que se encuentran en la Tierra, permitiendo bioquímicas aún no concebidas que podrían producir biomoléculas exóticas”.

Asimismo, el equipo de Océanos a través del Espacio y el Tiempo, dirigido por Britney Schmidt de Georgia Tech comenzará a estudiar los sistemas marinos con el fin de descubrir la existencia de vida en los océanos de las lunas de otros sistemas o del Planeta Rojo, Marte.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbase!

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados