Un grupo de científicos del Southwest Research Institute en la ciudad estadounidense de San Antonio (Texas) ha observado que las moléculas de agua presentes en la superficie de la Luna se mueven a lo largo del día lunar.

El descubrimiento ha sido posible tras introducir un instrumento a bordo del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA, con el que desde el mencionado centro hicieron un seguimiento del estado del agua en el satélite.

Así lo han publicado en ‘Geophysical Research Letters’, donde describen cómo a través del Proyecto de mapeo alfa de Lyman (LAMP), basado en el seguimiento de una capa dispersa de moléculas temporalmente adheridas a la superficie, lograron visualizar los cambios en cuanto a la hidratación del suelo del cuerpo celeste a lo largo de un día.

Un resultado importante

“Este nuevo resultado sobre el agua lunar es muy importante. Es un tema candente ya que el programa espacial de Estados Unidos vuelve a centrarse en la exploración lunar”, ha señalado Kurt Retherford, el principal investigador del instrumento LAMP.

Retherford ha explicado que, recientemente, el equipo “reconvirtió el modo de recolección de luz del LAMP para medir las señales reflejadas en el lado lunar del día con más precisión”, lo que les ha permitido rastrear con mayor certeza dónde y en qué cantidad se encuentra el líquido en la Luna.

De esta forma, han llegado a la conclusión de que las moléculas de agua se concentran y permanecen fuertemente unidas en regolitos (fragmentos de rocas) hasta que la temperatura alcanza su punto máximo, cerca del mediodía lunar.

Las moléculas se dispersan entonces, pudiendo rebotar con zonas lo suficientemente frías como para que dichas moléculas se adhieran a la tenue atmósfera del satélite hasta que las temperaturas desciendan y puedan volver a bajar hasta la superficie.

En este trabajo ha colaborado Michael Poston, de SwRI, quien realizó previamente experimentos con agua y muestra lunares recolectadas por las misiones Apollo, de lo que sustrajo la cantidad de energía necesaria para eliminar las moléculas de agua de los materiales lunares. Las pruebas de Poston han ayudado a los científicos del LAMP a comprender cómo el agua está ligada a los materiales de la superficie.

El científico, que se muestra “entusiasmado con los últimos resultados”, señala al respecto que: “la hidratación lunar es difícil de medir desde la órbita, debido a la forma compleja en que la luz se refleja en la superficie lunar”.

“Investigaciones anteriores nos corroboraron que existían cantidades de moléculas de agua saltando, pero eran demasiado grandes para explicar el fenómeno con procesos físicos conocidos. Esta vez, la cantidad de agua interpretada aquí es proporcional con lo que las mediciones de laboratorio indican que es posible”, señala el investigador.

Regreso sostenible a la Luna

En cuanto a la procedencia de este agua, los científicos trabajaban desde la hipótesis de que podría tratarse del resultado de iones de hidrógeno en el viento solar que recibe la Luna.

Sin embargo, de ser así este flujo de agua debería detenerse cuando la Luna pasa por detrás de la Tierra, ya que el planeta la protege de los vientos solares. Pero las observaciones del LAMB señalan que este hecho no se da, la cantidad de agua no disminuye cuando no hay vientos solares, lo que sugiere que el líquido se acumula con el tiempo, en lugar de la idea de una “lluvia” que conlleva el viento solar.

“Estos resultados ayudan a comprender el ciclo lunar del agua y, en última instancia, nos ayudarán a aprender sobre la accesibilidad del agua que los humanos podrán usar en futuras misiones a la Luna”, ha indicado Amanda Hendrix, científica principal del Instituto de Ciencia Planetaria.

Hendrix ha matizado además que “el agua lunar puede ser utilizada potencialmente por los seres humanos para producir combustible o para el blindaje de radiación o la gestión térmica; no es necesario lanzar estos materiales desde la Tierra, eso hace que estas futuras misiones sean más asequibles “.

La NASA está liderando así un regreso sostenible a la Luna contando con socios comerciales e internacionales para expandir la presencia humana en el espacio y recuperar nuevos conocimientos y oportunidades.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes

Categorías: Ciencia

Video Destacados