La Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA están colaborando en un nuevo experimento que busca comprender los efectos a largo plazo de la ingravidez y la gravedad artificial en el cuerpo humano.

Para esto, ambas agencias están buscando a voluntarios que accedan a permanecer acostados por 60 días, con algunas salidas ocasionales para dar vueltas en un centrífuga gigante.

Los científicos han usado durante mucho tiempo el reposo en cama para estudiar y comprender los efectos de la ingravidez sin enviar personas al espacio.

Permanecer acostado durante todo el día provoca cambios metabólicos similares a estar en órbita, como atrofia muscular y pérdida ósea.

La imagen estudiará la ingravidez
La imagen estudiará la ingravidez

Esa es la razón por la que los astronautas deben someterse a un estricto régimen de ejercicio que simula la tensión de la gravedad de la Tierra.

Según recoge el periódico británico The Sun, para esta investigación los 12 participantes hombres y las 12 mujeres tendrán que permanecer acostados en el Centro Aeroespacial Alemán (Colonia, Alemania) durante 60 días, entre septiembre y diciembre de 2019.

Cabe destacar que los voluntarios no se podrán sentar y deben mantener al menos uno de los hombros tocando el colchón en todo momento.

Los encargados pagarán 19 mil dólares a los voluntarios.

Los voluntarios no se podrán sentar
Los voluntarios no se podrán sentar

Como si eso no fuera suficiente, la cama estará inclinada 6 grados hacia abajo en el extremo de la cabeza, lo que hará que la sangre se acumule en esta zona.

Además de los 60 días en cama, la investigación contempla 15 días previos de familiarización y otros 14 de descanso y rehabilitación.

Los postulantes deben tener entre 24 y 55 años, deben medir entre 1.53 y 1.90 metros y no pueden ser fumadores.

A través de Bío Bío Chile

Ir a la portada de BLes

Categorías: Ciencia

Video Destacados