La NASA reveló el 19 de marzo el descubrimiento de la estrella más rápida conocida hasta ahora que se desplaza por la Vía Láctea a la escalofriante velocidad de 4 millones de kilómetros por hora. La distancia entre la Tierra y la Luna la cubriría en tan solo 6 minutos.

Esta estrella púlsar fue captada por el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi y el telescopio de radio Very Large Array (VLA); recibe el nombre de PSR J0002+6216, y el apodo de ‘Bala de Cañón’. Está ubicada a unos 6.500 años luz de distancia en la constelación de Casiopea.

NASA revela un púlsar que viaja a 1.130 kilómetros por segundo por la Vía Láctea
Pulsar ‘Bala de Cañón’ y el remanente de supernova CTB 1 / Imagen compuesta por Jayanne English, Universidad de Manitoba, con el uso de datos de NRAO/F. Schinzel, DRAO/Canadian Galactic Plane Survey y NASA/IRAS

“Este púlsar ha escapado completamente del remanente de escombros de la explosión de la supernova. Es muy raro que un púlsar tenga una ‘aceleración’ suficiente para que podamos ver esto“, dijo Frank Schinzel, del Observatorio Nacional de Radioastronomía (NRAO, por sus siglas en inglés) al referirse a la cola del cuerpo estelar.

NASA revela un púlsar que viaja a 1.130 kilómetros por segundo por la Vía Láctea
El telescopio de radio Very Large Array (VLA), Ubicado a dos horas en auto de Albuquerque, 80 kilómetros al oeste de Socorro, Nuevo México.

Su cola de emisión de radio se extiende por 13 años luz y apunta hacia los restos en expansión de una reciente explosión de la supernova. Esta cola sirve como una especie de flecha cósmica que apunta directamente al lugar de nacimiento del púlsar.

“Gracias a su estrecha cola parecida a un dardo y un ángulo de visión fortuito, podemos rastrear este púlsar hasta su lugar de nacimiento. Un estudio más profundo de este objeto nos ayudará a comprender mejor cómo estas explosiones son capaces de ‘acelerar’ estrellas de neutrones a una velocidad tan alta”, explicó Schinzel.

Al girar 8,7 veces por segundo, genera un pulso de rayos gamma con cada rotación. Los púlsares son estrellas de neutrones giratorias extremadamente densas, generadas por la explosión de una estrella masiva.

Los científicos calculan que la supernova que le dio origen a “Bala de Cañón” explotó hace unos 10.000 años.

La increíble velocidad a la que se mueve permite a los científicos creer que es posible que se salga de la Vía Láctea y continúe acelerando a través del espacio intergaláctico.

Los científicos presentaron el descubrimiento en la reunión de la División de Astrofísica de Alta Energía de la Sociedad Astronómica Americana en Monterey, California, Estados Unidos.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados