Redacción BLes – Los últimos datos enviados por las naves espaciales Juno y Cassini desde los gigantes gaseosos, Júpiter y Saturno, han cuestionado muchas teorías actuales sobre cómo se forman y se comportan los planetas en nuestro sistema solar

Los datos magnéticos y de gravedad detallados han sido “invaluables, pero también confusos”, dijo David Stevenson de Caltech, quien presentará una actualización de ambas misiones esta semana en la reunión de marzo de la American Physical Society en 2019 en Boston, según recoge el medio EurekAlert.

“Aunque hay rompecabezas aún por explicar, esto ya está aclarando algunas de nuestras ideas sobre cómo se forman los planetas, cómo hacen los campos magnéticos y cómo soplan los vientos”, dijo Stevenson

Cassini estuvo orbitando alrededor de Saturno durante 13 años hasta 2017, fecha en que se precipitó sobre el planeta, mientras que Juno lleva orbitando Júpiter desde hace dos años y medio. 

Gracias a un sensor de ondas microondas instalado en Juno los científicos averiguaron que la atmósfera Júpiter está mezclada de manera uniforme, algo que las teorías convencionales no predijeron.

Sonda Cassini sobre Saturno
Sonda Cassini sobre Saturno

“El uso de microondas para descubrir la atmósfera profunda era la opción correcta, pero no convencional”, dijo. 

Los expertos también descubrieron que los campos magnéticos de ambos planetas no son uniformes, “es diferente a todo lo que hemos visto antes”, dijo Stevenson.

Los datos de gravedad han confirmado que, en medio de Júpiter [que es al menos 90 por ciento de hidrógeno y helio en masa] hay elementos más pesados ​​que representan más de 10 veces la masa de la Tierra.

Sin embargo, no están concentrados en un núcleo, sino que se mezclan con el hidrógeno de arriba, la mayoría de los cuales están en forma de un líquido metálico.

Los datos han proporcionado información detallada sobre las partes externas de Júpiter y Saturno, donde la abundancia de elementos más pesados ​​en estas regiones aún es incierta.

Sin embargo, han confirmado que las capas externas desempeñan un papel mayor al esperado en la generación de los campos magnéticos de los dos planetas.

Ahora los científicos podrán comprender los procesos a través de experimentos que reproduzcan las presiones y temperaturas de los gigantes gaseosos. 

Para Stevenson, que ha estudiado a los planetas gaseosos durante 40 años, los rompecabezas son el sello de una buena misión.

“Una misión exitosa es una que nos sorprende. La ciencia sería aburrida si simplemente confirmara lo que pensábamos anteriormente”, dijo.

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados