Stanley Meyer obtuvo patentes del gobierno de Estados Unidos, que próximamente expirarán, por la invención de un motor para vehículos de combustión, que generaba hidrógeno y oxígeno a partir del agua, mediante el método conocido como electrólisis.

El 21 de marzo de 1998 Meyer falleció luego de cenar junto a su hermano gemelo y dos ciudadanos belgas, después de un acceso de vómitos y decir “me envenenaron”, según su hermano Stephen, citado por Fuel efficient Vehicles.org.

De acuerdo con los análisis forenses la causa de su muerte fue un aneurisma, lo cual no evitó que se difundieran teorías conspirativas acerca del suceso, según History.

El inventor nació en Grove City, Ohio, Estados Unidos, y a pesar de no tener experiencia como científico ni haber terminado una carrera universitaria, investigó durante 30 años hasta que culminó su trabajo, en el que inclusive el Pentágono estuvo interesado, según el mismo medio.

Su invento lo aplicó a un vehículo tipo “buggy” que, supuestamente, solo utilizaba agua para desplazarse, y que además la reciclaba, haciendo innecesaria la adición de más líquido.

Se dice que trabajó para la NASA y fue elegido inventor del año 1.993.

Un día antes de su muerte habría firmado un contrato con el Ministerio de Defensa de Estados Unidos.

Para algunos los esquemas descriptivos del sistema creado por él resultan confusos y llegan a afirmar que no funcionan aún después de invertirles mucho tiempo y esfuerzo.

José Ignacio Hermosa

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados