Esta es una de las preguntas sobre las cuales se ha teorizado en gran medida desde que se conoce su existencia.

En un reporte publicado por la BBC, se postula que a un agujero negro se le considera una singularidad cósmica, en la cual las leyes de la física, tal como funcionan dentro de la esfera del conocimiento actual, dejan de funcionar.

De acuerdo con lo legado por Einstein, la fuerza gravitacional perturba la forma regular del espacio, curvándolo. Y en el caso en que la densidad del objeto supere con mucho lo conocido, la curvatura podría ser tal que obligase al espacio-tiempo de tal manera que llegase al extremo de doblarse sobre sí mismo, generando una especie de agujero que atraviese la naturaleza de la realidad.

Tal sería el caso de una estrella a la cual se le hubiese agotado por completo el combustible al que habría debido su existencia. Su campo gravitacional sería tan poderoso que ni siquiera la luz podría escapar de su seno, configurándose así el color al que se alude a referirse a un agujero negro.

Al caer en un agujero negro, un espectador diría que tu cuerpo se contorsionaría y por mucho que gritaras tu voz no sería escuchada ni aún señales tipo morse, efectuadas con algún foco luminoso a tu alcance, podrían ser captadas por el supuesto testigo de tu desaparición.

Poco después te convertirías en cenizas. Sin embargo dependiendo del tamaño de la tal singularidad podrías desaparecer o vivir para siempre, o escapar hacia el pasado. Extrañamente, y usando como referencia las leyes de la física, podrías existir en dos lugares, pero solo habría una copia tuya.

En última instancia, a pesar de todos los esfuerzos y tinta derramada en torno a la teoría, nadie aún ha podido concluir en lo que ocurriría fehacientemente si cayeras en un agujero negro.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados