Un estudio elaborado por psicólogos de la Universidad de Leicester (Reino Unido), determinó que las personas que se ven expuestas a imágenes de animales “bebés” reducen su apetito y deseo por ingerir carne. Los investigadores concluyeron que el efecto es mucho mayor en mujeres que en hombres.

El documento fue elaborado por los profesionales Jared Piazza, Neil McLatchie y Cecilie Olesen y publicado por la revista científica Anthrozoös. En éste se llevaron a cabo tres fases de medición, en las cuales se sometió a un grupo de personas (no determinado) a diversas imágenes de animales y platos de comida en base a carne.

Según destaca la investigación, en la primera fase de observación a los voluntarios se les mostraron imágenes de animales adultos y animales bebés, consultando cómo variaba su apetito tras la exposición.

De acuerdo a los tres profesionales, esta difusión de imágenes no reveló gran variación de cambios en el deseo por comer carne de las personas. En el caso de los hombres no hubo diferencias, mientras que en las mujeres fueron escasas.

En la segunda etapa experimental presentaron a los participantes la foto de un plato cocinado y la emparejaron con otra de un animal familiar (vaca o ternero) o uno exótico (canguro o cría). Luego se les indicó que la carne provenía de ese animal.

“Encontramos que los hombres y las mujeres diferían en lo apetitosos que consideraban los platos de carne, cuando ésta se combinaba con la imagen de un animalito. Las mujeres tenían un apetito mucho más bajo que los hombres, independientemente de si era de origen familiar o exótico”, destacaron en el documento.

Una tercera fase se concentró únicamente en mostrar retratos de animales pequeños a los observadores. Aquí se evidenciaron con mayor notoriedad los cambios en el deseo por comer carne, siendo este más evidente en las mujeres.

“Sentir ternura hacia un bebé animal parece ser una fuerza que frena el apetito por la carne, especialmente en las mujeres”, destacó Cecilie Olesen dentro de las conclusiones.

Jared Piazza agregó que: “Descubrimos que tanto los unos como las otras encuentran que los animales de granja son lindos y vulnerables, y experimentan sentimientos de ternura y calidez hacia ellos”.

En general, el efecto de mirar hacia una foto de un animal bebé era más fuerte en mujeres que hombres. Los investigadores indicaron que esto se encontraba en línea con estudios previos, los cuales demostraban que ellas son más sensibles hacia el cuidado de los menores y más ambivalentes sobre la ingesta de carne que los hombres.

“Nuestros resultados resaltan, derechamente, una tensión en algunos humanos, la cual se debate entre el cuidado de los animales bebés y el apetito por la carne”, concluyeron.

A través de: Bío Bío Chile.

Mirar fotos de animales “bebes” reduciría las ganas de comer carne
Califique esta publicación
Share
Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds