El meteorito de Hoba presenta diversas peculiaridades que lo distinguen de muchos otros similares que se encuentran en diferentes museos alrededor del mundo.

En 1920, un granjero que estaba arando la tierra en Namibia, un país africano que tiene fronteras con Sudáfrica, descubrió un trozo de metal dentro de sus sembradíos.

Al tratar de sacar ese molesto elemento que no le permitía arar la tierra, descubrió que no se trataba de un material común.

Jacobus Hermanus Brits, un constructor en jefe, fue la primera persona encargada de revisar el extraño objeto al cual describe como un posible meteorito.

Cuando el objeto espacial se hizo famoso, gracias a los comentarios hechos por su extraño hallazgo, se empezaron a registrar robos e intentos de saqueo, razón por la cual el terreno donde se encontraba fue, en primera instancia protegido por empresas mineras de la zona y después donado al estado de Namibia en 1987, de acuerdo con información registrada en el diario El Nacional.

Años más tarde, en 1985, la compañía minera Rössing decidió iniciar investigaciones centradas en establecer los materiales que lo conformaban.

Los resultados determinaron una composición de hierro (84%) y níquel (16%). También se identificaron restos de cobalto, pero en unas proporciones mínimas.

Detalle del meteorito de Hoba. Foto: Wikipedia

Conforme a información de la revista NGEO España, el meteorito tiene unas proporciones de tres metros de largo por tres de ancho y uno de alto. Inicialmente tenía un peso de 66 toneladas, pero después de los saqueos producidos durante los primeros años de su descubrimiento quedó en aproximadamente 60 toneladas.

Se estima que colisionó con la Tierra hace 80.000 años y gran parte de su estructura fue consumida en su tránsito por la atmósfera.

El enigma del meteorito de Hoba

Hay un dato que despierta controversia sobre el meteorito de Hoba. Alrededor del objeto cósmico no se observa rastro alguno de un impacto.

Por lo general, los meteoritos que logran traspasar la atmósfera terrestre dejan una señal de su impacto formando un gran cráter.

Los científicos aún no logran descifrar la razón por la cual no hay indicios de un impacto violento, más aún teniendo presente una estructura tan sólida y de tanto peso.

La forma rectangular y la ausencia de impacto alguno dejan mucho que pensar sobre el verdadero origen de la estructura metálica natural más grande de la Tierra.

Meteorito de Hoba, un descubrimiento que deja más preguntas que respuestas
Califique esta publicación
Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds