El pueblo Mixe, de la Sierra de Oaxaca, México, cultiva una especie de maíz que genera raíces aéreas con las cuales capta nitrógeno del aire, disminuyendo en gran medida la necesidad de fertilizantes añadidos al suelo.

Investigadores de la Universidad de California Davis ahora intentan descubrir el mecanismo empleados por estas plantas, con la esperanza de poder transmitirla a otras variedades de maíz, según informó BBC el 24 de septiembre.

De ser posible, se reduciría entre el 28 por ciento y el 82 por ciento el uso de fertilizantes a base de  nitrógeno producido artificialmente, entregando un muy buen aporte tanto a la agricultura como al medio ambiente.

Las extraordinarias raíces

El maíz, originario de América, es uno de los cereales básicos para la alimentación humana y animal, y la variedad que ha despertado el interés de los científicos es uno de los cultivos ancestrales de la etnia mixe.

La parte aérea llega a medir 5 metros de altura y es cultivado en suelos carentes del esencial nitrógeno.

“Tiene unas raíces aéreas que tienen una mucosidad en donde vive una comunidad de bacterias que ayuda a que la planta obtenga el nitrógeno de la atmósfera”, explicó Alan Bennet, según BBC.

Las raíces aéreas que captan nitrógeno.

Se considera que no sea una opción cultivar la misma variedad en otros lugares por la excesiva altura que alcanza la planta, además de demorar mucho en crecer.

Las posibilidades científicas

El objetivo de los científicos es el de identificar el sistema que hace que la planta capte del aire gran parte del nitrógeno que requiere para su desarrollo.

“Pero una vez que identifiquemos el mecanismo que usa (para fijar el nitrógeno), podríamos usarlo en otros maíces”, dijo Bennet, citado por el mismo medio.

Afirma, así mismo, que si los resultados de las investigaciones se plasman en productos que produzcan beneficios económicos la comunidad de la Sierra Mixe, que colabora en los estudios, sería beneficiada también.

Otras opciones de reducir el nitrógeno

Humberto Castro García, subdirector del centro regional de Oaxaca de la Universidad de Chapingo, advierte sobre la importancia de proteger el descubrimiento para que la comunidad no salga afectada.

“No es necesario hacer tanta investigación y meterse en líos de patentes: se sabe que tradicionalmente las leguminosas capturan el nitrógeno de la atmósfera y lo dejan disponible en el suelo” dijo el funcionario.

También señalo el sistema de cultivo ‘milpa’ en el que se asocian el maíz y las leguminosas como el frijol, que propician la fijación de nitrógeno al suelo, para disminuir el uso de nitrógeno.

Plantar maíz asociado con frijol disminuye el uso del nitrógeno.

El problemático uso del nitrógeno

Para la producción artificial del nitrógeno usado en agricultura se utiliza el 3 por ciento de los combustibles fósiles que se consumen alrededor del mundo anualmente, lo que a su vez incrementa la producción de dióxido de carbono.

Por otro lado, los excesos del químico fluyen hasta los cuerpos de agua, ríos, lagos y mares contaminándolos hasta el extremo de inutilizarlos para la vida.

Los puntos rojos señalan las ‘zonas muertas’ en los mares alrededor del mundo.

Por ejemplo, en el Golfo de México existe una ‘zona muerta’ causada por la pudrición del exceso de algas que se generan con el nitrógeno que llega por el río Mississippi y que agota por completo el oxígeno, acabando así la vida marina, según la Escuela Forestal y de Estudios Ambientales de Yale.

El verano pasado  la zona alcanzó los 205.000 kilómetros cuadrados.

En el mundo hay unas 400 ‘zonas muertas’ en los océanos, con un área de 466.000 kilómetros cuadrados.

José Ignacio Hermosa – BLes

Investigan a maíz mexicano que se fertiliza a sí mismo y revolucionaría el agro mundial
5 (100%) 1 voto
Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds