Compartir

Redacción BLes – Después de aterrizar el 26 de noviembre en la llanura de lava del Planeta Rojo conocida como Elysium Planitia, y desplegar con éxito sus paneles solares, la sonda InSight de la NASA, continúa con sus labores de reconocimiento a punto de pasar a la siguiente fase.

La nave pondrá en funcionamiento su brazo mecánico, el cual posee una longitud de más de dos metros de distancia, después de que la Cámara de Despliegue de Instrumentos, localizada en su codo, tome imágenes del terreno que se encuentra frente al módulo de aterrizaje.

Imagen de la Cámara de Despliegue de Instrumentos montada en el brazo robótico de InSight muestra los instrumentos en la cubierta de la nave, con la superficie marciana de Elysium Planitia al fondo. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech. Imagen completa y pie de foto
Imagen de la Cámara de Despliegue de Instrumentos montada en el brazo robótico de InSight muestra los instrumentos en la cubierta de la nave, con la superficie marciana de Elysium Planitia al fondo. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

Las fotografías ayudarán a determinar el mejor sitio donde perforar para instalar el “sismómetro y la sonda de flujo de calor”, por que la localización es “crítica” para medir y observar los cambios en la corteza de Marte.

“Hoy podemos ver las primeras imágenes de nuestro espacio de trabajo”, describió Bruce Banerdt, investigador principal de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, Por sus siglas en inglés) de la NASA en Pasadena, California. 

“A principios de la semana que viene, lo estaremos imaginando con más detalle y creando un mosaico completo”, anticipó. El Insight también dispone de una segunda cámara, llamada de Contexto del Instrumental, ubicada debajo de la cubierta del módulo de aterrizaje, aunque su visibilidad se ha visto reducida.

La nave espacial InSight de la NASA tomó una imagen calibrada en color de su brazo robótico usando su cámara de despliegue de instrumentos el 4 de diciembre de 2018 (Sol 8). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech
La nave espacial InSight de la NASA tomó una imagen calibrada en color de su brazo robótico usando su cámara de despliegue de instrumentos el 4 de diciembre de 2018 (Sol 8). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

“Teníamos una cubierta protectora en la cámara de contexto del instrumento, pero de alguna manera el polvo todavía se las arreglaba para llegar a la lente”, expresó Tom Hoffman de JPL, director de proyecto de InSight. 

“Aunque esto es desafortunado, no afectará el papel de la cámara, que es tomar imágenes del área frente al módulo de aterrizaje donde nuestros instrumentos eventualmente serán colocados”.

La cámara de contexto del instrumento del Insight Mars de la NASA muestra algunos granos de arena sobre su lente. Crédito de la imagen: NASA
La cámara de contexto del instrumento del Insight Mars de la NASA muestra algunos granos de arena sobre su lente. Crédito de la imagen: NASA

Ahora los expertos dicen estar procediendo -desde hace una semana y media- a la verificación del buen estado de instrumentos y sistemas de la nave, para asegurar su correcto funcionamiento.

Entre los aparatos se encuentran algunos que registrarán datos como el Subsistema de Sensor Auxiliar de Carga Útil, que recogerá datos meteorológicos a través de un magnetómetro y un conjunto de sensores de viento, temperatura y presión atmosférica.

“Hicimos extensas pruebas en la Tierra. Pero sabemos que todo es un poco diferente para el módulo de aterrizaje en Marte, así que las fallas no son inusuales”, apuntó Hoffman recalcando la fragilidad de la tecnología concerniente a la misión. 

Una vista parcial de la cubierta del módulo de aterrizaje InSight de la NASA, donde se encuentra en las llanuras marcianas Elysium Planitia. La imagen calibrada en color se recibió el 4 de diciembre de 2018 (Sol 8). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech
Una vista parcial de la cubierta del módulo de aterrizaje InSight de la NASA, donde se encuentra en las llanuras marcianas Elysium Planitia. La imagen calibrada en color se recibió el 4 de diciembre de 2018 (Sol 8). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

“Pueden retrasarse las operaciones, pero no tenemos prisa. Queremos estar seguros de que cada operación que realizamos en Marte es segura, así que fijamos nuestros monitores de seguridad para que sean bastante sensibles al principio”, concluyó advirtiendo que disponen de tiempo necesario ya que la misión durará dos años terrestres, lo que equivale a un año en Marte.

Asimismo los ingenieros del JPL de la NASA en Pasadena, California, comunicaron que fijaron, a la cubierta de aterrizaje del Insight, dos diminutos microchips de 8 milímetros cuadrados que contenían 2 millones cuatrocientos mil nombres -grabados con un haz de electrones capaz de escribir líneas más delgadas que la “milésima parte del ancho de un cabello humano”- que permanecerán para siempre en Marte.

En estos dos “frames” se puede observar como se desbloquea el brazo robótico un día después de su contacto con la superficie de Marte, con la llanura Elysium Planitia al fondo.
La sonda de la NASA envía fotografías de Marte mientras se dispone a perforar
Califique esta publicación

Compartir
Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds