Redacción Bles – Para cualquiera que alguna vez haya deseado que haya más horas en el día, los geocientíficos tienen algunas buenas noticias: los días en la Tierra son cada vez más largos.

Un nuevo estudio, que reconstruye la historia profunda de la relación de nuestro planeta con la luna, muestra que hace 1.400 millones de años, un día en la Tierra duraba poco más de 18 horas. Esto es, en parte, porque la luna estaba más cerca y cambió la forma en que la Tierra giraba alrededor de su eje.

A medida que la luna se aleja, la Tierra es como una patinadora artística girando que reduce la velocidad al estirar los brazos“, explica Stephen Meyers, profesor de geociencia en la Universidad de Wisconsin-Madison y coautor del estudio publicado el 4 de junio. en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Describe una herramienta, un método estadístico, que vincula la teoría astronómica con la observación geológica (llamada astrocronología) para mirar hacia atrás en el pasado geológico de la Tierra, reconstruir la historia del sistema solar y comprender el antiguo cambio climático según el estudio de las rocas.

Una de nuestras ambiciones era utilizar astrocronología para decir la hora en el pasado más lejano, para desarrollar escalas de tiempo geológicas muy antiguas“, dice Meyers. “Queremos estudiar rocas que tienen miles de millones de años de una manera comparable a la forma en que estudiamos los procesos geológicos modernos“.

El movimiento de la Tierra en el espacio está influenciado por otros cuerpos astronómicos que ejercen fuerza sobre él, como otros planetas y la luna. Esto ayuda a determinar las variaciones en la rotación de la Tierra sobre su eje, y en la órbita que la Tierra traza alrededor del sol.

La luna se está alejando gradualmente de la Tierra a una velocidad de 3,82 cm al año

Estas variaciones se conocen como ciclos de Milankovitch y determinan dónde se distribuye la luz solar en la Tierra, lo que también significa que determinan los ritmos y ciclos climáticos de la Tierra. Científicos como Meyers han observado este ritmo climático en el registro de rocas, que abarca cientos de millones de años.

El sistema solar tiene muchos elementos en movimiento, incluidos los otros planetas que orbitan alrededor del sol. Pequeñas variaciones iniciales en estos elementos pueden propagarse a grandes cambios millones de años después; este es el caos del sistema solar, y tratar de explicarlo puede ser como intentar rastrear el efecto mariposa al revés.

El año pasado, Meyers y sus colegas descifraron el código del sistema solar caótico en un estudio de los sedimentos de una formación rocosa de 90 millones de años que capturó los ciclos climáticos de la Tierra. Sin embargo, cuanto más atrás en el registro de rocas él y otros intentaron ir, menos fiables son sus conclusiones.

Por ejemplo, la luna se está alejando de la Tierra a una velocidad de 3.82 centímetros por año. Utilizando esta tasa actual, los científicos han extrapolado esos datos y debido a la interacción del planeta con la Luna, creen que los días se han alargado gradualmente a una tasa de aproximadamente 74 milésimas de segundo por año.

Share
Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds