Una galaxia fantasmal que bien podría ser un “fósil viviente” desde los comienzos del universo tiene desconcertados a los científicos porque además de estar sola, muy lejos, brilla con solo un tenue destello que apenas ha cambiado desde hace eones y ellos no tienen idea de por qué está allí o cómo se formó.

Descubierta en el 2016, a esta galaxia se le asignó el nombre de DGSAT I, y se clasificó como ultra difusa, (UDG por la sigla en inglés), dada la escasa cantidad de luz que emite. Con sus extrañas características parece romper muchas de las reglas que gobiernan incluso a las UDGs similares, publicó LiveScience, el 8 de marzo.

Fantasmal “fósil viviente” galáctico desconcierta a los científicos
DGSAT I (izquierda) es una galaxia ultra-difusa que no tiene muchas estrellas como las galaxias espirales normales (derecha).

La mayoría de las UDG se encuentran dentro de cúmulos de galaxias agitadas y en movimiento, pero DGSAT I está completamente sola, por lo que es posible que casi no haya cambiado desde su nacimiento, en concepto del Observatorio W. M. Keck en Hawaii. Por otra parte, conocer sus compoentes es clave para su historial.

“La composición química de una galaxia proporciona un registro de las condiciones ambientales en el momento en que se formó, como la forma en que los oligoelementos del cuerpo humano pueden revelar toda una vida de hábitos alimenticios y exposición a contaminantes”, dijo el coautor Aaron Romanowsky, astrónomo de los Observatorios de la Universidad de California y profesor asociado de la Universidad Estatal de San José.

Fantasmal “fósil viviente” galáctico desconcierta a los científicos
El Observatorio Mauna Kea de Hawaii.

Para determinar su composición los astrónomos la observaron con el Keck Cosmic Web Imager, un espectroscopio de medición de luz instalado en el Observatorio Mauna Kea de Hawaii, y encontraron que contiene muy poco hierro, pero cantidades normales de magnesio.

Estos resultados son los que desconciertan a los científicos, porque cuando las estrellas mueren en explosiones violentas, por las que toman el nombre de supernovas, normalmente liberan ambos metales.

Frente a esto, Romanowsky lanza la hipótesis de que las explosiones de “las supernovas hicieron que la galaxia pulsara en tamaño durante su adolescencia, de una manera que retiene el magnesio preferentemente al hierro”.

Por otro lado, al interpretar las mediciones parece que DGSATI tardó mucho tiempo en formarse.

“Una posibilidad intrigante es que algunas de estas galaxias fantasmales son fósiles vivos del amanecer del universo cuando las estrellas y las galaxias emergieron en un ambiente muy diferente al actual”, comentó el mismo astrónomo.

“Su nacimiento es un misterio fascinante que nuestro equipo está resolviendo”, concluyó el científico.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados