Con el fin de desarrollar nuevas terapias analgésicas, académicos estudian los mecanismos involucrados en el dolor óseo relacionado con enfermedades oncológicas, informó la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

El investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), Juan Jiménez Andrade, explicó que el análisis se basa en el hecho de que el cáncer es una de las enfermedades que afectan al hueso y que derivan en dolor conforme avanza el padecimiento.

Muestra de ello es el hecho de que 80 por ciento de los pacientes de cáncer de mama, próstata, riñón o pulmón desarrolla metástasis ósea y con ello dolor óseo, ya que además de haber un componente inflamatorio, también hay daño en las fibras.

Jiménez Andrade explicó que en el Laboratorio de Farmacología de la UAT su grupo de trabajo identificó en ratones con cáncer la formación anormal de un conjunto de nervios alrededor del hueso que produce dolor.

“Así, además del componente inflamatorio hemos descrito el componente neuropático (daños en el sistema nervioso periférico) y el neurogénico (formación de nuevas fibras nerviosas en un contexto de cáncer)”.

Además, uno de los aspectos que hacen del dolor oncológico tan difícil de tratar es que diversos tipos de cáncer están asociados a la destrucción de la masa ósea.

Las células cancerosas activan a los osteoclastos, las células encargadas de la reabsorción ósea —proceso por el cual se elimina tejido óseo—, y al hacerlo liberan iones y sustancias ácidas que accionan a las fibras nerviosas y se genera dolor, explicó.

Hasta ahora han sido descritos cuatro componentes del dolor oncológico óseo y que son el inflamatorio, el neuropático, el osteoclástico y el neurogénico, agregó el también ganador del Premio de Investigación 2016 de la AMC en el área de ciencias naturales.

El científico centra su investigación en el dolor óseo, pero también se ha enfocado en estudiar cómo el cáncer y otras enfermedades, como diabetes mellitus, hipertensión o artritis reumatoide, generan cambios en las fibras nerviosas que llevan al dolor óseo.

Debido a este trabajo ha sido posible la identificación de diferentes blancos terapéuticos. “Otra de nuestras líneas de investigación consiste en evaluar el efecto analgésico de diversas moléculas en enfermedades como cáncer de hueso, artritis reumatoide y osteoartritis”, añadió.

A través de NTX.

Analizan nuevas terapias analgésicas contra dolor por cáncer óseo
Califique esta publicación
Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds