Cuando el pasado mes de julio surgió la noticia que los residentes de Xinjiang, en la frontera noroeste de China, tenían que instalar una aplicación de vigilancia en sus teléfonos móviles, llamó particularmente la atención del Open Technology Fund (OTF por sus siglas en inglés), un programa financiado por el gobierno de Estados Unidos que investiga y desarrolla tecnología para ejercer la libertad en internet.

El 9 de abril, el OTF publicó un análisis de las capacidades técnicas de la aplicación, revelando la amplitud con la que la aplicación puede rastrear y monitorear las actividades de un usuario de teléfono.

En julio de 2017, Radio Free Asia (RFA) informó por primera vez que las autoridades del distrito de Tianshan de la ciudad de Urumqi, la capital de Xinjiang, emitieron un aviso a los residentes, solicitando que todos los usuarios de teléfonos Android descargaran una aplicación llamada “Jingwang Weishi”, que se traduce como “defensor de una Internet limpia”.

La aplicación fue desarrollada en conjunto con la policía de Urumqi y una compañía tecnológica china, de acuerdo con una copia de la notificación obtenida por RFA.

La aplicación sería capaz de detectar “audio, video, fotos, libros electrónicos y otros archivos electrónicos dañinos” relacionados con “la violencia, el terror y las religiones ilegales”, señala el informe. La aplicación le pedirá al usuario que elimine los archivos. Si el usuario no los elimina inmediatamente, “el usuario será responsable ante la ley”.

La región de Xinjiang fue durante mucho tiempo objeto de una represión férrea por parte del régimen chino. En los últimos años, la violencia hacia la minoría étnica uigur y los chinos han -que son la mayoría étnica en China- quienes se enfrentaron a duras tácticas policiales.

Agentes de la policía paramilitar china vigilan una calle en Urumqi, Xinjiang, el 23 de mayo de 2014. (Goh Chai Hin/AFP/Getty Images)

Los residentes de Xinjiang están sujetos a vigilancia en su vida diaria, desde una presencia constante de seguridad en áreas públicas, hasta la obligación de registrar su identificación para las compras en las tiendas. En los últimos meses, los residentes estuvieron detenidos en “centros de educación política”, donde se vieron obligados a ver contenido propagandístico que promovía la identidad china, según Human Rights Watch.

Esta nueva aplicación es la última forma de vigilancia del régimen que utiliza la innovación de alta tecnología. La mención de “terror” en la notificación podría ser una referencia del régimen chino a como etiqueta a los uigures -la mayoría de los cuales son musulmanes- como una amenaza terrorista. Esta fue la justificación del régimen para perseguir a los uigures y reprimir su fe.

En julio, la RFA informó que 10 mujeres de etnia kazaja fueron arrestadas después de descargar “Jing Wang”. La policía declaró que su crimen era publicar contenido que las autoridades consideraban inapropiado en WeChat, una popular plataforma china de redes sociales.

El OTF llevó a cabo una auditoría de seguridad de la aplicación y descubrió que podía extraer información sobre el modelo del teléfono, el ID de suscriptor, los nombres de archivo y otras especificaciones. Esto permite que un tercero pueda rastrear fácilmente el dispositivo móvil y su contenido.

Con “Jing Wang” instalado, cada archivo almacenado en el dispositivo móvil se envía a un servidor gubernamental para ser monitoreado.

La aplicación analiza el almacenamiento externo del dispositivo en busca de archivos, registra los nombres, tamaños, rutas y otras especificaciones, y luego los compara con una lista de identificadores del servidor. Si la aplicación identifica un archivo “sospechoso”, le pedirá al usuario que lo elimine.

La OTF también encontró que la información enviada al servidor del gobierno estaba en texto plano, lo que significa que “alguien con conocimiento técnico trivial” podría fácilmente interceptarlo y manipular los datos.

“Tales técnicas podrían extenderse fácilmente a la población china o a otros entornos represivos”, advirtió el OTF.

La organización publicó la lista de identificadores de Jing Wang con la esperanza de que los expertos en tecnología puedan ayudar a determinar qué tipo de contenido encuentra la aplicación para considerarlo “peligroso”.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds