BEIJING (AP) — Un petrolero que se incendió tras chocar con un carguero cerca de la costa oriental de China corre peligro de explotar y hundirse, según dijeron el lunes medios estatales chinos, mientras autoridades de tres países intentaban encontrar a sus 32 tripulantes desaparecidos y contener el vertido de petróleo del barco en llamas.

A las 8 de la mañana del lunes no se había localizado a ninguno de los 30 iraníes y dos bangladeshíes desaparecidos desde la colisión del sábado por la tarde, según dijo la televisora estatal China Central Television, que citó a funcionarios chinos.

Entre tanto, los esfuerzos de búsqueda y limpieza se han visto obstaculizados por agresivos incendios y gases venenosos que envuelven el petrolero y el agua que lo rodea, indicó CCTV.

El barco con bandera panameña Sanchi navegaba de Irán a Corea del Sur cuando colisionó el sábado por la noche con el carguero CF Crystal, registrado en Hong Kong, en el Mar de la China Oriental, a 257 kilómetros (160 millas) de la costa de Shanghai, según el Ministerio chino de Transportes.

China, Corea del Sur y Estados Unidos han enviado barcos y aviones para buscar a la tripulación del Sanchi, que sigue desaparecida. La Marina de Estados Unidos, que envió una aeronave P-8A desde Okinawa, Japón, para ayudar en la búsqueda, indicó el domingo por la noche que no se había encontrado a ninguno de los tripulantes desaparecidos.

Los 21 tripulantes del Crystal, que llevaba grano de Estados Unidos a China, fueron rescatados, según el Ministerio chino. Todos ellos eran ciudadanos chinos.

En un primer momento no estaba claro qué había provocado el siniestro.

Una densa humareda negra seguía alzándose desde el barco el lunes por la tarde, según dijo a The Associated Press Kwon Yong-deok, oficial de la Guardia Costera de Corea del Sur. El mal tiempo estaba empeorando la visibilidad en la zona, señaló.

El Sanchi transportaba 136.000 toneladas métricas (casi un millón de barriles) de condensado, un tipo de petróleo ultraligero, según las autoridades chinas.

En comparación, el Exxon Valdez llevaba 1,26 millones de barriles de crudo cuando derramó 260.000 barriles sobre la bahía del Príncipe Guillermo.

Sin embargo, el tamaño de la mancha de crudo del Sanchi _y el alcance del daño medioambiental_ podría ser menor. A diferencia del denso crudo derramado del Valdez, buena parte del ligero y gaseoso condensado del Sanchi podría haberse evaporado o quemado de inmediato, indicó Kwon, de los guardacostas surcoreanos.

El combustible del propio petrolero vertido durante la colisión será más complicado de limpiar, según las autoridades.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds