Nuevo informe: “El tráfico de trasplantes continúa en China a pesar de las declaradas reformas”

El Centro de Investigación de Sustracción  Forzada de Órganos en China (COHRC, por sus siglas en inglés) presentó los resultados de su investigación más reciente en el 27.° Congreso Internacional de la Sociedad de Trasplantes en Madrid, España, celebrado el 30 de junio al 5 de julio.

Los investigadores documentaron sus hallazgos en un nuevo informe de 341 páginas titulado: “El tráfico de trasplantes en China continúa a pesar de las declaradas reformas”.

Los autores del informe recopilaron datos sobre los nuevos desarrollos que se implementaron en el sistema de donación de órganos chino después de 2015, las políticas gubernamentales y las operaciones de trasplante de órganos que se llevan a cabo en cientos de hospitales chinos.

Basándose en su análisis, los autores concluyeron que el número de trasplantes que se llevan a cabo continúa superando el número de donaciones legales, que los órganos sigue estando disponibles “a pedido” para los extranjeros, y que casi no hay supervisión en el sistema de trasplante.

David Li, coautor del nuevo informe, presenta los hallazgos de su equipo en el Congreso Internacional de Sociedad de Trasplantes el 2 de julio.

 Una prueba que presentaron los investigadores, fue un documental de la televisión surcoreana emitido en noviembre de 2017.

Usando cámaras ocultas, los periodistas encubiertos captaron a una enfermera diciendo que el día antes de que [los periodistas] llegaran, el departamento internacional de trasplantes había realizado un trasplante de páncreas, tres trasplantes de riñón y cuatro trasplantes de hígado.

El hospital incluso alojaba a los receptores de trasplantes de otras partes de Asia y Medio Oriente en un hotel cercano.

Se estima que este centro en Tianjin realiza miles de trasplantes cada año. A los pacientes internacionales se les citó en cuestión de días o semanas desde que presentaron su solicitud. También se ofrecían trasplantes acelerados a cambio de donaciones adicionales [de dinero] al hospital.

Esta evidencia desacredita las declaraciones de los funcionarios chinos en las que declaraban que desde 2016 en China ya no se realizan trasplantes de órganos a turistas extranjeros, evidenciaron los investigadores de COHRC.

El Hospital Central N° 1 de Tianjin parece haber trasplantado muchos más órganos de los que dice, de origen desconocido. Los investigadores dicen que los órganos probablemente provenían de presos de conciencia que languidecen en campos de trabajo forzado chinos. (Rob Counts / La Gran Época)

 Arthur Caplan, profesor de bioética en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, escribió en el prólogo del informe: “China, como lo muestra este excelente, minucioso y bien documentado informe, continúa permitiendo la violación de Derechos Humanos y la mínima ética en el trato a sus ciudadanos, permitiendo el asesinato con el fin de obtener órganos para trasplantes”.

Caplan continuó: “El informe debe ser estudiado por la comunidad de trasplantes y los gobiernos de todo el mundo. Deben dejar en claro que una política de “matar por partes” provocará que China quede completamente excluida de la participación en trasplantes, investigación y reuniones médicas, sin importar la destreza que muestre la medicina de trasplantes china”.

La directora ejecutiva de COHRC, Grace Yin, expresó que la cantidad oficial de trasplantes de órganos en China, de 10.000 a 15.000 por año, es subestimada. En su opinión, una mínima parte de los hospitales en China pueden sobrepasar este número de intervenciones fácilmente.

Por ejemplo, COHRC estimó que el Centro Oriental de Trasplantes de Órganos de Tianjin solo tiene la capacidad de realizar entre 6.000 y 8.000 cirugías por año. El director del Centro de Trasplante de Hígado de la Universidad de Beijín, Zhu Jiye, declaró en 2013 que su centro realizó 4.000 trasplantes de hígado en un año.

Con base en los datos disponibles referentes al tiempo de hospitalización después de la cirugía y la tasa de ocupación de las camas disponibles, los autores calcularon que los 165 centros de trasplantes aprobados por el gobierno de China combinados pueden realizar más de 70.000 cirugías cada año.

David Matas, abogado canadiense de derechos humanos y pionero en la investigación del abuso de trasplantes de órganos en China, destacó: “El nuevo informe me decepcionó porque confirmó lo que he visto, que China no ha cambiado. Mejoró [su] encubrimiento”.

También se hizo eco de la opinión del Prof. Caplan sobre cuál debería ser la respuesta apropiada de la comunidad internacional. “Deberíamos aislarlos hasta que se vuelvan completamente transparentes y estén dispuestos a cooperar con una investigación externa. A aquellos profesionales del trasplante: No colaboren con los médicos chinos”, instó Matas.

David Matas habla en el Congreso Internacional de la Sociedad de Trasplantes en Madrid, España.

El informe también señaló que la cantidad de órganos de donantes registrados y pacientes fallecidos en las unidades de cuidados intensivos, según lo citado por el régimen de China, podrían quedar muy lejos de los 15.000 trasplantes reconocidos por el gobierno.

Otro informe reciente, de la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG, por sus siglas en inglés), refutó declaraciones hechas por Huang Jiefu, el principal portavoz de China sobre trasplantes, en una reunión de la Asamblea Mundial de la Salud en 2018 en Ginebra.

WOIPFG es una red no gubernamental de investigadores que han estudiado los abusos de los derechos humanos contra los practicantes de la disciplina espiritual de Falun Gong en China durante los últimos 19 años.

WOIPFG señaló que el propio Huang es “sospechoso de ser uno de los principales perpetradores del genocidio del PCCh (partido comunista chino) en la sustracción de órganos a practicantes vivos de Falun Gong”. Dado que él es personalmente un “sospechoso criminal a ser investigado”. No es una persona sincera, digna de la confianza de los funcionarios médicos internacionales.

Durante una entrevista con el People’s Daily (el periódico estatal más grande de China) en 2001, Huang Jiefu afirmó: “La lucha contra Falun Gong es una guerra política seria, y no debemos tener misericordia…”.

En septiembre de 2014, el WOIPFG obtuvo una grabación de una conversación telefónica con Bai Shuzhong, ex jefe de la División de Salud del Departamento General de Logística del Ejército Popular de Liberación. Bai aseguraba en la grabación: “El presidente Jiang [Jiang Zemin, ex jefe del partido comunista de china] emitió una orden en aquel entonces, en la que nos pedía desarrollar el negocio de los trasplantes de órganos. Desde que se emitió la orden del presidente Jiang, hemos trabajado mucho para luchar contra Falun Gong”.

Esto evidencia cómo el régimen chino continúa aprobando y regulando la sustracción forzada de órganos a presos de conciencia en todo el territorio nacional, ejecutando masivamente a practicantes de la disciplina espiritual de la Escuela Buda conocida como Falun Dafa (o Falun Gong), y también a otras minorías religiosas como cristianos, tibetanos y uigures.

David Li, coautor del informe de COHRC, afirmó que uno de los puntos clave es que “las instituciones y empresas académicas y médicas deberían reconsiderar los intercambios comerciales y de colaboración con entidades de trasplantes chinas, dada la evidencia de continuas y generalizadas violaciones de todo el sistema de trasplante chino”.

Antecedentes

A inicios del 2000, comenzó a incrementarse el turismo de trasplantes de órganos hacia China continental. Los hospitales ofrecían trasplante de órganos programados y con cortos plazos de espera, pero sin tener sistema de donación de órganos. Observadores internacionales comenzaron a sospechar acerca de la procedencia de los órganos. 

En 2006, los canadienses David Kilgour, ex ministro de la Región Asia Pacífico, y David Matas, abogado en derechos humanos, publicaron su primer informe que resultó aterrador: el régimen chino estaba sustrayendo órganos de prisioneros de conciencia, principalmente practicantes de Falun Gong, una disciplina tradicional china de la escuela Buda.

Desde entonces, no han diezmados sus esfuerzos para exponer y ayudar a detener estos crímenes. 

Por un corresponsal de Minghui y Annie Wu de La Gran Época. A través de Es.Minghui.Org.

Te puede interesar: 

Rechazan la asistencia de doctores chinos en Congreso Mundial de Trasplantes en España.

Nuevo informe: “El tráfico de trasplantes continúa en China a pesar de las declaradas reformas”
Califique esta publicación
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds