El Partido Comunista Chino (PCCh) está determinado a continuar silenciando el disenso en el Internet de China con sus ‘normas para la industria de las noticias’, lanzadas recientemente.

El 30 de octubre, la principal agencia del PCCh a cargo de la censura y el monitoreo de Internet, la Administración del Ciberespacio, publicó un anuncio dirigido al contenido de Internet, creado por los “servicios de información de noticias de Internet”.

De aplicación a partir del 1 de diciembre, los creadores del contenido de Internet tendrán que mantener posturas políticas “correctas” y dirigir la opinión pública de forma “correcta”, por directivas del PCCh.

Según el anuncio, deben “insistir en noticias desde el punto de vista del marxismo y de los valores principales del socialismo”. Las reglas también serán aplicables a la mensajería instantánea y al contenido de vídeo.

El experiodista del periódico chino Zhejiang Youth Times, Wei Zhenling, dijo que sus artículos de noticias a menudo eran editados tanto antes de ser aprobados para publicarse que al final eran irreconocibles.

“Tienes que ser el portavoz del partido. Reportas solo lo que el partido te permite. Lo que el partido considera correcto, no puedes considerarlo incorrecto”, dijo.

Wei cree que las normas tienen el propósito de acabar con cualquier espacio de libre expresión restante en Internet.

El PCCh quiere censurar el contenido que aún no ha sido capaz de controlar completamente y quiere que el público solo vea la propaganda de los medios oficiales de comunicación, agregó.

En el anuncio, la Administración de Ciberespacio también dijo que las autoridades centrales y las oficinas locales de la Administración del Ciberespacio formarán expedientes de los creadores de contenido de noticias, elaborarán una lista negra e implementarán potencialmente un sistema para reportar a los autores de noticias que no obedezcan las reglas generales.

Los ciudadanos chinos y los periodistas independientes están acudiendo crecientemente al Internet para publicar información, con lo que algunos de ellos pueden ponerse en la mira de las autoridades chinas.

En China, la información aún está severamente restringida por un cortafuegos y las autoridades chinas censuran constantemente el contenido que no se alinea con el Partido -desde política, medio ambiente, hasta cualquier titular que pueda perjudicar la imagen del PCCh. El personal de las compañías de internet está contratado para monitorear el contenido y reportar a los usuarios que expresan disenso.

En septiembre, un periodista que publicó un artículo en la web sobre estudiantes universitarios desaparecidos en la ciudad de Wuhan fue detenido por la policía local. Su artículo, que fue republicado muchas veces, fue quitado rápidamente de la web.

El experiodista Wei notó que muchos ciudadanos comunes son capaces de recolectar y divulgar información de primera mano en Internet.

“Si tomas un vídeo de algo y lo publicas en Internet, el PCCh no  puede controlar eso completamente. Así que ahora está usando métodos como requerir el registro online con nombres reales o establecer un sistema de créditos [para registrar cómo se comporta alguien en la web]”.

En septiembre, por ejemplo, un usuario del popular servicio de mensajería instantánea WeChat publicó evidencia de la existencia de libros pirateados en la colección de una reconocida biblioteca de Beijing. Como resultado la institución fue cerrada. En este caso, las autoridades se pusieron del lado del usuario de WeChat.

Pero si una persona publica algo que las autoridades no aprueban, pueden descubrir su identidad inmediatamente, dado que a los usuarios de WeChat se les requiere que se registren con un número de teléfono celular.

En mayo, el Ministerio de Industria e Informática ordenó a todos los operadores de compañías telefónicas que requieran a sus usuarios utilizar nombres reales cuando se registren. A todas las personas que poseen teléfonos celulares también se les pidió lo mismo.

En el servicio chino de microblogging similar al Twitter llamado Sina Weibo, algunos internautas reaccionaron sarcásticamente a la noticia.

Un usuario de la provincia de Shanxi publicó: “Se cerró todo y solo quedarán el Diario del Pueblo, Xinhua y CCTV [todos medios de comunicación portavoces del estado]”.

Otro de la provincia de Shandong simplemente escribió: “Un país libre”.

Xiao Lusheng contribuyó a este reportaje.

Fuente: lagranepoca.com.

Categorías: China

Notas relacionadas