El Gobierno de Turquía ha emplazado este domingo a China a cerrar los “campos de concentración” para uigures, una minoría étnica que profesa la religión musulmana y vive en la provincia de Xinjiang, en el oeste del país.

El tratamiento que reciben los uigures en China es “una enorme fuente de vergüenza para la Humanidad”, ha afirmado un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores turco, Hami Aksoy. Así, ha acusado a Pekín de presionar a esta minoría, que además utiliza como lengua un idioma similar al turco.

Le puede interesar: China hostiga a uigures en sus viviendas, denuncian exiliados.

Foto sin fecha suministrada por Ablikim Abliz que muestra a la familia de su tío posando con un desconocido de la etnia han (segundo desde la derecha). Abliz, quien vive en Estambul, oyó que el individuo fue enviado a la casa de su tío en el marco de un programa de confraternización por el cual empleados del gobierno chino se presentan periódicamente en las casas de las familias uigures. (Ablikim Abliz via AP)
Foto sin fecha suministrada por Ablikim Abliz que muestra a la familia de su tío posando con un desconocido de la etnia han (segundo desde la derecha). Abliz, quien vive en Estambul, oyó que el individuo fue enviado a la casa de su tío en el marco de un programa de confraternización por el cual empleados del gobierno chino se presentan periódicamente en las casas de las familias uigures. (Ablikim Abliz via AP)

“Ya no es un secreto que hay más de un millón de turcos uigures detenidos arbitrariamente, torturados y sometidos a un lavado de cerebro político y campos de concentración”, ha argumentado Aksoy.

Le puede interesar: Trump: La libertad religiosa está bajo ataque en EE. UU. y en el mundo.

Ankara pide por eso respeto a los derechos de los uigures a las autoridades chinas “a todos los niveles”. “Invitamos a las autoridades chinas a respetar los derechos humanos fundamentales de los uigures y a cerrar los campos de internamiento”, continúa el comunicado del portavoz del ministerio de Exteriores turco.

Numerosos ciudadanos de etnia uigur, de religión musulmana e idioma túrquico, han recibido en los últimos años acogida en Turquía por la persecución política que sufren en China.

Turquía ha asumido en política exterior la defensa de las minorías de origen túrquico, como son los tártaros en Crimea o los uigures en la región de Xinjiang.

Ankara ha expresado en el pasado a Moscú su preocupación por la situación de la minoría tártara en esa península anexionada por Rusia. En este comunicado critica con inusitada dureza a China por su política de “asimilación sistemática” de los uigures. “Nuestros parientes y ciudadanos de origen uigur que viven en el extranjero no pueden recibir noticias de sus familiares en la región.

Miles de niños han sido apartados de sus padres y se han quedado huérfanos”, lamenta el texto.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: China

Video Destacados