Verdad, Benevolencia y Tolerancia (o en chino, Zhen 真 Shan 善 Ren 忍), suenan como principios ideales para que el mundo los siga, pero en China, pronunciar esas tres palabras juntas puede hacer que te arresten… al menos mientras el Partido Comunista esté en el poder.

El antiguo sistema de meditación y auto-mejoramiento de Falun Gong (también conocido como Falun Dafa) se volvió extremadamente popular entre el público general durante los años 1990 en China. En ese período, más de 100 millones de personas lo practicaban, según los informes estatales de la época.

Falun Gong es una práctica de meditación pacífica basada en valores tradicionales chinos, y tiene tres principios fundamentales – “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, que sus practicantes aprenden a poner en práctica en sus vidas diarias.

Practicantes de Falun Gong haciendo el ejercicio de meditación. (Cortesía de Minghui)
Practicantes de Falun Gong haciendo el ejercicio de meditación. (Cortesía de Minghui)

La práctica era relativamente desconocida en el resto del mundo hasta 1999 cuando la persecución a Falun Gong fue instigada por el Partido Comunista Chino (PCCh).

Viendo cuán increíblemente popular se había vuelto la disciplina en tan poco tiempo, el ex dictador comunista Jiang Zemin fue invadido por un ataque de celos en el poder, y se impuso a los otros miembros del politburó en su irracional orden de eliminar la inofensiva práctica a través de medios violentos. No podía soportar el hecho de que los practicantes de superaran en número a los miembros del partido comunista.

Foto de archivo muestra a policías del régimen comunista chino vestidos de civil sujetando violentamente a un inocente practicante de Falun Gong en la Plaza Tiananmen. (Cortesía de Minghui)
Foto de archivo muestra a policías del régimen comunista chino vestidos de civil sujetando violentamente a un inocente practicante de Falun Gong en la Plaza Tiananmen. (Cortesía de Minghui)

Los portavoces del PCCh trabajaron en exceso repitiendo mentiras calumniosas sobre Falun Gong en un intento de volver a la opinión pública en contra de la popular práctica. Los reportajes de los medios de comunicación se difundieron incluso a otras naciones, y fueron reproducidos por medios de comunicación de habla inglesa y china en el extranjero, que no se dieron cuenta de que estaban difundiendo desinformación.

Ahora muchos medios de comunicación extranjeros están al tanto de la situación y han presentado informes abrumadores sobre la persecución a Falun Gong por parte del partido comunista, como la serie de tres partes de news.com.au titulada “La realidad de la sustracción de órganos humanos en China“.

Debido a la persecución y a la implacable cacería por parte de la policía china de más practicantes de Falun Gong para secuestrar y enviar a la cárcel (y recibir sus bonos), los principios de la práctica de “Veracidad, Benevolencia y Tolerancia” son ahora palabras muy sensibles. Por ejemplo, si estas tres palabras son mencionadas en una conversación telefónica, el sistema de seguimiento del PCCh alertará automáticamente a la policía, que conocerá las coordenadas del GPS de la persona y saldrá corriendo a arrestarla.

Si usted pronuncia en público estas palabras en China, podría ser arrestado, torturado, sus órganos extraídos a la fuerza e incluso asesinado.

36 practicantes occidentales de Falun Gong fueron arrestados cuando organizaron una protesta pacífica en la Plaza Tiananmen en noviembre de 2001. (Cortesía de Minghui)
36 practicantes occidentales de Falun Gong fueron arrestados cuando organizaron una protesta pacífica en la Plaza Tiananmen en noviembre de 2001. (Cortesía de Minghui)

El PCCh estableció una división especial sólo con el propósito de coordinar e implementar la persecución a los practicantes de Falun Gong. Se llama Oficina 610, que debe su nombre a la fecha de su creación: 10 de junio de 1999. Todavía está en funcionamiento.

Además, investigadores independientes estimaron que entre 2000 y 2008, 62.000 practicantes de Falun Gong fueron asesinados por el PCCh con el objetivo de recolectar sus órganos para la lucrativa industria del trasplante, en la que participan numerosos hospitales de toda China. Los investigadores afirman que este tipo de genocidio médico continúa hasta el día de hoy.

Un practicante occidental de Falun Gong fue arrestado por realizar una protesta pacífica en la Plaza Tiananmen en noviembre de 2001. (Cortesía de Minghui)
Un practicante occidental de Falun Gong fue arrestado por realizar una protesta pacífica en la Plaza Tiananmen en noviembre de 2001. (Cortesía de Minghui)

Tradicionalmente en China, muchas prácticas espirituales son transmitidas de un maestro a unos pocos discípulos seleccionados, y así se ha hecho durante miles de años.

El fundador de Falun Gong, el Sr. Li Hongzhi, eligió presentar al público en general la práctica espiritual que había aprendido de maestros anteriores, haciéndola gratuita y disponible para todos los que quisieran aprenderla. Antes de 1999, el Sr. Li viajó por toda China, enseñando los ejercicios y principios de Falun Dafa, y animando a la gente a ser mejores personas, mejorando su moralidad. Explicó en detalle cómo esto se podía lograr.

El Sr. Li ahora reside exiliado en Estados Unidos, y continúa animando a la gente a ser buenas personas. Con beneficios para el cuerpo como una mejor salud, mayor espiritualidad, una mejor moral y una profunda paz interior, ¿qué es lo que no gusta de esta práctica? Sólo pregúntale a sus millones de seguidores. Verdad, Benevolencia y Tolerancia pasarán a la historia como principios definitorios de la humanidad futura.

El conjunto de los ejercicios con las instrucciones y las enseñanzas de Falun Gong pueden descargarse gratuitamente en: www.falundafa.org. 

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de BLes

Categorías: China

Video Destacados