Todos hemos oído esa palabra “karma”, pero ¿qué significa realmente? ¿Te preguntas cómo los deseos, intenciones y emociones que te impulsan pueden estar relacionados con el karma?

En sánscrito, un antiguo idioma indio, el karma se refiere a las consecuencias que ocurren como resultado de nuestros pensamientos, palabras y acciones. En un nivel más profundo, muchos creen que el karma se acumula a partir de vidas pasadas, así que lo que uno ve que le sucede en esta vida es el resultado de su karma, bueno o malo. En otras palabras, el karma bueno o malo es una consecuencia de tus pensamientos y acciones.

Luego hay situaciones en las que el karma se paga de inmediato.

Le puede interesar: “Cortaron a la mujer y estaba viva”, relata un testigo de la sustracción forzada de órganos en China.

He aquí un ejemplo de cómo hacer el mal puede resultar en un mal karma en esta vida

En 2006, La Gran Época entrevistó a la exesposa de un cirujano chino, Annie (alias), quien reveló que su exmarido había estado involucrado en la sustracción forzada de córneas de 2000 practicantes de Falun Dafa en el Hospital de Sujiatun en el noreste de China.

La exesposa (Annie) de un neurocirujano chino habla en una conferencia de prensa y en un acto en McPherson Square, el 20 de abril de 2006 (La Gran Época)

Falun Dafa es una práctica de meditación basada en los principios universales de “Verdad-Benevolencia-Tolerancia”, pero fue prohibida por el régimen comunista chino desde mediados de 1999 debido a su gran popularidad.

Annie, cuyo exesposo es neurocirujano, dijo llevaba consigo un teléfono móvil en todo momento, y que en cualquier momento del día o de la noche que sonara, iría inmediatamente a sustraer las córneas de más practicantes de Falun Dafa, que aún estaban vivos en el momento de la sustracción.

Médicos chinos que realizan trasplantes de órganos. (©Video Captura de pantalla | Sustracción en vida – 10 años de investigación de sustracción forzada de órganos)

Su esposa, aunque no estaba directamente involucrada en el crimen de sustraer las córneas de personas vivas, dice que ella y su familia pasaron por muchas experiencias destructivas después de que su esposo comenzó a hacer sustracciones de córneas.

Ella afirma que el karma cometido por un miembro de la familia puede entonces acumular más karma para toda esa familia, y todos ellos pueden terminar sufriendo.

“Al principio, mi exmarido simplemente dijo que quería encontrar otro trabajo. Me sorprendió mucho: ¿Por qué? Estamos teniendo una buena vida aquí en Sujiatun”, dijo Annie. “Mi exmarido es un neurocirujano muy talentoso. Muchos directores de hospitales querían que trabajara en sus hospitales. Fue fácil utilizarlo. Es inteligente. Sabía cómo obtener dinero”.

Ella notó que él comenzó a volverse distraído y que no podía dormir por la noche. “Poco a poco, empezó a sudar por la noche y a tener pesadillas. Cuando se despertaba, la sábana estaba empapada con su sudor. Le pregunté si su trabajo era muy estresante”.

Fue entonces cuando él le contó sobre su participación en el asesinato de los practicantes de Falun Dafa por sus órganos.

“Mi exmarido sabía que eran practicantes de Falun Dafa. Todos los cirujanos lo sabían. En ese momento, se les dijo que perseguir a Falun Dafa no se contaba como un crimen. En cambio, era una ‘limpieza’ para el Partido Comunista Chino”.

La entrada principal del Hospital de Sujiatun y un mapa de la región (La Gran Época)

Los que estaban en la mesa de operaciones estaban mentalmente destruidos o habían perdido el conocimiento. Las principales víctimas de la sustracción de córnea eran los ancianos y los niños”.

“Finalmente, no pude tolerarlo más”.

“Él sustrajo córneas (…) La gente que estaba en la mesa de operaciones no estaba consciente. Estaban vivos. Lo supo después de realizar algunas [operaciones]. ¿Cómo podía haber tanta gente donando sus córneas?”.

A dónde eran enviados los órganos y los cadáveres, nunca preguntó.

Ilustración – La Gran Época

“Estaba muy nervioso cuando conducía. No podía vivir una vida normal”, cuenta Annie. Y las operaciones no se limitaron a la sustracción de la córnea, sino que también se sustraían otros órganos vitales.

“Me divorcié por esto. Si hubieran sido relaciones extramatrimoniales, tal vez todavía podría tolerarlo. El hecho de que pudiera decirme esto indicaba que le quedaba un poco de conciencia. Si no me lo hubiera dicho, no lo habría creído. Me lo dijo con su propia boca. Nadie diría que hizo algo así”.

Cuando comenzó a aumentar la presión contra el Partido Comunista Chino por su brutal persecución contra Falun Dafa, el neurocirujano, sumamente perturbado, se asustó aún más.

“Mi exmarido también estaba preocupado de que algún día lo mataran con el propósito de destruir la evidencia. Así que se fue al extranjero. Otras personas sabían que no se atrevería a hablar”.

Escoger entre lo correcto y lo incorrecto es algo que todos enfrentamos constantemente, y elegir hacer el mal como esto está destinado a traer un pesado karma y retribución.

“Entre la vida y el dinero, algunas personas eligen el dinero. Después de saber esto, le dije a mi exesposo: ‘Toda tu vida está arruinada. Ya no podrás sostener los bisturíes. Cuando hagas una operación, recordarás las cosas que hiciste en el pasado’”.

“Yo no soy el cirujano. Aun así, siempre que hablo de esto, estoy temblando y asustada”.

“Cualquiera que haya hecho este tipo de cosas siente la carga de la culpa”, añadió.

Aunque este testigo no practica Falun Dafa, Annie se animó a exponer estas atrocidades al mundo, porque “exponerlo desalentará estas malvadas acciones”.

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de BLes

Categorías: China

Video Destacados