La madre de Oregón que encontró una escalofriante carta escondida con un S.O.S. dentro de un kit  “cementerio” de Halloween, por fin encontró al hombre que escribió la nota. La carta, escondida dentro de los juguetes hechos en un campo de trabajo chino, hizo titulares en 2012. Ahora, el destino de este hombre ha salido a la luz.

Julie Keith compró las decoraciones del “cementerio” de Halloween en un K-Mart, la información estuvo escondida por 4 años antes de que ella encontrara la agobiante carta.

Keith, quien había expresado preocupación por su seguridad, decidió ayudar al hombre, mostrando la nota a una organización de derechos humanos. El escalofriante S.O.S hizo titulares internacionales. Finalmente, el pasado mes de mayo, pudo visitarlo.

©Wikipedia

©Facebook | Julie Keith

Pero, hasta hace poco, la sorprendente e increíble historia detrás de la carta permaneció oculta. Ahora, se están publicando dos libros que relatan las horrendas experiencias del hombre en el brutal campo de trabajos forzados de Masanjia en China.

El escritor de la carta, el ingeniero chino Sun Yi, fue secuestrado por la policía china durante el Año Nuevo Chino en el 2008. La razón: Él es un practicante de Falun Gong.

©Facebook | Julie Keith

La dictadura comunista china se opone a libertades como la libertad de expresión y de creencia, ya que son vistas como una amenaza para el poder del régimen; Falun Gong o (Falun Dafa) es una práctica espiritual que no tiene membrecía, templos o rituales.

Los practicantes hacen ejercicios de “qigong” (como el Tai Chi) y practican la moral tradicional: “Verdad-Compasión-Tolerancia”.

©Wikipedia

El gobierno prohibió esta práctica porque se había vuelto influyente en la sociedad, y desde entonces el régimen ha asesinado a decenas de miles de personas o, según algunas estimaciones, a más de 100.000 practicantes de Falun Gong, y esta persecución continúa hoy en día.

Sun fue arrestado varias veces a lo largo de 15 años, estos arrestos incluyeron más de dos años y medio en el campo de trabajo de Masanjia. Se evitaron los procedimientos legales, ya que el estado totalitario no tiene Estado de derecho.

©Minghui

Al escribir su S. O. S., Sun arriesgó ser torturado o incluso asesinado.

El kit de cementerio fue hecho en la unidad 8, departamento 2 del campo de trabajo de Masanjia en Shenyang, China, según la carta, la cual fue escrita en un inglés mediocre.

Sun y otros reclusos fueron obligados a trabajar 15 horas diarias en condiciones duras…”De lo contrario, sufrirían torturas, golpes y comentarios groseros. Casi ningún pago (10 yuan/1 mes)”, dice la carta. Diez yuanes equivalen a 1,52 dólares.

©Ebay

Según Sun, los practicantes de Falun Gong “a menudo sufren más castigos que otros reclusos”.

Pero el trabajo forzado no era nada comparado con lo que Sun soportó; para lograr que abandonaran su creencia, Sun y otros practicantes fueron brutalmente torturados en una variedad de métodos horribles, incluyendo bastones de choque eléctrico de 800.000 voltios, posturas de estiramiento, el ser colgados del techo, privación de sueño, y varias “camas” y “bancos” de tortura, etc. El objetivo de todos estos métodos de tortura era conseguir que los practicantes de Falun Gong abandonaran sus creencias.

©Minghui

La policía castigó a Sun con torturas mortíferas, en las que las víctimas a menudo caen inconscientes debido al dolor extremo. Pero incluso después de repetidos estiramientos, Sun aún se aferraba firmemente a su fe. Entonces, la policía trató con el método de “colgar aviones”, en los que las víctimas son esposadas y colgadas de postes. Durante cuatro meses, Sun fue sometido a estas torturas y a la privación del sueño. Después de iniciar una huelga de hambre para protestar, fue trasladado a un “lecho de muerte”, donde las cuatro extremidades de la víctima son atadas a las cuatro patas de una cama durante días y noches.

La tortura sin fin llevó a Sun al borde de la muerte. Si no fuera por su fe, dijo Sun, no habría podido sobrevivir. Después de ser liberado de Masanjia, después de dos años y medio, fue irreconocible para su propia hermana en su condición “totalmente demacrada”.

Sorprendentemente, la salud de Sun se recuperó poco después de ser liberado, él lo atribuye a sus ejercicios de Falun Gong.

©Facebook | Sun Yi

En diciembre de 2016, Sun logró escapar de China a Indonesia, pero no estaría seguro si no llegaba a Occidente.

Desafortunadamente, su verdadero nombre y fotografías de él salieron a la luz después de que fuera entrevistado por los medios de comunicación, y en julio, escribió su testamento, ya que se sospechaba que podría ser asesinado. En agosto, habló sobre la publicación de su historia y poco después, su salud se deterioró repentinamente y fue hospitalizado.

Lamentablemente, Sun murió el 1 de octubre de este año. El hospital afirmó que murió de insuficiencia renal, y su cuerpo fue cremado sin el consentimiento de su familia, lo que levantó sospechas de familiares y amigos.

Los eventos que rodearon la muerte de Sun son similares a los de otros practicantes de Falun Dafa que murieron repentinamente en el hospital. Se sospecha que fue asesinado al ser inyectado con veneno debido a la presión por parte de China.

La escritora estadounidense Amelia Pang, que actualmente publica un libro que cuenta la historia de Sun (traducido por la autora de este artículo), quedó conmocionada por la repentina muerte de Sun y dijo que tuvo que reescribir el final antes de publicarlo.

©Facebook | Julie Keith

“Dea Mari. Mi hermana vive en China. Ella trabaja para una compañía internacional. Le enviaré esta información para ver qué puede averiguar”.

“Kim Rapp. Eso es increíble y muy doloroso. No me imagino el desespero en una situación como esa”.

“Lonni. Gracias por haber recibido ese mensaje….eras la mujer precisa para eso”.

“Julie Effinger. Me entristece que estas cosas pasen”.

©Facebook | Julie Keith

Categorías: China

Video Destacados