En el último día de 2017, se celebró un funeral en la funeraria de la ciudad de Jinzhou para la Sra. Wang Yanqiu, quien había muerto dos días antes. Debido a que se había negado a abandonar su creencia fue encarcelada y torturada hasta que perdió la conciencia. Su hijo estaba desconsolado.

Hace tres años, mientras la Sra. Wang seguía en prisión, su hijo le escribió una carta que quizás no recibió. En la carta dijo: “En mis veinte años de vida, los mejores momentos fueron después de empezar a practicar Falun Gong, una práctica de mente y cuerpo que está prohibida en China, estabas sana y eras buena. Fuiste buena con mi padre y te agradezco por eso. Estoy muy orgulloso de que seas mi madre. Ojalá pudiera volver atrás en el tiempo cuando aún me cuidaste”.

“Un año después de haber sido encarcelada, te diagnosticaron una docena de problemas de salud, así que estoy muy preocupado. Por favor, cuídate mucho, madre. Sé optimista y mantente saludable para tu hijo”.

La Sra. Wang.

La Sra. Wang había sido detenida cuatro veces antes de su último arresto el 23 de julio de 2013. No fue juzgada hasta el 12 de diciembre, pero fue sentenciada a cuatro años de prisión en enero de 2014.

Después de haber sido torturada durante un mes en el centro de detención de Jinzhou, estaba en condición crítica. Debería haber sido liberada inmediatamente para recibir atención médica, pero las autoridades estaban decididas a encarcelarla. Después de cinco intentos, las autoridades finalmente la internaron en mayo en la prisión de mujeres de Liaoning, en Masanjia.

Durante nueve meses su hijo no pudo visitarla. La vio por primera vez desde su encarcelamiento durante el Año Nuevo Chino en febrero de 2015. Cayó en coma en junio de 2017, un mes antes de su liberación programada. Recuperó el conocimiento diez días después. Su familia la llevó a su casa el 25 de julio, y falleció cinco meses después, el 29 de diciembre a la edad de 56 años.

Cinco intentos de admisión a la prisión

Después del juicio de la Sra. Wang, debido a su mal estado de salud, las autoridades de la prisión se negaron a admitirla porque tenía hipertensión y coágulos de sangre en el cerebro, estaba gravemente anémica y tenía un problema espinal. En un momento dado estaba críticamente enferma.

Se suponía que la Sra. Wang iba a ser examinada en un hospital local, pero cuando las autoridades de la prisión se negaron a admitirla durante cuatro oportunidades por el informe del hospital, el director del centro de detención la llevó a otro hospital donde tenía conexiones.

Después de su quinto examen en mayo de 2014, el director del centro de detención la llevó personalmente a la prisión de mujeres de Liaoning. El director tuvo una larga conversación con el oficial de admisiones antes de que las autoridades de la prisión finalmente admitieran a la Sra. Wang, a pesar de su salud.

Torturada en prisión

La Sra. Wang era frecuentemente torturada. Los guardias y otros prisioneros que querían complacer a los guardias a cambio de una pena reducida se unieron para maltratar a los practicantes de Falun Dafa, quienes creían que eran inocentes y se negaban a ser tratados como prisioneros. Los guardias, que obtendrían bonificaciones si se hacía el trabajo, golpeaban a los practicantes y los obligaban a trabajar como esclavos.

Para julio de 2014, la presión arterial de la Sra. Wang estaba peligrosamente alta (más de 200 mmHg) y tenía atrofia cerebral. Todavía tenía que hacer trabajo forzado a pesar de tener un peso muy bajo.

Un subcapitán ordenó a los prisioneros que la vigilaran y le impidieran hacer los ejercicios de Falun Dafa para mantenerse saludable. Tan pronto como la Sra. Wang cerró los ojos, los prisioneros la acusaron de hacer un ejercicio y se abalanzaron sobre ella. La sostuvieron en el suelo, le cubrieron la boca y abusaron de ella.

En junio, un empleado le dio una patada en la cara a la Sra. Wang con sus botas para desahogarse con ella. Luego la arrastró a una oficina y la golpeó.

Otra vez, un capitán sujetó a la Sra. Wang y le tapó la boca para evitar que gritara. Otro capitán le rompió una taza de agua en la cabeza y le abofeteó docenas de veces. Su cara quedó terriblemente herida e hinchada.

Al día siguiente, un capitán la obligó a ver un vídeo calumniando a Falun Dafa con las manos esposadas en la espalda. Le taparon la boca y le dieron una patada. Como resultado, no pudo caminar correctamente o agacharse para usar el baño durante un mes. Más tarde ese mismo día, los capitanes escribieron calumnias sobre su ropa interior y la pusieron en confinamiento solitario.

Familia no puede visitar a la Sra. Wang en prisión

Poco después de que la Sra. Wang fue encarcelada, su hijo y su sobrino quisieron visitarla, pero un guardia no lo permitió. El guardia dijo que la Sra. Wang no cooperaba, así que no le permitieron visitas.

En febrero de 2015, la familia de la Sra. Wang viajó a Shenyang para visitarla de nuevo. Su conversación fue supervisada por dos guardias para evitar que hablaran sobre su fe o su sufrimiento en la cárcel. Uno de los guardias le mostró a su familia su expediente médico que enumeraba una docena de problemas de salud. Era difícil para su familia aceptarlo, porque había estado sana y hacía diferentes trabajos para mantener a su familia antes de ser encarcelada. Después de solo un año en prisión, ¿cómo pudo haber acabado tan mal?

Los últimos días

Un guardia llamó a la familia de la Sra. Wang el 22 de junio de 2017, un mes antes de su liberación, para decir que había sufrido una hemorragia cerebral y estaba en el hospital. Cuando llegaron al hospital, estaba consciente y reconoció a todos, pero no podía hablar. Incluso en esa condición estaba esposada, lo que realmente disgustó a la familia.

Más tarde fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos. Durante los dos primeros días estuvo consciente, y a su familia se le permitió verla media hora al día. Al tercer día, fue sacada de la UCI y quedó inconsciente. El médico dijo que era perfectamente normal y la puso en una sala general. La Srta. Wang nunca se despertó después de eso. Su familia volvió a Jinzhou diez días después.

La Sra. Wang en el hospital.

Antes de que la familia se la llevara a su casa, las autoridades penitenciarias les prometieron una indemnización de 10.000 yuanes. Cuando la familia pidió una copia de su historia clínica, las autoridades se negaron a entregarla alegando que la necesitaban para el reembolso.

A pesar de que había recuperado su libertad, permaneció inconsciente y nunca abandonó su cama. De vez en cuando fruncía el ceño o llevaba la mano contra el estómago. Murió cinco meses después.

Se la recuerda como considerada y bondadosa

El marido de la Sra. Wang tenía mal genio y era alcohólico. A menudo le pegaba a ella y a su hijo cuando estaba borracho. Ella también padecía fibromas uterinos y anemia grave. La pareja se divorció más tarde y su marido obtuvo la custodia de su hijo. Sin embargo, él golpeaba regularmente al muchacho, quien eventualmente se mudó con ella. La Sra. Wang tuvo que trabajar muy duro para mantener a su hijo. La tensión financiera afectó aún más su salud. Intentó todo tipo de medicina, pero nada funcionó.

En 1996, después de ver que sus amigos se beneficiaban física y mentalmente de la práctica de Falun Dafa, ella misma se convirtió en practicante. Se volvió optimista sobre su vida y futuro después de leer Zhuan Falun. Conocía el sentido de la vida y las razones de su sufrimiento. Dejó de odiar a su exmarido y rápidamente recuperó la salud. Pudo trabajar para mantener a su familia. Su hijo vio a su madre mejorar y fue un gran defensor de su práctica.

Como practicante, la Sra. Wang era considerada y bondadosa. Era muy frugal cuando se trataba de sí misma, pero generosa con los demás. Le compró a su exmarido un televisor después de que se mudó y lo ayudaba a limpiar la casa durante las vacaciones. Se ocupó de él cuando lo operaran. Se ofreció como voluntaria para ayudar a su hermano y hermana y a menudo los visitaba. Cuando sus amigos la ayudaban, siempre les devolvía el favor.

Cuando trabajaba en una tienda, sus compañeros de trabajo robaban la mercancía, pero ella no. No se aprovechaba de su empleador. Más tarde trabajó como cuidadora de ancianos. Fue paciente e hizo un gran trabajo de limpieza. Cuando su empleador quiso darle una propina, dijo que solo estaba haciendo su trabajo y no quiso aceptarla.

A través de Minghui.

Mujer es liberada de prisión en estado vegetativo y muere cinco meses más tarde
Califique esta publicación
Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds