BEIJING (AP) — Un destacado abogado chino de derechos humanos murió el lunes en circunstancias misteriosas en un hospital militar de la provincia oriental de Jiangsu, informó un amigo cercano, lo que ha suscitado dudas sobre la protección de aquéllos que han desafiado a la autoridad en el país.

Li Baiguang era un conocido abogado que defendía a agricultores y pastores cristianos, labor por la que en 2008 recibió un premio de la Fundación Nacional para la Democracia, con sede en Washington. Li murió horas después de que lo internaran en el Hospital del Ejército de Liberación Popular Número 81 debido a un dolor de estómago menor, dijo un pariente del fallecido a Bob Fu, activista religioso que conocía al abogado desde hace más de una década.

Fu dijo en un comunicado de su grupo cristiano sin fines de lucro China Aid, con sede en Estados Unidos, que “debe responsabilizarse totalmente al régimen chino” de la muerte repentina y “misteriosa” de Li.

“El hospital afirmó que él tenía problemas hepáticos y que murió de una hemorragia, aunque Li estaba saludable antes”, se dijo en el comunicado. “China tiene un historial de descuidar las condiciones médicas de los activistas de derechos humanos hasta que sucumben de ellas o de determinar el fallecimiento de personas que gozaban antes de salud”.

Un empleado de apellido Yang del departamento de propaganda del hospital dijo no estar enterado del caso de Li.

“Desconozco quién sea esa persona”, afirmó Yang, quien agregó que la muerte y causas del fallecimiento son un “asunto privado”.

Abogado chino Li Baiguang. Imagen Twitter @chrdnet

Fu y Li asistieron juntos a principios de mes al Almuerzo Nacional de Oración en Washington. La labor de Li de defender a pastores chinos detenidos derivó a menudo en amenazas de muerte, señaló Fu. El abogado quedó lesionado por una supuesta golpiza que agentes de seguridad vestidos de civil le propinaron en octubre.

“No tenemos la certeza de si esas lesiones pudieron contribuir al deterioro de su salud, aunque el gobierno chino debería, como suscriptor de la convención de las Naciones Unidas contra la tortura, efectuar una investigación expedita e imparcial para determinar si esas lesiones fueron un factor en su muerte prematura”, dijo William Nee, investigador chino con Amnistía Internacional.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds